Significado de Hipocondría

Un síntoma que funciona las 24hs

¿Qué es la hipocondría?

Es un trastorno de la salud mental que se caracteriza por la sensación de tener alguna enfermedad o problema de salud grave de forma permanente.

Las personas que lo padecen se conocen como hipocondríacos. Éstos manifiestan constantemente una preocupación exagerada por síntomas o molestias físicas que llega a ser molesta y desagradable para las personas de su entorno y muy frustrante para el enfermo.

Origen etimológico

La palabra hipocondría o hipocondriasis, como también se le conoce, deriva de la palabra hipocondrio, que corresponde a la región del abdomen ubicada por debajo de las costillas.

Existen dos hipocondrios, uno derecho y otro izquierdo, separados por una zona central denominada epigastrio. Si dividimos el abdomen en nueve cuadros, los hipocondrios corresponden a los cuadros ubicados arriba y a cada lado.

Esta denominación se relaciona con el hecho de que en las primeras descripciones del trastorno se asociaba el mismo con síntomas abdominales como dolor, eructos, sonidos y gases intestinales, presumiendo que en esa región se originaban los humores o sustancias que ocasionaban el problema.

Manifestaciones de la hipocondría

Este trastorno se inicia de forma insidiosa, con distintos síntomas inespecíficos como fatiga, cansancio, dolor, que van apareciendo tienden a persistir e ir incrementando su intensidad.

Lo que caracteriza a este estado es la gran preocupación por la posible enfermedad, que paraliza a la persona llevándola a que se aisle del entorno y se enfoque de forma obsesiva solo en su salud, especialmente en el órgano o la estructura que consideran que está enfermo. Esto favorece que se desarrollen síntomas con un origen mental, que constituyen un problema psicosomático.

Estas manifestaciones pueden desarrollarse a partir de la convalescencia o muerte de un familiar, haber padecido una enfermedad de cierta gravedad o estar sometido a situaciones que originen un gran estrés emocional.

Características como enfermedad mental

Freud consideraba a la hipocondría como un trastorno que ocurría como consecuencia de la supresión o privación de la libido. Este concepto se mantuvo por muchos años hasta que paso a ser considerada como una neurosis, es decir un problema de la esfera mental con base en una afección física.

Mas recientemente la hipocondría entra en la clasificación de las enfermedades mentales en el grupo de trastornos caracterizados por la fatiga o la preocupación somática.

Las personas con este trastorno suelen combinar dos factores que lo desencadenan, por una parte un bajo nivel de vitalidad y por otro el temor a la muerte. La angustia resultante puede afectar la personalidad del individuo haciéndolo extremadamente cuidadoso de su salud en la búsqueda de un alivio o cura que le ayude a prolongar su vida.

La hipocondriasis puede presentarse de varias formas

Los hipocondriacos pueden manifestar su perturbación de varias formas.

Algunos desarrollan manifestaciones hipocondríacas en el contexto de otras afecciones de la esfera mental, tal es el caso de la esquizofrenia y la depresión.

Otros enfermos muestran rasgos hipocondríacos en su personalidad, mientras que un tercer grupo desarrolla una forma reactiva y continua del trastorno.

Condición que amerita evaluación y tratamiento

Muchas veces las personas hipocondríacas suelen etiquetarse como fastidiosas, por lo que no se les presta atención. También es posible que se etiquete como hipocondríaco a alguien que padece un trastorno que no ha sido diagnosticado correctamente, como es el caso de la fibromialgia.

Estos individuos no son fastidiosos o exagerados, están enfermos y para ellos sus dolencias son reales y los limitan profundamente. La falta de una causa física medica que explique sus molestias hace que con frecuencia piensen en un origen místico o espiritual de sus afecciones, por lo que suelen buscar ayuda en curiosos y curanderos, lo que puede acentuar su paranoia y agudizar más su problema.

La hipocondría es una enfermedad mental y por lo tanto debe ser evaluada y tratada por un especialista en salud mental. Por lo general se amerita la intervención del médico psiquiatra y el apoyo del psicólogo, quienes pueden brindar una gran ayuda mediante la implementación de técnicas como la psicoterapia.