Significado de Medidas de Almacenamiento

Los avances tecnológicos permiten que nuevos dispositivos amplíen la capacidad y velocidad

¿Qué son las Medidas de Almacenamiento?

Es la matemática binaria que gobierna el registro de los datos digitales empezando por el 1 Bit, entendido como la posibilidad de ser un 1 o un 0, y desde esta superficie escalamos a 8 unidades para representar un Byte como primer escalón. Dado que funciona sobre la base de un cálculo binario y no decimal, se observa que 1 kilobyte, como segundo escalón, son 1024 Bytes en lugar de mil como uno podría pensar erróneamente. Asimismo, hoy supone un recurso prácticamente inagotable porque en la amplia mayoría de los casos, se puede expandir la capacidad conectando con otra fuente de memoria, a menos que uno opte por un dispositivo como un iPhone que se auto-limita para poder lucrar de sus usuarios, siendo un motivo para justificar la diferencia en los precios dentro de una misma línea.

Observar como detalle, que normalmente cuando se utiliza una sigla para representar un tipo de unidad, en el caso del Bits se emplea la b en minúscula, mientras que Bytes se presenta con la B mayúscula, para así diferenciarse.

Clasificación y cálculo de medidas

Como observamos, 1024 bits se transforman en 1 Kilobyte, y desde tal planteo se consiguen el resto de las medidas, tal y como, por ejemplo, en distancias la unidad mínima es el milímetro y, a partir de aquí, se construyen el centímetro, el metro, y el kilómetro.

En el caso de las medidas de información y sus agrupaciones, éstas serían:

1024 Bytes = 1 Kilobyte (KB)
1024*1024 Bytes = 1 Megabyte (MB)
1024*1024*1024 Bytes = 1 Gigabyte (GB)
1024*1024*1024*1024 Bytes = 1 Terabyte (TB)
1024*…x5 Bytes = 1 Petabyte (PB)
1024*…x6 Bytes = 1 Exabyte (EB)
1024*…x7 Bytes = 1 Zettabyte (ZB)
1024*…x8 Bytes = 1 Yottabyte (YB)

Como vemos, para conseguir una unidad, solamente es necesario multiplicar por 1024 la unidad anterior.

Orígenes del planteo

Desde que los primeros seres humanos tuvieron conciencia de ellos mismos, quisieron medir cosas. Era necesario para su supervivencia poder predecir sucesos repetitivos y, así, el tiempo, las distancias, las medidas de peso, fueron surgiendo. Las tecnologías de la información y la comunicación no son una excepción, y desde un cierto momento, fue necesario medir cómo se almacenaba la información.

Dicho momento fue pasada la Segunda Guerra Mundial, entre 1947 y 1948, cuando las computadoras pasaron a ser digitales. En éstas, la información se guardaba -como se sigue guardando ahora- en un formato discreto, en posiciones de memoria que pueden tener uno de dos estados posibles: 1 o 0, apagado o encendido, positivo o negativo.

Ello era debido a una nueva tecnología que permitía almacenar una unidad mínima de información en un elemento magnético polarizado. La polarización permitía uno de dos estados posibles (negativo o positivo). Nacía el bit.

A partir del bit como unidad básica, nacen múltiplos de éste, empezando por el Byte, conformado por ocho bits.

Uso de las medidas de almacenamiento en dispositivos

A la hora de comprar un dispositivo de almacenamiento o una memoria RAM, deberemos fijarnos en la cantidad numérica y el tipo de unidad.

Por ejemplo, un disco duro o unidad SSD de 1 TB tiene mayor capacidad que otra de 256 GB, ya que el TB es de un orden superior al GB. En este caso concreto, en la unidad de 1 TB tendríamos 1024 GB.

Debido a las necesidades de los sistemas operativos, nunca disponemos de todo el espacio de almacenamiento del disco, ya que una parte de este se reserva para la organización del sistema de ficheros, para alojar los índices que apuntan a los ficheros almacenados.

El futuro

La computación cuántica rompe con este rígido esquema de numeraciones, ya que cada posición cuántica puede representar dos estados simultáneamente. Las nuevas unidades estarán basadas en los cúbits, aunque para trabajar con ellas, al común de los mortales aún nos falta mucho tiempo.

El cúbit es un concepto muy abstracto, que puede ser definido com un vector de módulo igual a uno, es decir, que puede estar en estado 0, 1 o un estado intermedio indeterminado.

Por su parte, dudamos que Apple cambie su política con respecto a restringir su capacidad de almacenamiento en iPhone, que llega hasta 512 GB, aún a pesar de que un Galaxy puede alcanzar hasta tres veces el soporte observado en un iPhone gracias al sentido común en el uso de tarjetas externas y en la honestidad con sus clientes claro.