Significado de TDA

¿Qué es el trastorno por déficit de atención?

El trastorno por déficit de atención (TDA) es una condición que se presenta durante la infancia, los niños que la padecen tienen dificultad para concentrase y prestar atención, lo que favorece que además muestren problemas de comportamiento y un bajo rendimiento académico.

Se estima que afecta a un 5 a 6 % de los niños, siendo más frecuentes en los varones. En tres cuartas partes de los casos existe un componente genético asociado que favorece su aparición, por lo que es correcto hablar de la existencia de una tendencia familiar a padecerlo.

Diagnóstico del TDA

El diagnóstico del déficit de atención es netamente clínico. Esto quiere decir que se basa en la valoración de los síntomas por parte de un profesional de la salud especializado en la atención de este tipo de pacientes.

Los estudios complementarios como imágenes o pruebas neurofisiológicas no son necesarias.

Indicadores del TDA en niños

Los niños con esta condición muestran dificultad para mantener la atención voluntaria en las actividades cotidianas, lo que se acompaña por una falta de control sobre los impulsos. Si bien estas manifestaciones pueden estar presentes en todos los niños en algún momento, quienes padecen TDA las muestran de forma permanente, llegando a interferir con su capacidad de tener una vida normal.

El déficit de atención los lleva a que les resulte difícil realizar actividades que ameriten un esfuerzo mental sostenido o que impliquen prestar atención a los detalles. Es común que estos niños dejen las cosas inconclusas ya que se distraen con otras actividades, incluso suelen perder sus objetos personales y no lograr organizar sus tareas.

Es común que haya una gran impulsividad en las actuaciones. Los niños con frecuencia interrumpen las conversaciones o los juegos, no esperan a que se les termine de dar instrucciones, no esperan su turno, manejan mal las frustraciones y es común que tengan problemas con las normas y la disciplina.

La conducta hiperactiva les lleva a que les resulte difícil permanecer sentados o callados, necesitan cambiar de postura con frecuencia y estar explorando todo lo que ven a su alrededor, incluso cuando esta conducta sea inadecuada.

Trastorno por déficit de atención en adultos

Si bien esta es una condición que se presenta en la infancia, se estima que 2 de cada 3 niños la mantendrán al llegar a la edad adulta. De hecho 2 de cada 10 adultos con algún tipo de trastorno de la esfera mental tiene el antecedente de TDA en la infancia.

En los adultos el trastorno se manifiesta por conductas como la impaciencia, distracción fácil, dificultad para desenvolverse en el entorno social y la capacidad de hablar en exceso con tendencia a interrumpir a los demás e inmiscuirse en asuntos de terceros.

Las personas con esta condición suelen tener asociados otros problemas de la salud mental, principalmente trastornos del humor con tendencia a la manía o la depresión, trastornos de la personalidad, trastornos del sueño y tendencia a la adicción a sustancias de abuso.

Opciones de tratamiento

El TDA es una condición que amerita un manejo multidisciplinario, esto quiere decir que se requieren varios especialistas para poder brindar una atención adecuada.

Un pilar del tratamiento consiste en el uso de un tipo de medicamentos estimulantes del sistema nervioso. Este busca regularizar la producción de neurotransmisores en el cerebro lo que logra controlar los síntomas tanto en niños como en adultos, modificando las conductas que ocasionan problemas tanto en el hogar como en la escuela y el entorno laboral.

Otro punto importante es el tratamiento psicológico, que busca modificar las conductas que ocasionan problemas, lo que permite que se produzca una mejor integración del individuo a su entorno social.