Significado de Estereotipo

¿Qué es un estereotipo?

Es una construcción social que asigna términos o frases que representan una serie de parámetros característicos. Sin embargo, estos parámetros muchas veces no se condicen con la realidad del momento, prejuzgando y distorsionando, habiendo sido un producto de la manipulación informativa o porque hubo un cambio sobre las particularidades sobre los que se basa.

Con respecto a la etimología, se ubica en los vocablos griegos stereós, que indica solidez, y typos, que describe un molde. Originalmente, se empleaba para indicar la mecánica estereotipia, una técnica de impresión.

Ejemplos: estereotipo del héroe

En la antigüedad se entendía que el héroe era alguien que pertenecía a una clase intermedia, pues estaba situado entre los dioses y los hombres. En algunas tradiciones mitológicas, los héroes eran considerados los descendientes de los dioses.

Al margen de su naturaleza, es un personaje que realiza acciones extraordinarias que sirven como modelo de conducta para los seres humanos. Destaca por su valentía y sus virtudes morales (para los antiguos griegos esta combinación era conocida como areté).

Si bien son seres superiores, suelen tener un punto débil o una imperfección que les puede llevar a la muerte (los personajes de Aquiles, Heracles y Edipo son los tres arquetipos de héroes más representativos del mundo antiguo).

En el siglo XX surgió una nueva versión, el superhéroe. Personajes de ficción como Superman, Batman, Linterna Verde, la Mujer Maravilla o Spiderman son algunos ejemplos de individuos que destacan por sus cualidades extraordinarias, su sentido de la justicia y su generosidad.

Ejemplos: estereotipo del hombre machista

Este estereotipo típicamente masculino presenta habitualmente una serie de rasgos. Considera que el hombre no debería realizar las tareas que le corresponden a la mujer, especialmente las relacionadas con el hogar y el cuidado de los niños. Desde su punto de vista, el rol masculino tiene un rango superior al femenino.

El hombre perteneciente a esta categoría se identifica por algunas actitudes: cree que las mujeres no conducen bien, no comparte con su pareja las tareas del hogar o no acepta con naturalidad que una mujer pueda ser su jefe.

Observar y destacar que se ha producido un cambio de valoración social, ya que en las últimas décadas las posiciones machistas son valoradas de forma negativa por amplios sectores de la sociedad.

Falacias de la generalización

En todas las sociedades hay estereotipos, ya sean relacionados con grupos humanos o con ideas. Vale la pena recordar algunos de los más conocidos: «los mexicanos son impuntuales», «todos los chinos son iguales», «a los españoles les gusta la fiesta de los toros», «los judíos son tacaños» o «las rubias son tontas». Este tipo de creencias populares se convierten en ideas peligrosas que pueden llegar a condicionar nuestras valoraciones e ideas.

Como pauta general, se trata de percepciones deformadas de la realidad.

Cualquier idea o creencia basada en la generalización constituye una simplificación. Por otra parte, la mayoría de estereotipos que existen tienen algún sesgo ideológico. Básicamente, no son ideas neutras sino que expresan una preferencia por unos valores e ideas.