Significado de Mucus

¿Qué es el mucus?

El mucus o moco es una secreción producida por las células de revestimiento de las membranas mucosas, algunos órganos o sus conductos. Es una sustancia espesa que tiene un importante papel protector.

En condiciones normales se producen entre 1 y 2 litros de moco al día, la mayoría corresponde a saliva. Cuando ocurre alguna enfermedad que ocasione inflamación de las mucosas estas cantidades se incrementan, haciendo que se tenga conciencia de esta secreción.

Elementos del sistema de defensas

El moco contiene grandes cantidades de proteínas, agua, minerales e incluso células del sistema inmune, principalmente glóbulos blancos.

Entre las proteínas se encuentra la inmunoglobulina A. Se trata de un tipo específico de anticuerpo que protege las mucosas contra los microorganismos que ingresan al cuerpo por vía inhalatoria o con los alimentos.

Funciones del mucus

La función de esta sustancia es principalmente de tipo protectora.

A nivel de las vías respiratorias superiores, mantiene la humedad de todo el tracto respiratorio al tiempo que contribuye a atrapar partículas que ingresan al mismo con la respiración.

En el tracto digestivo mantiene las mucosas húmedas, evitando que se resequen. El moco ayuda a que los alimentos pasen con facilidad a través del tubo digestivo. En el caso de la pared del estómago, el moco que la reviste es rico en bicarbonato, sustancia que ayuda a neutralizar la acidez del contenido estomacal.

El tracto genitourinario también es lubricado por el mucus, en el caso de las mujeres su producción se incrementa con la excitación sexual, esto con la finalidad de facilitar el coito. Las mujeres postmenopáusicas tienen una menor producción de moco, lo que ocasiona resequedad vaginal y de la uretra, esto facilita el desarrollo de pequeñas fisuras que permiten el ingreso de bacterias favoreciendo el desarrollo de infecciones urinarias.

El color del mucus es un indicador problemas de salud

El moco puede varias de color, esto es una señal importante que permite identificar diversas afecciones.

Transparente. Este es el color del moco en condiciones normales. En las infecciones virales y las reacciones alérgicas el moco aumenta de cantidad pero mantiene su aspecto cristalino.

Blanquecino. El moco blanco indica que se encuentran presentes grandes cantidades de glóbulos blancos, un tipo de células de la sangre que cumplen una importante función de defensas para el organismo. Esto es común cuando hay infecciones en sus fases iniciales.

Amarillo o verde. Esta coloración es debida a la liberación de proteínas por parte de los glóbulos blancos dirigidas a combatir a los virus o bacterias presentes en las mucosas. Este color es indicativo de una infección activa.

Rosado o rojizo. Este color indica la presencia de sangre. Esta puede provenir de pequeños vasos sanguíneos rotos por la infección o al despegarse secreciones espesas sobre ellos. Este color puede indicar también la presencia de algún tipo de lesión maligna, por lo que es indicativo de que es momento de consultar al médico.

Marrón o negro. Las personas fumadoras pueden expulsar secreciones con esta tonalidad, que se debe a la presencia de los tóxicos del tabaco acumulados en sus pulmones.

Medidas para reducir la cantidad de moco

Inhalacion de agua hervida como tradición de la abuela, siempre funciona

La excesiva producción de mucus puede controlarse mediante el uso de una irrigación con solución salina. Esto permite que los líquidos acumulados en las mucosas salgan al exterior por un principio físico llamado ósmosis, lo que fluidifica el moco facilitando su expulsión.

La solución salina puede sustituirse por agua con sal preparada en casa. Para ello debe tenerse el cuidado de hervir previamente el agua y dejarla enfriar manteniéndola en un envase tapado, esto con la finalidad de usar una solución estéril.