Importancia de la Agricultura

Serena Cuoghi
Título de Profesora de Biología

No fue sino por medio de la capacidad que el ser humano desarrolló técnicas y tecnologías para cultivar sus propios alimentos de origen vegetal, para incorporarlos en su dieta diaria de modo permanente, además de ir logrando con ello la domesticación y cría de los animales que le sirvieran como fuente de proteínas y hasta de compañía, permitiéndose con eso dirigirse hacia una forma de vida, más estable, segura, plácida y social, a través del establecimiento de asentamientos que a su vez le estimularan a la construcción de sus propias viviendas. En este sentido, la importancia de la agricultura para el humano llega a representar, incluso, el punto de partida para el desarrollo de una mente cada vez más compleja, tecnológica y capaz de resolver los nuevos problemas que debía enfrentar a medida que las poblaciones crecían.

Sin embargo, pese a ser una de las prácticas humanas más antiguas, la agricultura aún está lejos de poder considerarse un recurso perfeccionado en su totalidad. Existe un gran número de variables que influyen sobre este hecho y sus consecuencias, las cuales van desde lo ecológico hasta lo económico, haciéndose más necesario que nunca el desarrollo de investigaciones científicas que brinden aportes hacia la producción de una agricultura cada vez más armoniosa con el ambiente y de la creación de modelos de producción enfocados hacia una distribución igualitaria de los alimentos, y su accesibilidad económica por parte de todos los humanos, como esencia de sus derechos fundamentales y medidas para la erradicación del hambre.

Impacto de la agricultura

A lo largo de los siglos –más aún desde la primera revolución industrial y el inicio de la modernidad– la agricultura fue tomando formas cada vez más agresivas hacia el ambiente, ocasionando severos impactos sobre la biodiversidad en cada área donde se implementa, particularmente a través de los grandes cultivos extensivos de una o muy pocas especies, creando de forma artificial una colonización por parte de las especies cultivadas, rompiendo por completo la dinámica de variación de especies que por milenios habían coevolucionado en ese espacio, hasta alcanzar su propio equilibrio ecológico.

Por otra parte, la agricultura moderna también ha impactado de forma negativa sobre los suelos. La alta erosión y desgaste de los nutrientes en los suelos, debido a la carencia de variaciones en las dinámicas de la agricultura, conlleva a la necesidad de incorporar de forma artificial los nutrientes necesitados por los cultivos, esto implica el uso de abonos químicos que bien pudiesen ser acordes a las características tanto del suelo como de las plantas y no representar un mayor riesgo, no obstante, algunos fertilizantes también pueden generar residuos innecesarios que junto con los pesticidas y herbicidas requeridos en la agricultura extensiva, destinados a la eliminación de insectos y hierbas respectivamente, representan una fuente crítica de contaminación tanto para los suelos como para las aguas.

Y como del agua también se trata, ésta no sólo se ve afectada por un tema de contaminación, sino también por la necesidad extrema como líquido vital para el desarrollo de los cultivos, llegando incluso a predominar la importancia de la agricultura sobre la administración del agua, creándose en muchas ocasiones, desviaciones de los causes naturales de los ríos, privatizaciones de pozos y reservorios naturales de agua, alterando así otros ecosistemas e incluso poblaciones humanas.

Transformación agrícola

Todo lo anteriormente expuesto tiene como punto de convergencia la manera en la cual la necesidad de producción a gran escala de los alimentos se ha traducido en el establecimiento de un modelo agrícola de grandes cantidades de hectáreas, cultivadas con una muy baja variedad de especies, hecho que no se presenta de forma natural, sino en las zonas de climas que lo permiten, en donde en general merma tanto la variedad como la cantidad de pobladores.

Sin embargo, el humano ha sido capaz de crear poblaciones cada vez mayores sin casi ninguna variedad de especies, de allí que la naturaleza considere a esas especies insertadas artificialmente como una auténtica amenaza, activando mecanismos de defensa que decidimos llamar plagas de cultivo, a través de una batalla en la cual no hay modo de que existan vencedores, a menos que se adopten estrategias más acordes a las propias reglas de la naturaleza, asumiendo así un desarrollo agrícola sustentable con el ambiente, equilibrando estas prácticas con el campo de la biodiversidad y el respeto por la vida en el planeta.

Referencias bibliográficas

Morris, D. (1971). El mono desnudo, un estudio del animal humano. Plaza & Janés, S.A. Editores. S/E. Barcelona, España.

Morris, D. (1975). El Zoo humano. Plaza & Janés, S.A. Editores. S/E. Barcelona, España.

Mundial, B. (2008). Agricultura para el desarrollo. Informe sobre el desarrollo mundial.

PEDREÑO, José Navarro, et al. (1995). Residuos orgánicos y agricultura. Universidad de Alicante, España.

Van der Ploeg, J. D. (2014). Diez cualidades de la agricultura familiar. LEISA Revista de agroecología, 29(4), 6-8.

 
 
 
 
Por: Serena Cuoghi. Profesora de Biología egresada de la UPEL. Docente especialista en Dificultades de Aprendizaje. Experta en PNL y Superaprendizaje. Desempeño en Ciencias Biológicas, e investigadora en Biodescodificación.

Trabajo publicado en: Mar., 2013.
Datos para citar en modelo APA: Cuoghi, S. (marzo, 2013). Importancia de la Agricultura. Significado.com. Desde https://significado.com/im-agricultura/
 

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z