Importancia de los Hidrocarburos

Serena Cuoghi
Título de Profesora de Biología

La formación de moléculas a partir de la asociación de átomos de carbono e hidrógeno representa uno de los fenómenos químicos más esenciales dentro del repertorio de factores que han hecho posible desde el propio origen y evolución de la vida, hasta el avance del desarrollo tecnológico de la humanidad, gracias al aprovechamiento del potencial energético de los hidrocarburos presentes en la materia orgánica, encontrándose entre los de mayor relevancia utilitaria y económica bajo las formas de:

1) petróleo crudo, tras la prolongada exposición de los restos orgánicos a altas presiones y temperaturas, bajo los lechos marinos y las profundidades terrestres durante millones de años, requiriéndose para su extracción de la perforación de pozos;

2) gas natural generado a la par por el mismo proceso de descomposición anterior y, por ende, hallado en los yacimientos petrolíferos, pero también en otras zonas, como por ejemplo el permafrost, en consecuencia de la descomposición más superficial de la materia orgánica y los escapes de los gases internos terrestres;

3) carbón a partir de la compresión y descomposición en condiciones anaeróbicas de los restos tanto en zonas superficiales como profundas, y cuya obtención se logra por medio de prácticas mineras;

4) metano biogénico, producto de fenómenos más simples que los anteriores en entornos de descomposición orgánica superficiales y a corto plazo, como los generados en los vertederos y pantanos, lo cual ha sido tomado como modelo de producción de gas sustentable, por requerir de muy poca inversión y desarrollo tecnológico, a través de la implementación de descomponedores artesanales en función de aprovecharlo como combustible directo en estufas y calefacciones.

La energía del motor económico

hidrocarburosQuímicamente, los hidrocarburos, al ser sometidos a fenómenos de combustión, son capaces de generar altas cantidades de energía, demostrando una cualidad de transformación excepcional que durante siglos ha sido aprovechada para la supervivencia de la humanidad, impulsando junto con ella el crecimiento tecnológico que permitió la avanzada industrialización de la que ahora somos tan dependientes, tras haberse convertido en la base que posibilita y sostiene todas las dinámicas económicas globales, desde la propia extracción y procesamiento de los hidrocarburos como recurso primario, hasta la utilización de cada uno de sus derivados para la fabricación de todo tipo de productos, cubriendo así todos los sectores manufactureros e incluso las dinámicas de comunicación y transporte que permiten su comercialización y distribución.

Esta dependencia energética anclada al uso de los hidrocarburos ha generado como consecuencia una alteración constante del ambiente, con la contaminación atmosférica por los gases de efecto invernadero, así como de las aguas y suelos por la acumulación de todo tipo de desechos que la naturaleza no logra reprocesar por sí misma. De este modo, tanto los procesos industriales como los productos fabricados y el propio que hacer humano cotidiano, se han convertido en los promotores directos de un amenazador cambio climático que incrementa aún más la destrucción progresiva de los ecosistemas y su subsecuente pérdida de especies, lo que nos dirige obligatoriamente hacia la toma de acciones que permitan la transformación de los modos en los cuales opera la economía global, redireccionando los nuevos avances tecnológicos en pro de la generación tanto de soluciones que permitan revertir los daños ocasionados, como del desarrollo de respuestas innovadoras que nos permitan hacernos cada vez menos dependientes de los hidrocarburos, especialmente de la utilización de la energía de los combustibles fósiles, junto con la reducción de los desechos acumulados y la contaminación que estos producen, fomentándose crecientemente la adopción de estrategias basadas en modelos de economía circular, la implementación de la producción y uso de energía verde y el cambio sobre los patrones de conducta de consumo y desecho, representando todas estas estrategias no solo vías de esperanza para la continuidad de la vida sobre el planeta, incluida la nuestra, sino también para la necesaria transformación del sistema económico mundial, en aras de permitir también el anhelado estado de igualdad y bienestar para todos los humanos.

