Significado de Anemia

El cuerpo expresa fuertes señales de debilitamiento a nivel general

¿Qué es la Anemia?

La anemia es un trastorno en el que disminuye la cantidad de glóbulos rojos en la sangre. Más que una enfermedad es un síndrome, ya que es una manifestación que acompaña a varias enfermedades.

Por esta razón toda disminución de los glóbulos rojos debe ser investigada, ya que suele ser reflejo de una enfermedad subyacente.

Síntomas de la anemia

La disminución en la cantidad de glóbulos rojos lleva a que se disponga de una menor concentración de hemoglobina en la sangre, lo que afecta la oxigenación de los tejidos.

Esta disminución en el aporte de oxígeno produce síntomas como fatiga, cansancio y disminución del rendimiento físico. La menor concentración de glóbulos rojos en la sangre se asocia con el desarrollo de palidez, que afecta tanto a la piel como a la mucosa de las conjuntivas de los ojos y la boca.

El sistema cardiovascular busca compensar la falla en la oxigenación aumentando el número de latidos del corazón por minuto, lo que produce taquicardia y palpitaciones.

En los casos severos puede desarrollarse una disfunción de varios sistemas, lo que se manifiesta con dolor de cabeza, problemas para concentrarse, cambios de conducta, mareos, irregularidad en la menstruación, zumbidos en los oídos y agrandamiento de órganos como el hígado y el bazo.

La mayor actividad del sistema cardiovascular suele llevar al desarrollo de un tipo de insuficiencia cardíaca conocida como cor anémico. Esta condición suma otras molestias como dificultad para respirar, tos y retención de líquidos a nivel de las piernas.

Causas de la anemia

Existe tres grandes causas por las que ocurre la anemia. En algunos casos es posible que se deba a más de una de estas causas.

Disminución de la producción de los glóbulos rojos. Los glóbulos rojos se producen en la médula ósea a partir de células madres, para lo cual necesita ser estimulada por una hormona, la eritropoyetina y contar con una cantidad suficiente de hierro. Cuando la médula ósea no es estimulada (como en el caso de personas con insuficiencia renal), no dispone de suficiente hierro o se encuentra afectada por lesiones como infecciones, tumores o fibrosis se afecta la producción de los glóbulos rojos. Las personas con enfermedades inflamatorias severas, como las enfermedades reumáticas, desarrollan anemia por este mecanismo.

Alteración en el proceso de maduración de los glóbulos rojos en la medula ósea. Esta es la forma más común de la anemia, se debe a deficiencia de las sustancias necesarias para poder producir la hemoglobina, principalmente la deficiencia de ácido fólico y/o vitamina B12 así como deficiencia severa de hierro relacionados con un aporte insuficiente de estas sustancias en la alimentación, así como a la presencia de enfermedades genéticas que se relacionan con alteraciones en la producción de la hemoglobina como las talasemias. Este tipo de anemia también ocurre con el uso de algunos medicamentos como el metotrexate.

Disminución en el tiempo de vida de los glóbulos rojos. Los glóbulos rojos tienen una vida media de 120 días, por lo que constantemente se producen nuevas células para reponer las que son eliminadas. En algunas formas de anemia los glóbulos rojos no alcanzan este tiempo, bien sea porque el sistema inmune los elimina (esto se conoce como anemia hemolítica), o porque se pierden a causa de hemorragias.

Tratamiento de la anemia

El tratamiento depende de la causa que origine esta afección.

Cuando la disminución de los glóbulos rojos se debe a fallas en su producción o maduración debe corregirse el trastorno de base que la originó siendo necesario aportar los nutrientes requeridos mediante suplementos.

Las personas con insuficiencia renal crónica terminal solo pueden controlar su anemia mediante el tratamiento con eritropoyetina, la cual debe efectuarse de por vida mientras se encuentren en diálisis. Tras recibir un trasplante la anemia se corrige.

En el caso de trastornos como la hemólisis y la hemorragia es necesario aportar derivados sanguíneos mediante transfusión y llevar a cabo los estudios inmunológicos necesarios para identificar las causas y tratarlas adecuadamente.