Significado de Masa Muscular

¿Qué es la masa muscular?

Es el volumen total de músculo del organismo. Este corresponde en su gran mayoría al tipo esquelético que está formado por los diversos músculos motores del organismo.

Existen otros dos tipos musculares, el músculo cardíaco que forma el corazón y el músculo liso que se encuentra en la pared de los vasos sanguíneos y las vísceras.

Importancia de la masa muscular

El tamaño o volumen del músculo se relaciona directamente con su fuerza, en la medida que este aumenta su tamaño, se hace más fuerte y resistente.

Una masa muscular adecuada es imprescindible para tener resistencia a la actividad física, para dar soporte a las articulaciones y para tener un mejor equilibrio.

Igualmente, un mayor volumen muscular demanda un mayor consumo de energía, lo cual es un mecanismo que ayuda a mantener el peso corporal.

Factores esenciales: actividad y su nutrición

La actividad física es el principal factor relacionado con el nivel de masa muscular de un individuo. Por lo general este volumen alcanza su mayor nivel en la adolescencia y juventud para disminuir en el adulto y en especial en el anciano, en donde puede ocurrir un proceso de pérdida de la masa muscular conocido como sarcopenia.

El otro fator de gran importancia es la nutrición. Los músculos necesitan energía para llevar a cabo su actividad. Esta energía se encuentra disponible en forma de una molécula que se conoce como ATP.

Las células musculares disponen de una cantidad de ATP que le permiten contraerse por un corto periodo de tiempo, hablamos de segundos. Si la actividad debe mantenerse, el músculo debe utilizar diversas sustancias para producir nuevo ATP que le permita mantener la actividad. Estas sustancias son la glucosa de la sangre, el glucógeno (una forma de almacenamiento de la glucosa), los ácidos grasos y los cuerpos cetónicos. Para que el músculo cuente con estos nutrientes es necesario mantener una alimentación suficiente y balanceada.

Efectos del entrenamiento de la masa muscular

Existen dos tipos principales de ejercicios, los ejercicios aeróbicos o cardiovasculares y los ejercicios de resistencia.

Estos últimos involucran pesas o ligas, sometiendo a las fibras musculares a una carga contra la cual deben efectuar el movimiento, lo que estimula el proceso de formación de nuevas proteínas relacionadas con el proceso de contracción que finalmente hacen que las células del músculo aumenten su tamaño.

Este proceso se conoce como hipertrofia y es el responsable de que el músculo incremente su volumen y por lo tanto ocurra un aumento de la masa muscular.

Características del estímulo hormonal

El aumento en el trabajo llevado a cabo por el músculo durante el entrenamiento lleva a que aumente la producción de ácido láctico. Esta sustancia estimula la liberación de hormonas anabólicas, es decir, hormonas que tienen la capacidad de estimular la hipertrofia muscular.
El diseño adecuado de una rutina de ejercicios puede modificar los niveles de producción de ácido láctico, llevando a que éstos aumenten y por lo tanto se logre un mayor estímulo hormonal para el desarrollo muscular.

Por lo general este fenómeno se logra empleando rutinas de ejercicio que se basen en 3 a 4 series de 8 a 10 repeticiones de movimientos con una carga del 70 a 80 % de la fuerza máxima para un movimiento determinado. Un punto clave es que estas series se efectúen cumpliendo un período de descanso que no exceda los 3 minutos de duración.