Significado de ciencias sociales Definición, origen, funciones, carreras y aporte social

  • Por Andrés Torres (Licenciado en Filosofía)
  • Sep./2020
  • Definición formal

    Las Ciencias Sociales comprenden una serie de disciplinas que se caracterizan por la dedicación a la investigación de la identidad del ser humano, su cultura y formas de actuar, comprendiendo conocimientos organizados para incorporarse y trabajar sobre los mismos. Con referencias en el latín, ciencia viene de scientia, para describir el saber, por su parte social procede de sociālis, para indicar aquello que forma parte del individuo y su entorno.

    Origen histórico

    Se considera que son más recientes que las ciencias científicas, de hecho, se comenta que se gestan durante los siglos XIX y XX. Su aparición obedece a fuertes cambios sociales, todos relacionados con el surgimiento del capitalismo industrial. Además, hay fuertes cambios en la manera en cómo se organizan los seres humanos. Ocurre la llamada explosión urbana, la cual hace que las personas empiecen a habitar en grandes entidades urbanas llamadas metrópolis.

    La gran cantidad de habitantes en un mismo territorio urbano genera la urgencia de estudiar tales aglomeraciones. Surge la sociología y métodos como el positivismo, que ahora usa números y estadísticas para estudiar a las sociedades.

    Lo interesante de las novedosas ciencias sociales es que se distancian de lo teológico. El estudio de los seres humanos ahora cae en manos de lo científico. Y toman como patrón ideas provenientes de las ciencias naturales. Como ejemplo de lo anterior, tenemos el caso de la economía. Esta ciencia social empieza a usar criterios similares a los usados por Charles Darwin para estudiar la evolución de las especies, en ese caso se habla de supervivencia del más apto en términos del manejo del capital y recursos financieros.

    Funciones que obedecen a las Ciencias Sociales

    A partir de destacar a la sociedad como marco principal de estudio, expone una profunda reflexión filosófica. En esto, muchas veces se distancian de la practicidad de las ciencias naturales o científicas.

    Otra de sus características es que se interesan por enseñar a pensar. Su enfoque no está tan centrado en un método, además le otorgan una gran importancia a la experiencia humana. Suelen preocuparse por develar cosas que ocurren de manera recurrente, pero que muchas veces no captamos por estar dentro de los propios fenómenos sociales.

    Se muestran como una alternativa a las ciencias tradicionales, mientras permiten trasladar los métodos científicos al campo de lo humanístico. Por ello, han permitido avances para el entendimiento de nuestras sociedades actuales distanciadas de criterios teológicos o de otra índole.

    Organización de las carreras existentes

    – De interacción social: antropología, historia, derecho, economía, etnografía, sociología.

    – Del sistema cognitivo humano: lingüística, psicología.

    – Dedicadas al avance de las sociedades: arqueología, demografía, historia, ecología humana.

    – Aplicadas: administración, bibliotecología, contabilidad, pedagogía, urbanismo.

    – Humanidades: ciencias políticas, ciencias de la comunicación, filosofía, teología, semiología.

    Apenas estamos mencionando una parte del compendio total. No obstante, esta muestra permite expresar la heterogeneidad.

    ¿Es posible entender la sociedad sin ellas?

    Es importante dejar algo en claro: no podríamos entender la sociedad actual sin la ayuda de las materias. Hay que tener en cuenta que los seres humanos han evolucionado hacia sociedades muy complejas. De hecho, gracias a la masificación de las grandes metrópolis es que aparecen estas ciencias.

    Quizás, en otras etapas de la humanidad era posible obviarlas. En grupos humanos más pequeños, donde no estaban las dinámicas presentes en las actuales metrópolis, tal vez no era necesario el aparataje científico como el que nos ofrecen y solicitan estas ciencias y la actualidad.

    En cambio, en nuestra época es imposible entender muchas cosas sin ayuda de las ciencias sociales. Por ejemplo, se requiere de la demografía para analizar los movimientos humanos sobre la faz de un territorio. Igualmente, es con la ayuda de la psicología que podemos entender la nueva manera de pensar de los individuos.

    Asimismo, todas las estrategias de planificación dependen de estas disciplinas. Se debe recordar que los seres humanos, además, han creado tecnologías novedosas. Tales tecnologías han mediado en el mismo modo de interconexión social. Por ende, ahora buena parte de las ciencias sociales se condensa en temas tecnológicos, como el caso de las redes sociales.

    Aporte a la sociedad

    Una de sus mayores bondades es que han permitido a los humanos entenderse a sí mismos, este entendimiento es grupal. En otras épocas, los seres humanos eran estudiados como identidades individuales. Ahora, es factible entender la masa colectiva.

    Por otro lado, gracias a estas áreas de estudio se han podido razonar sobre fenómenos que antes eran considerados ajenos a la realidad humana. Por ejemplo, la ecología es considerada la ciencia social. Antes, el estudio de la naturaleza viva era una cuestión externa de la humanidad. Por el contrario, ahora se considera al ser humano como de la naturaleza, como una misma cuestión que se estudia al unísono.

    Quizás, no es casual que las ciencias sociales surgieran luego del Renacimiento y del Humanismo. De cualquier manera, es hasta el siglo XIX cuando se generan sus perspectivas y rasgos metodológicos. En buena medida, nos han permitido entender las realidades actuales y el porvenir, han direccionado el conocimiento humano hacia nuevos interesantes rumbos.

    Finalmente, debemos decir que estas ciencias nos han dado una nueva manera de pensar. Tal este, esto último es su aporte de más notable cuantía.