Importancia de la Primera Impresión

Serena Cuoghi
Título de Profesora de Biología

Aunque solemos emplear el término en función casi exclusiva sobre el impacto que nos causa una nueva persona al conocerla, la realidad es que nos mantenemos en permanente creación de estas improntas, sobre todo cuanto nos sea expuesto por primera vez. Desde una tienda hasta un pueblo desconocido, cuando llegamos a una reunión con gente diversa, el nuevo profesor del primer día de clases, el bocado inicial de un platillo nunca antes probado, un producto recién lanzado al mercado, el tráiler de una película por estrenar; absolutamente todo nos brinda una primera impresión, que en muchas ocasiones nos es hasta difícil de interpretar.

La imagen mental que nos hacemos sobre las personas, lugares, hechos o cosas, condicionada por esta sugerencia inicial sobre cómo se suponen que deberían ser, se presenta como una limitante de las experiencias, que bien pudiésemos considerar como un necesario llamado al autocontrol, para evitar el desbordamiento de nuestras emociones ante la novedad, convirtiéndose en muchas ocasiones en una fuente de conflicto interno que podemos incluso proyectar sobre los demás y llevarnos hacia el desarrollo de nociones distorsionadas que nos priven de la oportunidad de profundizar en la exploración de lo nuevo, superando las aversiones y develando su realidad real, a través de la cual posiblemente hubiésemos podido encontrar una experiencia auténticamente enriquecedora o, al menos, satisfactoria.

Mentes prejuiciosas

primera-impresionLa construcción de la primera impresión, de hecho, se basa en la proyección que nuestra mente crea, estableciendo comparaciones con patrones preexistentes almacenados en los niveles conscientes, inconscientes y subconscientes, haciendo que sea difícil de determinar con exactitud qué es aquello que nos orienta hacia sentir empatía o desconfianza sobre lo desconocido que se nos acaba de presentar.

En cuanto topamos con algo nuevo, nuestra mente comienza a hacer uso de las diversas memorias para hallar referentes que puedan satisfacer su irrefrenable necesidad de autocompletar la información que necesita, a modo de ofrecernos respuestas y reacciones con las cuales hacernos partícipes de la experiencia, sin embargo, es justo en este primer paso de la construcción de la imagen de lo que estamos conociendo que operan instintivamente los patrones de conducta y prejuicios sobre las compatibilidades halladas, por ejemplo, cuando se nos acerca un perro que jamás hemos visto, pero en algún momento hemos sufrido de una agresión por un perro, instintivamente la primera impresión será guiada por el miedo y la necesidad de alejarlo para evitar una nueva mordida. Lo mismo ocurre ante las personas, el color de piel, cabello u ojos, el tono de voz, la vestimenta, el perfume, la ideología política o religiosa, absolutamente todo influye sobre la idea que nos haremos de ellas a primera vista.

La publicidad lo sabe

La influencia que esta primera impresión tiene sobre las respuestas generadas es tal, que al no estar del todo conscientes sobre sus orígenes y efectos, condiciona en gran medida el desarrollo de:

1) las interacciones humanas en la sociedad, sirviendo de base para el sustento del rechazo y la discriminación, pero también para el desarrollo de relaciones interpersonales auténticas y profundas;

2) la actitud con la cual se abordan las situaciones, condicionando tanto de manera negativa como positiva el cómo asumir los retos que se nos presentan;

3) las decisiones que tomamos sobre los asuntos cotidianos y personales que nos impulsan o reprimen en la adquisición de bienes y servicios, los modos y medios que empleamos para transportarnos y hasta el estilo de vida que llevamos en general.

Debido a la tan alta importancia que el cerebro le otorga a esta primera impresión, el mundo de la publicidad se ha centrado desde sus orígenes en el estudio y comprensión sobre las posibles simpatías y aversiones que el cerebro manifiesta ante los diversos estímulos, aunando estos efectos a los patrones culturales propios de cada sociedad, para el desarrollo y promoción de productos que optimicen al máximo la oportunidad de causar una sensacional primera impresión sobre el público, con la intención de incrementar al máximo posible el alcance de sus ventas, de allí que en la actualidad se contemple que, para la mayoría de los casos, la inversión de costos sobre los productos sea considerablemente superior en el empaque que el propio producto en sí.

Un gancho para el trabajo

Esta estrategia publicitaria también es capaz de rendir sus frutos en cuanto al modo en el cual nos presentamos a nosotros mismos, pues disponernos al pulido de la imagen personal, con el firme propósito de agradar a otros, se ha convertido en una regla obligatoria a la hora de una entrevista de trabajo o de pretender la admisión en algún nuevo grupo social, deseando también instintivamente lograr causar la mejor primera impresión posible ante quién nos presentamos, en modo de incrementar las posibilidades de ser contratados o aceptados, persuadiendo a los demás hacia tomar en cuenta las grandes ventajas, afinidades y agrados que se pudieran compartir en el futuro, de lograrse despertar el deseo por un segundo encuentro.

 
 
 
 
Por: Serena Cuoghi. Profesora de Biología egresada de la UPEL. Docente especialista en Dificultades de Aprendizaje. Experta en PNL y Superaprendizaje. Desempeño en Ciencias Biológicas, e investigadora en Biodescodificación.

Art. actualizado: Marzo 2024; sobre el original de abril, 2014.
Datos para citar en modelo APA: Cuoghi, S. (Marzo 2024). Importancia de la Primera Impresión. Significado.com. Desde https://significado.com/im-primera-impresion/
 

Referencias

Ardila, R. (2001). Psicología del aprendizaje. Siglo xxi.

De la Torre Molina, C. (2022). Las identidades: una mirada desde la psicología. RUTH.

Delgado, J. V. (2002). Imagen y primera impresión. Revista Cubana de Psicología, 19(1).

Freud, S. (2021). Psicología de las masas. Comercial Grupo ANAYA, SA.

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z