Significado de Flexitarianismo

¿Qué es el flexitarianismo?

Es un intento de equilibrio entre los principios entorno a la ley del vegetarianismo y la premisa cultural que invita a romper dicho contrato, por lo tanto quienes optan por esta vía se rigen por cuestiones sociales, enfatizando la importancia pertenencia a un grupo o simplemente para usar como excusa para poder hacer una excepción.

Se observa que no todas las personas tienen la misma fuerza de voluntad; si bien cada vez el estilo vegetariano es más aceptado, reconocido y valorado, exige un compromiso absoluto que indirectamente intimida a quienes intentan asomarse. A pesar de las críticas que se puedan esgrimir, el flexitarianismo puede ser un primer paso de transformación.

La flexibilidad como valor, aplicado a la alimentación

Quienes siguen una dieta flexiteriana están adoptando una forma no radical de entender el vegetarianismo. Mantienen una postura flexible con respecto a la alimentación y de esta manera evitan los típicos conflictos relacionados con los vegetarianos.

En el fondo el flexiteriano está transmitiendo un mensaje que va más allá de la dieta: hay que ser flexible, sabiendo adaptarse a los cambios que ocurren a su alrededor. Sus convicciones pueden ser firmes, pero ante una situación excepcional no tienen inconveniente en renunciar a sus ideas.

Mientras el inflexible es un dogmático que tiene dificultades de adaptación, el flexible es capaz de ver la realidad tal y como es y no como desearía que fuera.

Ética en la alimentación que uno elige

La idea de que el ser humano es omnívoro por naturaleza es mayoritaria, pero hay personas que están en desacuerdo. Para éstos últimos, aquello que comemos tiene unas implicaciones éticas.

La mayoría de vegetarianos o veganos considera que el consumo de carne es irrespetuoso con la vida animal. Desde su punto de vista, en las granjas industriales se trata a los seres vivos como si fueran simples productos que pueden ser manipulados de cualquier forma.

Por otra parte, entienden que las plantas que alimentan a los animales podrían ser utilizadas para alimentar a millones de personas que padecen hambre y desnutrición. En síntesis, la dieta no es simplemente una cuestión que afecta a la salud humana, puesto que lleva implícita una forma de entender la vida.

El flexitarianismo conecta con el relativismo ético. En ambas posturas hay un elemento en común: no existen reglas universales con un valor absoluto.

Otras tendencias alimenticias

El vegetarianismo, el veganismo y el flexitarianismo no son las únicas corrientes dietéticas no convencionales.

Las personas ovovegetarianas evitan los alimentos de origen animal pero con una excepción, los huevos que no provienen de granjas industriales.

Los lactovegetarianos renuncian al consumo de carne pero en su dieta incluyen productos lácteos de origen animal.

El apivegetarianismo es la tendencia de los vegetarianos o veganos que no excluyen el consumo de miel.

Alguien tiene una dieta crudivegana cuando se alimenta con un criterio vegano y, al mismo tiempo, solamente consume alimentos crudos.

El frugivorismo es una modalidad extrema de veganismo, ya que el único alimento que se consume es la fruta.

La paleodieta es una de las nuevas tendencias y consiste en comer como los humanos del paleolítico (un consumo de carne roja, verduras y frutas con un nivel muy bajo o nulo de procesamiento y sin ningún producto lácteo).