Meseta Significado, Formación, Tipos y Ejemplos

  • Por Nelly Guzmán (Prof. en Geografía e Historia)
  • Sep, 2020
  • ¿Qué se entiende por meseta?

    Es una estructura natural erguida abruptamente, cuya superficie superior está constituida sustancialmente de forma llana, ilustrándose ambas particularidades en las propias raíces etimológicas, procediendo del latín mensa, en referencia a una mesa, en conjugación con el sufijo -eta, como propiedad diminutiva. Son tan comunes que abarcan alrededor del 33% del espacio terrestre, y pueden ser parte tanto del relieve continental como del oceánico. Cabe destacar, que uno de los aspectos que las diferencia de las montañas es precisamente su cima plana, la cual puede ser pequeña, o muy extensa como la del Altiplano Andino, dependiendo de las condiciones. Precisamente, entre las mesetas más famosas se encuentran: La Meseta del Tíbet, la Piamonte (USA), Rocco (Australia) y Payunia (Argentina), exponiendo una variedad diseminada por todos los continentes, sobre las particulares condiciones del relieve terrestre.

    Formación de las mesetas

    Las mesetas pueden originarse por los movimientos tectónicos, debido a las fuerzas endógenas que hacen que los estratos se eleven de forma horizontal, lo cual se debe a que las placas en este caso no chocan, solo empujan el material magmático hacia arriba. También están las mesetas que se originan por erosión, esto se configura cuando la acción del viento y la lluvia arrastra las porciones más propensas a erosionarse, en un proceso que puede demorar años o hasta siglos, donde la resultante será una elevación que fue la tierra más resistente a la erosión.

    Por otra parte, hay mesetas que tienen una formación volcánica. Esto ocurre cuando un volcán se extingue, de modo que en su chimenea se forma un tapón de lava. Progresivamente, sus lados, así como la parte superior, pueden sufrir erosiones.

    Es preciso mencionar que el calentamiento de la astenósfera juega un papel importante en esto, pues este proceso va a originar que la corteza se caliente, como si fuese una cera, y se levante. Hay mesetas, como las del Tíbet, que se formaron por el acortamiento de la corteza, esto ocurre cuando un bloque de corteza empuja otra, o hay plegamiento.

    Tipos de mesetas

    – Diástricas, las cuales presentan gran elevación y se generan por la transformación negativa que ocurre en la corteza terrestre, como sucedio en algunas situadas en Etiopia

    – Las mesetas de frontera, que se forman casi que de la misma manera que las montañas, y pueden apreciarse como una franja de tierra, ya sea entre cadenas de montañas o en llanuras. Como ejemplo de ellas destacan las mesetas de Colorado.

    – Las mesetas intermontaña entran en la categoría de las más altas, y quizás, de las más famosas, y se caracterizan por tener montañas a su alrededor. Aquí se destacan las Mesetas del Tíbet y el Altiplano Andino.

    – Las mesetas abovedadas, que se originan debido a la acción de las fallas, como en el caso de las Mesetas de Ozark.

    – Las mesetas erosiónales, las cuales se presentan en zonas áridas. En este caso la erosión viene dado por los arroyos que cortan algunas secciones de las tierras altas.

    – Por último, están las mesetas oceánicas, las cuales se encuentran en el fondo del mar, y que usualmente se forman por la actividad volcánica, en donde el magma brota y va al fondo del océano.

    Ejemplos del potencial

    Debido a los extensos años y siglos de formación que han sufrido las mesetas, esto ha permitido que se produzca todo un vasto proceso de mineralización. De allí pues, que uno de los elementos de importancia es su riqueza mineral, puesto que en su estructura guarda una importante reserva de minerales. Así lo demuestran los tepuyes de Venezuela, que forman el macizo Guayanés y que son parte de la mayor reserva mineral del país, con su variedad: oro, diamante, hierro y otras materias.

    Del mismo modo, las mesetas constituyen un lugar ideal para la práctica de actividades agrícolas y pecuarias, tanto por la presencia de pastizales para el alimento del ganado, como de suelos fértiles. Además de esto, muchas mesetas constituyen grandes caídas de agua, como en el caso del Salto Ángel en Venezuela, con una altura de 979 metros, que se ha convertido en una de las más emblemáticas del mundo.

    Paralelo a esto, se desprende el hecho de que las mesetas constituyen un ideal asidero para el turismo. Y aquí no solo se puede hablar de los tepuyes, también está la meseta del Tíbet, que es conocida como el techo del mundo por su altura de 4500 metros, y resulta atractiva en virtud de su altura y belleza natural; también por aspectos religiosos relacionados con el budismo, a donde cada año acuden miles de fieles, con el fin de conocer de primera mano las prácticas de esta religión ampliamente diseminada en el mundo.

    ¿Cuáles son las mesetas más valiosas del mundo?

    Uno de los que destaca es el Altiplano Andino ubicado en la Cordillera de los Andes con más de 3000 metros de altura. La meseta de Colorado que se encuentra al suroeste de Estados Unidos. El Gran Pajonal, que se ubica en Perú con una altura de unos 3000 metros. La meseta Suiza, que abarca aproximadamente el 30% del territorio de ese país. La meseta Central de España, que se encuentra en gran parte de su territorio, cuya altura oscila los 600-700 metros.

    Como se dijo en el apartado anterior, las mesetas del Tíbet y los Tepuyes, son quizás de las mayores referencias en lo que concierne a este tipo de relieve, básicamente por su valor geológico e histórico.

    Además de esto, hay mesetas oceánicas, entre las que se encuentran: la meseta Campbell, meseta Exmouth, mesetas Hikurangi y Manihiki (se encuentran en el Pacífico), las mesetas Mascarela y Naturaliste (ubicadas en el Océano Índico) y la meseta del Caribe Colombiano.