Significado de Disciplina

¿Qué es la disciplina?

Es el respeto, obediencia y la formación practicados desde lo moral y de acuerdo al orden jerárquico en la postura de un padre o una madre, un profesor, un mando militar de mayor escala, o una figura religiosa entre otros lugares de autoridad. La etimología remite al latín como disciplina, distinguiéndolo en asociación al término discipulus, que justamente refiere al alumno que aprende del maestro.

Disciplina en el ámbito educativo y en el deporte

En cualquier espacio de educación los maestros enseñan distintos contenidos académicos e inculcan valores con el propósito de formar a sus alumnos. Uno de los valores implícitos en cualquier proceso educativo es la disciplina.

El alumno poco a poco va descubriendo que ciertos hábitos y sacrificios son necesarios para obtener buenos resultados académicos y para formarse como individuo. Por otra parte, en un aula sin un mínimo de disciplina resulta inviable cualquier aprendizaje efectivo.

Hay que considerar que la impulsividad natural de los más pequeños debe corregirse con normas y pautas que eviten las faltas de respeto y el desorden.

Todos los deportistas tienen unos objetivos muy similares: mejorar su condición física y su habilidad técnica y vencer al contrincante. Esta aspiración se consigue cuando el deportista acepta voluntariamente las indicaciones de un entrenador y cuando asume que la disciplina en el entrenamiento es el único camino para alcanzar unos objetivos.

Reflexiones sobre la autodisciplina

– Antes de imponernos cualquier tarea es conveniente tener muy claro cuál es nuestro objetivo. En este sentido, las pautas disciplinarias autoimpuestas son un medio para alcanzar un fin.

– Los horarios establecidos deben cumplirse y hay que evitar las estrategias de autoengaño y las excusas.

– Si hablamos de autodisciplina no debemos olvidar que somos nosotros mismos quienes decidimos qué normas hay que cumplir, cuándo y de qué manera. En este contexto no hay jefes ni mandos intermedios que vigilen nuestras acciones o que vayan a castigar nuestra falta de compromiso.

– La auto-imposición de unas normas no debe plantearse como un castigo, sino como un medio eficaz para obtener una satisfacción final.

– La pereza, la tentación de saltarse la norma y las excusas son elementos que van a presentarse en cualquier proyecto. Con nuestra voluntad y firmeza es posible vencer a estos enemigos.

El valor de la disciplina en el judaísmo

En el mundo existen aproximadamente 15 millones de judíos y en su mayoría viven en Israel, Estados Unidos y Francia. Se calcula que uno de cada cuatro premios nobel es de origen judío y, por otra parte, muchas de las grandes fortunas del planeta forman parte de esta comunidad.

Si bien son diversos los factores que pueden explicar el éxito social y económico de los judíos, el valor de la disciplina constituye un aspecto fundamental.

En el judaísmo se fomenta el trabajo duro, el esfuerzo constante y el ahorro. Paralelamente, quien sigue los preceptos de esta religión tiene que cumplir con una serie de normas estrictas sobre todo tipo de asuntos. En el judaísmo lo que verdaderamente importa no es conseguir el éxito sino el esfuerzo que se realiza para conseguirlo.