Significado de Fatiga

¿Qué es la fatiga?

Es una sensación de falta de fuerza o energía, tanto a nivel mental como a nivel físico. Las personas que la presentan expresan cansarse rápidamente, mantenerse agotadas y no recuperar sus niveles de energía con el descanso o el sueño, lo que interfiere notablemente con la posibilidad de llevar a cabo las actividades diarias, y afecta su percepción de calidad de vida.

Diferencia entre fatiga y cansancio: ejemplo de la vista

Las características asociadas que señalamos arriba son lo que diferencian la fatiga del cansancio que se produce tras una actividad física o mental intensa y que se revierte tras un buen descanso.

En el caso de la vista, que puede ser afectada luego de permanecer varias horas «activa» frente al monitor de una computadora, se recomienda descansar para poder recuperarse, y controlar los tiempos que la vista se expone, pautando intervalos de descanso, para evitar que se repita. También, los colirios son una herramienta que ayudan a mantener los ojos hidratados.

Afecciones de la salud que se acompañan por fatiga

La fatiga se encuentra presente de forma característica en algunas condiciones de salud, principalmente:

Infecciones. Las enfermedades infecciosas suelen acompañarse de fatiga, en especial si hay afectación de los músculos, las articulaciones o el hígado. En el caso de la hepatitis, este es un síntoma constante incluso más característico que la ictericia (coloración amarillenta de la piel y las mucosas).

Hipotiroidismo. la alteración en la producción de las hormonas tiroideas enlentece el metabolismo y puede llegar a acompañarse por fatiga.

Fibromialgia. En este trastorno la fatiga forma parte de un cuadro en el que existen también dolor en todo el cuerpo e insomnio.

Esclerosis múltiple. Esta condición se debe a la alteración de los recubrimientos de mielina de los nervios, ocasionando fallas en la transmisión de los impulsos nerviosos a estructuras como los músculos. La fatiga es el síntoma más común en personas con esta enfermedad.

Insomnio. El sueño tiene una importante función en el organismo, que no siempre es debidamente valorada. Las personas que por alguna razón no duermen bien, o a pesar de que logren dormir no tienen un sueño reparador, desarrollan fatiga.

Existen otros trastornos que son capaces de fatigar a las personas limitándolas para llevar a cabo sus actividades. Estos incluyen la depresión, ansiedad, enfermedades intestinales, enfermedades autoinmunes (como la miastenia gravis) y el cáncer.

Como resultado de la influencia de medicamentos

Muchos fármacos son capaces de producir alteraciones en la función muscular o inducir un estado de somnolencia que se percibe como fatiga.

Los medicamentos que relajan la musculatura (como el tiocolchicósido y la tizanidina), los antialérgicos, medicamentos para las náuseas, antidepresivos y muchos medicamentos para el dolor de acción central (tramadol, codeína, pregabalina, gabapentina, entre otros) suelen producir ciertos niveles de fatiga, que se revierte al culminar el tratamiento o suspender su uso.

Fatiga crónica: entendiendo un cansancio que no se va

Algunas personas experimentan esta sensación de profunda debilidad e intolerancia a los esfuerzos físicos por un largo período de tiempo, hablamos de varios meses, sin ninguna causa o afección de salud que la explique. En este escenario se habla de la condición conocida como fatiga crónica.

Si bien no tiene una causa aun bien establecida, las infecciones, en especial la producida por el virus Epstein Barr y las alteraciones en el funcionamiento del sistema inmune relacionadas con los altos niveles de estrés emocional, juegan un importante papel en su aparición.