Eudemonismo Significado, Características, y Aristóteles

Significado: ¿Qué se entiende por eudemonismo?

Proceso de búsqueda de la felicidad, a partir de principios, valores morales o un postulado ético, cuyo origen remonta a la Antigua Grecia, desarrollado por Aristóteles en su obra Ética Nicomáquea, como también por otros pensadores como Epicuro, bajo la idea del camino a una vida deseable o de un buen vivir. Etimológicamente, se lee en el griego como eudaimonia (por εὐδαιμονία), para referirse al estado de felicidad asociado a una conducta conforme a las normas legales y modos socioculturales.

Características a base del deseo y la virtud

El eudemonismo abre un debate sobre el placer y el deseo como principios de la felicidad, sin embargo el placer debe estar relacionado con la virtud, o el arete de la filosofía griega. Para Aristóteles la excelencia es parte del ejercicio de la virtud, se puede entender como la búsqueda de cierta forma de armonía ideal en el desarrollo de la vida, en donde la intensidad del deseo sólo es una parte de aquello, hay una búsqueda idealista de pureza en la realización de la vida humana.

Aristóteles plantea que para alcanzar la eudaimonia una persona debería plantearse un camino hacia el “honor o gloria o riqueza o cultura” sea cual fuere elección de vida. Se podría interpretar como un conjunto de principios éticos o virtuosos relacionados con la experiencia de una vida feliz o buena, y en armonía con el bien común.

Aristóteles y la naturaleza humana

Aristóteles entiende el eudemonismo como una realización plena de la naturaleza humana, en la medida en que logra hacer perfectible todas sus capacidades y potencialidades. Al mismo tiempo supone una “praxis” una forma de ejercer la acción frente a cada posibilidad de una manera virtuosa, estableciendo una relación con el mundo a partir de principios morales. De alguna manera se presenta la búsqueda de un fin superior, de un propósito humano, una finalidad que subordina a las demás, a esto refiere la eudaimonia.

La eudaimonia se constituye en la forma de ser y enfrentarse a las decisiones que determinan cada vida particular, una “praxis” que deriva en la felicidad como virtud en las relaciones que una persona tiene con el mundo. La interpretación en torno al ideal de la vida humana, supone el debate entre las distintas perspectivas filosóficas para acercarse a la experiencia ética, ya sea desde el pensamiento o la acción. Aristóteles plantearía la formación y la enseñanza como un aspecto fundamental para la eudaimonia.

Proceso de unidad de la heterogeneidad

Aristóteles plantea una oportunidad en la diversidad de perspectivas y criterios para definir el objeto preciso que constituye la eudaimonia. Ya sean bienes materiales, condiciones de vida y sociedad (salud, riqueza, educación) u algún planteamiento puro de genealogía platónica. En el marco de esta disputa de discursos, la educación y la formación de la persona constituye para Aristóteles en la base de su credibilidad.

El placer se constituye en un elemento paradójico para la eudaimonia, pues aunque no es una búsqueda superior para el eudemonismo, su propia práctica sería al mismo tiempo placentera, esa misma relación suele tener con otros elementos como la riqueza, la gloria, el honor, e incluso la virtud por sí misma. La discusión en torno al fin último de la eudaimonia se convierte para Aristóteles en un descarte elementos absolutos debido a la posibilidad de reacciones contraria con desenlaces negativos. Finalmente postula 2 criterios fundamentales, la perfección y la autosuficiencia. La perfección en cuanto a que la búsqueda de la eudaimonia -de la felicidad como algo superior a algún bien en particular- se sea lograda o no, y la autosuficiencia como superación de un estado de necesidad.

Bibliografía

Clusa, Josep (2015). Aristóteles: Justicia y Eudaimonia. Universitat Autónoma de Barcelona

Romero, Adriana (2015). La concepción aristotélica de la eudaimonía en Ética a Nicomaco. UPEL. Revista de Investigación vol. 39, núm. 85.