Definición de Fruto

David Alercia
Licenciado en Biología

Los frutos son una innovación evolutiva de las angiospermas. Así como las flores permitieron a este grupo de plantas optimizar el proceso de polinización al atraer polinizadores, los frutos lograron optimizar la siguiente parte del proceso reproductivo: protegen al embrión (contenido dentro de la semilla) y garantizan la dispersión de las semillas, es decir, aseguran que sean trasladadas a cierta distancia de la planta madre. Las plantas no angiospermas dependen para estos procesos del viento o del agua.

Si bien las angiospermas también usan estos medios de dispersión, sus principales polinizadores y dispersores son los animales. A cambio, las plantas ofrecen polen, néctar y frutos.

Estructura y formación de los frutos

Los frutos contienen una o varias semillas. Se desarrollan a partir del gineceo de las flores luego de la polinización y fecundación de los gametos femeninos, que están en la parte más interna del gineceo. El gineceo es como una botella que tiene en el fondo las gametas femeninas.

Una vez que estas son fecundadas, comienza a desarrollarse el embrión, que junto con un tejido de reserva de energía llamado endosperma, se convierten en la semilla. Las paredes de la botella comienzan a hincharse y engrosarse, para dar lugar al fruto.

El proceso de desarrollo del fruto conlleva cambios morfológicos, fisiológicos y bioquímicos en los tejidos del gineceo que lo transforman en una estructura de mayor tamaño y consistencia, adaptada para proteger y dispersar las semillas. En ocasiones, estos tejidos se llenan de azúcares, porque producir frutos comestibles para los animales es una de las estrategias de las plantas para dispersar sus semillas.

Las paredes del ovario dan lugar a la capa externa del fruto (que incluye la piel y la pulpa de las frutas, pero también hay otros tipos de frutos que no tienen pulpa). Esta capa externa se llama pericarpio y tiene tres partes:

Exocarpio: es la capa exterior de la piel del fruto. Su función es cubrir la pulpa del fruto. En una manzana, el exocarpio es la cáscara.

Mesocarpio: es la capa intermedia, es la pulpa del fruto, a menudo dulce y comestible. En algunos tipos de frutos el mesocarpio es seco, con una textura similar a la madera (leñosos).

Endocarpio: La capa interior que rodea las semillas. Suele diferenciarse del mesocarpio. En las frutas de carozo, como el durazno, el endocarpio es una cubierta dura y leñosa. Las semillas pueden estar adheridas al endocarpio o no.

Algunos frutos desarrollan tejidos adicionales, como pelos, “alas”, aletas o espinas. Todas estas estructuras tienen la función de facilitar la dispersión. Las aletas hacen que el fruto flote en el viento o en el agua y las espinas se adhieren a la piel, el pelo o las plumas de los animales, a la ropa de las personas y así, el fruto es dispersado.

Funciones de los frutos: protección y dispersión de semillas

Los frutos cumplen dos funciones fundamentales para la reproducción de las plantas. Por un lado, protegen las semillas durante su desarrollo, brindándoles un ambiente propicio y protegiéndolas de depredadores y condiciones ambientales desfavorables. Por otro lado, una vez maduros, ayudan a dispersar las semillas. La dispersión de las semillas contribuye a que la especie colonice nuevos hábitats y favorece la supervivencia de las plántulas, ya que al crecer lejos de la planta madre, no tendrán que competir con miembros adultos de su propia especie.

Clasificación

Existen muchos tipos de frutos, y la clasificación botánica precisa es extensa y en ocasiones confusa, por lo que aquí solo trataremos los tipos principales de frutos. Los frutos se pueden clasificar por muchos criterios. Teniendo en cuenta el pericarpio podemos encontrar:

Frutos carnosos: el pericarpio es carnoso y jugoso, como en el caso de la manzana, el tomate, la uva y el durazno.

Frutos secos: El pericarpio es seco y de textura leñosa o coriácea, como en la nuez, el garbanzo o la avellana. Las legumbres también son frutos secos.

Según la dehiscencia, es decir, según la capacidad o no de abrirse a la madurez para liberar las semillas, los frutos pueden ser:

Dehiscentes: el fruto se abre de forma natural para liberar las semillas, como en las cápsulas de las amapolas, o las legumbres.

Indehiscentes: si el fruto no se abre de forma natural y las semillas son liberadas por otros medios, como la ingestión por animales o la descomposición del fruto, como en el durazno, la ciruela y las manzanas.

Estas son solo algunas de las categorías de frutos, e incluso hay criterios de clasificación que no hemos mencionado porque son conceptos técnicos de la botánica.

Dispersión de las semillas

Existen varias estrategias de dispersión que las plantas usan para dispersar los frutos con las semillas dentro. Estas estrategias toman sus nombres a partir del agente de dispersión que usan (agente es quien realiza la acción de dispersión, en este caso: el viento, el agua, un animal).

Anemocoria: El agente de dispersión es el viento. Los frutos son ligeros, muchas veces tienen estructuras como pelos o aletas que les facilitan ser transportados por el viento. Son frutos secos indehiscentes, como las semillas del diente de león, que tienen una especie de paraguas que les permite flotar en el aire.

Zoocoria: Los agentes de dispersión son los animales. Existen varios subtipos de esta estrategia.

Epizoocoria: algunos frutos se enganchan al pelaje o plumas de los animales y son trasportados sobre el animal. Estos frutos por lo general son frutos secos indehiscentes cubiertos de espinas como el abrojo o el cadillo.

Endozoocoria: el fruto es ingerido y digerido por el animal y las semillas son expulsadas en otro lugar con las heces. Estos frutos son carnosos y de buen sabor (para las especies que se los comen, no necesariamente para las personas).

Hidrocoria: en este caso, el agente de dispersión es el agua. Estos frutos suelen tener cámaras de flotación llenas de aire. Los cocos son un ejemplo clásico de un fruto adaptado a la hidrocoria. Son frutos secos indehiscentes. El coco tiene un gran espacio vacío lleno de aire que le permite flotar, y lo que se consume (la leche de coco) es el endosperma de la semilla.

Autocoria: aquí no hay agente de dispersión. Los frutos, llegados a la madurez, se abren a través de unas líneas conocidas como líneas de dehiscencia y lanzan sus semillas a distancia. Son frutos secos dehiscentes.

 
 
 
 
Por: David Alercia. Licenciado en Biología por la Universidad Nacional de Córdoba, especializado en gestión ambiental, y trabaja en turismo científico.

Trabajo publicado en: Feb., 2024.
Datos para citar en modelo APA: Alercia, D. (febrero, 2024). Definición de Fruto. Significado.com. Desde https://significado.com/fruto/
 

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z