Importancia de la Forma de las Cosas

Serena Cuoghi
Título de Profesora de Biología

Desde la perspectiva de la geometría y el aspecto físico del mundo material, y no en cuanto al modo de hacer y proceder, la forma se muestra como un elemento sugestivo, capaz de la más profunda conexión entre la apariencia de lo externo y la representación imaginaria que construimos en nuestra mente. La forma juega un papel tan trascendental en nuestra capacidad perceptiva que no solo es captada a través de la vista, sino que, por medio de la capacidad de percepción háptica del tacto, revela tanta información como si estuviésemos observando el objeto con los propios ojos, pero valiéndonos más bien de la visión con la cual la imaginación es capaz de construir las imágenes, por lo que experimentar este tipo de actividades se convierte en un ejercicio de gran utilidad a la hora de potenciar las habilidades mentales.

En este mismo sentido, el conjunto de habilidades kinestésicas y táctiles que nos permiten semejante definición de la forma, revela la importancia que esta ha tenido a lo largo de nuestra propia evolución como especie, a través de una construcción permanente del desarrollo mental de la interpretación de la imagen y el espacio, y la evolución de la capacidad mecánica y motora de nuestro cuerpo, por lo que la consideración de la forma, como propiedad de la materia, ha condicionado de manera permanente a la propia conducta humana y su desenvolvimiento.

El idioma del tacto

Por medio de esta profunda conexión entre la forma y nuestra capacidad perceptiva, las personas con dificultades y discapacidades visuales pueden percibir gran parte de la realidad de su entorno de un modo que les permite desempeñarse con gran habilidad, funcionalidad y eficiencia, a pesar de encontrarse en medio de sociedades centradas en el uso permanente de la vista.

La plasticidad cognitiva y perceptiva facilita también las cosas ante la necesidad de estimular un sentido por encima de las carencias de otro, condición que está siendo cada vez más considerada, tanto desde el enfoque científico, como de la propia valoración humana, generándose nuevos espacios y avances tecnológicos que promuevan la inclusión de las personas con dificultades visuales.

Evocando sensaciones

Sin duda alguna para el arte, la forma representa la base del todo dentro de cada una de las construcciones artísticas, siendo a través de ella que se formulan los conceptos persistentes en los símbolos, de esta manera cada imagen representada se encuentra vinculada a la noción gráfica de la idea que expresa, de allí la destacada importancia que el uso de la forma y su transformación estética han tenido a lo largo de la historia del arte.

Bien sea de manera visual o por medio del uso del tacto, la captación de la forma pasa a convertirse en un hecho de interpretación por los niveles más profundos de nuestra mente, encontrando allí su asociación con las múltiples emociones que constituyen a la personalidad. Por ejemplo, un objeto redondo suele inspirar las ganas de ser tomado con mayor facilidad que un objeto cúbico, y esto corresponde al hecho de que en nuestro cerebro existen memorias asociadas a objetos esféricos que nos evocan recuerdos placenteros, como las pelotas con las que solíamos jugar cuando pequeños, mientras que los objetos puntiagudos y filosos nos sugieren de inmediato una sensación de peligro.

Orgánicamente más natural

Este conocimiento que también es considerado dentro de las neurociencias constituye una parte esencial dentro del mundo del diseño, por ende, la comprensión del cómo la forma de los objetos impacta sobre las personas, influye hoy en día en el desarrollo de todos los productos existentes en el mercado, los cuales son diseñados considerando cada vez más su presentación en cuanto a la propia ergonomía de su uso, como de la estética que pueda impulsar con mayor eficacia su comercialización.

De esta manera, la propia afinidad psicoemocional sobre el cómo percibimos la forma ha estado orientando en las últimas décadas a la producción de artículos hacia presencia cada vez más orgánica, es decir, con una imagen orientada hacia lo que se hace más naturalmente placentero para nuestra mente, por medio de la evocación de una asociación gráfica con los elementos de los que la propia naturaleza nos ha ofrecido en cuanto a forma según los distintos paisajes, todo con la finalidad de que se nos haga irresistible el adquirir el producto, indistintamente a que sea físico o digital.

Referencias

Alexander, C. (1986). Ensayo sobre la síntesis de la forma (Vol. 5). Ediciones Infinito.

Bennett, R. (1999). Forma y diseño (Vol. 5). Ediciones AKAL.

Bodei, R. (2019). La forma de lo bello (Vol. 91). Antonio Machado Libros.

Ching, F. D., & Castán, S. (1998). Arquitectura: forma, espacio y orden (p. 278). Gustavo Gili.

 
 
 
 
Por: Serena Cuoghi. Profesora de Biología egresada de la UPEL. Docente especialista en Dificultades de Aprendizaje. Experta en PNL y Superaprendizaje. Desempeño en Ciencias Biológicas, e investigadora en Biodescodificación.

Trabajo publicado en: Jul., 2023.
Datos para citar en modelo APA: Cuoghi, S. (julio, 2023). Importancia de la Forma de las Cosas. Significado.com. Desde https://significado.com/im-forma/
 

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z