Significado de Agua Mineral

Ciclo de formación y circulación del agua subterránea

¿Qué es el agua mineral?

Es una fuente natural alimentada por la lluvia que se filtra hacia los subsuelos, creando acuíferos subterráneos. Durante este pasaje adquiere los minerales que la caracterizan, y gracias a su difícil localización, dificulta la contaminación por parte de agentes químicos que amenazan el agua que uno obtiene del grifo o la canilla del hogar (los procesos de tratamiento o los propios filtros que uno mismo instala se limitan a eliminar bacterias). Esto último explica la creciente demanda del agua mineral, sobre la cual debe tenerse en cuenta como principal componente perjudicial el frágil plástico usado en la botella que la contiene, del cual se filtran micropartículas.

Características de su origen

Estos grandes depósitos son una fuente de agua potable valiosa. En algunos casos, de los acuíferos nacen fuentes o manantiales en la superficie de la tierra y cuando esto ocurre resulta más fácil la extracción del agua.

La estructura del agua proveniente de un manantial es muy variable y depende de la naturaleza del terreno y de la concentración de minerales.

En cuanto a su composición, hay diferentes opciones: mineralización muy débil, débil, media, fuerte, cálcica, sódica, magnésica, bicarbonatada o fluorada, entre otras. Cada una de ellas tiene unos beneficios concretos para la salud.

Principales ventajas del agua mineral

Los expertos en nutrición afirman que se debe beber entre un litro y medio y dos litros de agua al día, pues de esta manera el organismo se mantiene correctamente hidratado y, por otra parte, los nutrientes son transportados a los distintos órganos.

En el caso del agua mineral se produce un beneficio todavía mayor, ya que aporta una serie de minerales, tales como sodio, magnesio, calcio, zinc o hierro. Así mismo, favorece el proceso de digestión, puesto que activa los movimientos del intestino y de esta manera se evita el estreñimiento. Su consumo habitual es beneficioso para la piel y al no incorporar calorías ayuda a evitar el sobrepeso. Por otra parte, el agua mineral con gas es igualmente hidratante, pero también aumenta el ph del estómago.

El proceso de extracción refleja una fuente mucho más protegida de cualquier contaminante

A pesar de sus efectos positivos, hay que tener en cuenta que algunas compañías embotelladoras fabrican las botellas de plástico utilizando bisfenol-A, un compuesto que sometido a elevadas temperaturas puede entrar en contacto con el agua y ocasionar algunos problemas de salud (hipertiroidismo, diabetes o hipertensión).

Diferencia entre agua mineral y agua del grifo (o canilla)

No toda el agua que consumimos tiene las mismas propiedades. La que se presenta embotellada en envases de plástico contiene antimonio, una sustancia tóxica que puede llegar a entrar en contacto con nuestro organismo (para evitar este problema, algunos fabricantes usan botellas de vidrio).

La que proviene del grifo no tiene antimonio, pero sí contiene cloro como respuesta a su tratamiento, y este elemento puede dañar la flora intestinal (para eliminar el cloro se puede hervir el agua). También, está totalmente expuesta a los contaminantes industriales.

En cuanto al agua mineral, es sana desde su origen y no necesita de ningún tratamiento químico específico y por este motivo es la más recomendada por los expertos en nutrición.