Significado de Entrevista de Trabajo

¿Qué es una entrevista de trabajo?

Es la fase fundamental para la aprobación e incorporación al mercado laboral por parte de una entidad pública o privada. Uno coloca a examen su experiencia y sus referencias en un proceso que puede estar limitado a una o más encuentros, dependiendo de la cantidad de postulantes al cargo y de la estructura de la empresa, que puede contar con un departamento de recursos humanos, especializado para tal etapa crítica de selección.

Importancia de entender el contexto y las reglas de juego

Cuando una empresa nos llama para concertar una entrevista de trabajo ya tiene nuestro curriculum vitae, por lo que la entrevista tiene un objetivo evidente: conocernos personalmente. Es importante señalar que inexorablemente las habilidades sociales de un candidato juegan un papel determinante a la hora de ser seleccionados para un puesto.

Con antelación a la entrevista es muy recomendable una cierta preparación en varios sentidos: posibles preguntas y respuestas más convenientes, preparación psicológica para evitar un estado de ánimo inquieto y conocer de manera aproximada la entidad que nos puede contratar.

Como en cualquier ámbito de la vida, hay que tener en cuenta que causar una buena primera impresión es fundamental. De hecho, no hay una segunda oportunidad para dar una buena primera impresión.

La mayoría de entrevistas se realizan con un experto en recursos humanos. Los candidatos a un puesto de trabajo no deben olvidar que estos profesionales suelen tener una dilatada experiencia.

Recomendaciones

– No hay que criticar o menospreciar a los otros candidatos o a las anteriores empresas en la que se ha trabajado. En caso de hacerlo, se transmite una imagen muy negativa.

– En líneas generales no es aconsejable mentir o exagerar. Quienes se dedican a la contratación de personal pueden ser especialistas en la detección de datos falsos o actitudes que no se corresponden con la realidad.

– No hay que descuidar los pequeños detalles. En un cara a cara cualquier elemento cuenta a favor o en contra: forma de vestir e higiene personal, movimiento de las manos, posición corporal, forma de hablar y de mirar, etc.

– Hay que evitar cualquier forma de comunicación no asertiva, como la actitud dubitativa o las intervenciones conformistas.

– No hay que plantear preguntas sobre ciertos asuntos: periodo vacacional, convenio colectivo del sector, remuneración salarial, días libres o cualquier otra cuestión que pueda transmitir una imagen materialista de uno mismo.

Proceso de selección de personal

Las empresas saben que este proceso es estratégico y, en consecuencia, el éxito o el fracaso de una organización depende en gran medida del procedimiento elegido para reclutar nuevos trabajadores.

Desde un punto de vista organizativo, los procesos de selección se originan por dos motivos: la necesidad de reemplazar un puesto vacante o la creación de un puesto de trabajo nuevo.

En líneas generales, la selección tiene distintas etapas:

1) petición al área de recursos humanos,

2) definición detallada del perfil profesional que se requiere,

3) elaboración de una estrategia para organizar las entrevistas y

4) análisis definitivo de los distintos candidatos.