Significado: Individuo e Importancia en Sociedad

Definición formal

El individuo constituye la idea de identidad de sí mismo, que expresa sus atributos y características como una parte única y propia dentro de un conjunto. Como ser humano, engloba el cuerpo y la conciencia, suponiendo una unidad de su forma de existencia.

La relación entre individuo y conjunto es fundamental, en la medida en que articulan lo particular y lo completo de un mismo sistema, un individuo siempre existe como parte de un conjunto de pares similares.

Cuerpo y subjetividad

El filósofo Descartes planteó la separación entre un orden material y un orden del pensamiento, o espiritual. Sobre esta premisa, el individuo existe tanto como cuerpo, como subjetividad, y sucede una relación entre ambos. La subjetividad del individuo moderno ejerce una relación de soberanía de su cuerpo, que le da la base para considerarse libre, sin embargo, los individuos también están moldeados por las relaciones y las prácticas que ejercen en la sociedad. La subjetividad es una consecuencia de la actividad social, la comunicación y el lenguaje, aunque los pensamientos son propios de cada uno.

La división entre lo material y lo subjetivo supone una consecuencia de la revolución del pensamiento que significó la emergencia de la modernidad. Esa separación abre el análisis sobre la relación que se establece entre ambos, la cual define la concepción del individuo sobre sí mismo.

Importancia del vínculo entre individuo y sociedad

En las ciencias sociales se ha desarrollado un debate en torno a la forma en como se concibe la relación entre individuo y la sociedad. En los trabajos del sociólogo Max Weber se explica la sociedad a partir del individuo como base de la organización social, pero al mismo tiempo como un sujeto independiente de la sociedad, sin embargo desde otras corrientes de las ciencias sociales, se propone que el contexto social y las relaciones que se ejercen entre los individuos, los influyen o incluso los determinan.

La relación entre individuo y sociedad abre un debate en las ciencias sociales que tiende a buscar una mayor complejidad en la relación entre ambos, en donde se constituye una interdependencia, en la medida en que uno no puede existir sin el otro. Desde una perspectiva histórica, la concepción de individuo como sujeto de soberanía individual, aparece en alguna parte del desarrollo de las sociedad humanas, desde la revolución neolítica, las sociedades antiguas hasta las modernas, pero no es una condición pura del ser humano, sino consecuencia del desarrollo histórico de las sociedades humanas. Bajo esta premisa, la sociedad constituiría al individuo, y no al revés, al mismo tiempo, el individuo es independiente y autónomo, es sobre esta contradicción o paradoja que se desarrollan las sociedad modernas.

Unidad indivisible

Un individuo no puede dividirse aunque esté compuesto de varias partes, pues al separarse dejaría de mantener la unidad que lo identificaba como tal. Es decir, un árbol es un individuo compuesto por ramas, raíces, tronco, etc., pero que existe como individuo cuando se mantiene la unidad de sus partes, las cuales no son un árbol por sí mismas, en tal caso formarían otras clases de individuos. De esta manera podríamos afirma que un individuo no puede dividirse sin cambiar la identidad que lo constituye.

Los individuos siempre se relacionan con un todo, del que forman una expresión particular. Por ejemplo, un individuo humano es igual en su existencia natural a cualquier otro de la misma especie, de esta forma la unidad entre individuo y el sistema en que se articula es fundamental.

Bibliografía

Del Búfalo, Enzo (2005). Notas de Babilonia. bid. Co. editors.

Duek, María (2009). Individuo y sociedad: perspectivas metodológicas en la sociología clásica. Revista Nueva Época, núm. 60, mayo-agosto.