Aplicaciones para el desarrollo

Entre los sectores más afectados y a la vez dependientes de los derivados de los hidrocarburos se encuentra la producción agrícola, un área cuya expansión ha dependido necesariamente del apoyo de sustancias orgánicas e inorgánicas obtenidas a partir del procesamiento del petróleo, bajo la forma de herbicidas y plaguicidas sintéticos altamente contaminantes y de fertilizantes del mismo origen con consecuencias igualmente devastadoras, posicionando al actual modo de obtener nuestros alimentos entre una de las mayores prioridades de cambio, lo que ha estimulado en las últimas décadas al desarrollo de un amplio abanico de alternativas de producción agrícola sustentable a partir de la contribución individual de las personas y las comunidades, con estrategias altamente efectivas que a mayor escala podrán permitirnos invertir la pirámide del accionar industrializado, devolviendo la vasta oportunidad laboral que representa el labrar la tierra y la restitución de la autonomía y la responsabilidad que tenemos todas las personas ante la recuperación de nuestro equilibrio con el planeta, sirviendo esto como punta de lanza para la reducción progresiva de la utilización de los hidrocarburos menos necesarios y un avance tecnológico cada vez más sustentable también en los sistemas de producción de muchos otros sectores.

Impactos, alternativas y remedios

Por otra parte, la elaboración de polímeros plásticos derivados de estas sustancias ha sido fundamental para el logro de la fabricación de la mayoría de los productos tecnológicos existentes, brindando nuevos recursos para el desarrollo de todos los sectores productivos, algo de lo que sin lugar a dudas no se puede prescindir de un momento a otro, imprimiendo una serie de grandes desafíos científicos también en el estudio para la transformación de los materiales, entre los que cabe mencionar:

1) el desarrollo de modelos para la recuperación y reutilización de los desechos plásticos acumulados durante décadas;

2) la formulación de nuevos compuestos químicos autodegradantes o biodegradables que restituyan elementos provechosos a la naturaleza, a la vez de que reduzcan el volumen de sólidos contaminantes desechados;

3) el combate de las políticas de la obsolescencia programada de los productos, mejorando su rendimiento y durabilidad para el consumidor final y ya no en función de su exclusiva rentabilidad para la empresa que lo fabrica.

Estas imperantes necesidades de cambio, aunadas a la transformación en las fuentes de obtención de energía, abren las puertas hacia el innovador desarrollo de vertientes científicas y tecnológicas que aspiran a ser tan sustentables como los propios resultados que persiguen, por lo que el estudio de los hidrocarburos y la remediación de los impactos ocasionados con los modos en los cuales se han explotado hasta ahora sus utilidades, es una de las áreas de mayor compromiso, importancia, extensión y futuro entre todas las especialidades.

 
 
 
 
Por: Serena Cuoghi. Profesora de Biología egresada de la UPEL. Docente especialista en Dificultades de Aprendizaje. Experta en PNL y Superaprendizaje. Desempeño en Ciencias Biológicas, e investigadora en Biodescodificación.

Art. actualizado: Noviembre 2023; sobre el original de enero, 2015.
Datos para citar en modelo APA: Cuoghi, S. (Noviembre 2023). Importancia de los Hidrocarburos. Significado.com. Desde https://significado.com/im-hidrocarburos/
 

Referencias

Campodónico Sánchez, H. (2004). Reformas e inversión en la industria de hidrocarburos de América Latina. Cepal.

Morrison, R. T., & Boyd, R. N. (1998). Química orgánica. Pearson educación.

Olguín, E. J., Hernández, M. E., & Sánchez-Galván, G. (2007). Contaminación de manglares por hidrocarburos y estrategias de biorremediación, fitorremediación y restauración. Revista internacional de contaminación ambiental, 23(3), 139-154.

Solomons, T. G., & Fryhle, C. B. (1999). Química orgânica (No. QD251. 2. S64 1979.). Limusa.

Viñas Canals, M. (2005). Biorremediación de suelos contaminados por hidrocarburos: caracterización microbiológica, química y ecotoxicológica. Universitat de Barcelona.

Wade, L. G., & Simek, J. W. (2017). Química orgánica (Vol. 1, p. 803). Pearson.

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z