Definición de Unicelular

1. Unicelular es el término designado para caracterizar a los seres vivos compuestos por una sola célula capaz de realizar todas las funciones del organismo.

Etimología: Constituido por el prefijo latino uni-, en cuanto ‘único’, asociado a unus, que remite al número ‘uno’, y el adjetivo celular, de célula, registrado por el latín científico cellula, en función de la descripción microscópica que se asemeja a la de un panel de abejas, respecto del latín cellŭla, con raíz en cella, de ‘celda’ ‘casilla’, vinculado a las habitaciones en los conventos como también a los cuartos para prisioneros.

Cat. gramatical: Adjetivo.
En sílabas: u-ni-ce-lu-lar.

Unicelular

David Alercia
Licenciado en Biología

En la gran diversidad de la vida, existen organismos tan simples que sus cuerpos están formados por una sola célula: los seres vivos unicelulares. Aunque se adjetivan como simples, solo lo son desde el punto de vista estructural. Funcionalmente, esta única célula lleva a cabo todas las funciones vitales necesarias para la supervivencia y la reproducción del organismo.

UnicelularLos primeros seres vivos en la Tierra fueron unicelulares, y aún hoy, casi 3500 millones de años después, la mayoría de los seres vivos siguen siendo unicelulares. Existen varios grupos de unicelulares, y una primera gran diferencia que podemos hacer entre ellos tiene que ver con la estructura de sus células. Por un lado, los procariotas no tienen un núcleo definido, sino que su único cromosoma se encuentra libre en el citoplasma de la célula. Los eucariotas, en cambio, tienen un núcleo organizado, dentro de él se encuentran los cromosomas, que son las estructuras en las que se empaqueta el ADN.

Unicelulares procariotas

Los procariotas comprenden a las bacterias y a las arqueobacterias. Tradicionalmente, se agrupan como “bacterias” o como “reino monera” (una denominación que ha dejado de usarse).

Estos microorganismos son omnipresentes, y han colonizado prácticamente todos los rincones de la Tierra. A pesar de su aparente simplicidad, las bacterias y arqueas son cruciales para la salud del planeta, participando en ciclos biogeoquímicos y ocupando nichos ecológicos únicos.

Las bacterias carecen de un núcleo definido. Aunque estructuralmente simples, las bacterias son muy diversas en términos de tamaños y funciones.

La bacteria Escherichia coli (E. coli) habita en el intestino humano y desempeña funciones esenciales para la digestión, actúa, así como un endosimbionte, estableciendo una relación de mutualismo con los humanos. Pero si E. coli llega a los riñones, en donde no debe estar, puede causar una enfermedad grave llamada síndrome urémico hemolítico.

Algunas bacterias pueden realizar proezas bioquímicas, como digerir metales pesados o plástico.

Las arqueas, por otro lado, a menudo se encuentran en ambientes extremos como aguas termales o salmueras (aguas con una concentración muy alta de sal). En estos ambientes, otros seres vivos difícilmente puedan sobrevivir, pero las arqueas están adaptadas para poder crecer en estos charcos hostiles.

Unicelulares eucariotas

Las células eucariotas, además de un núcleo organizado, tienen un complejo sistema de membranas internas o sistema de endomembranas, entre las que se encuentran la membrana nuclear, el retículo endoplásmico, el aparato de Golgi y las vacuolas de las células vegetales.

En los eucariotas existen dos organelas “nuevas”: las mitocondrias, encargadas de la respiración celular, y los cloroplastos, encargados de la fotosíntesis.

Mitocondrias y cloroplastos no existen en los procariotas, pero sí existen organismos procariotas con la capacidad de hacer fotosíntesis y con clorofila, y organismos procariotas con la capacidad de realizar la respiración celular.

Las similitudes entre estAs organelas y los procariotas son muchas: sus membranas son distintas a las de la célula eucariota y son muy similares a las membranas de las bacterias y, lo más llamativo de todo, mitocondrias y cloroplastos tienen ADN propio, enrollado en un cromosoma circular, como el de las bacterias.

Por esto, se considera que la célula eucariota se originó cuando un procariota ingirió a otro con la capacidad de fotosintetizar. Este procariota no fue completamente digerido, y permaneció dentro de la célula que originalmente se lo comió como cloroplasto. Así, se estableció un mutualismo obligado o simbiosis muy particular entre los dos procariotas: una endosimbiosis, en la que uno de los organismos simbiontes vive dentro del otro.

La teoría de la endosimbiosis explica el origen de los cloroplastos y de las mitocondrias.

Los eucariotas unicelulares incluyen organismos muy variados, pertenecientes a varios reinos: la mayoría de los unicelulares eucariotas se agrupan en el reino protista. Los protistas no fotosintéticos, aquellos que solo tienen mitocondrias, son conocidos como protozoos e incluyen amebas, ciliados y flagelados entre otros.

Un grupo de protozoos, el grupo de los coanoflagelados son los ancestros de todos los animales.

Los protistas fotosintéticos son conocidos como algas y sus células son muy parecidas a las células vegetales. Algunas algas son gigantes y pueden llegar a medir decenas de metros, como los sargazos y los kelps; pero la mayoría son unicelulares. Dentro de las algas, un grupo en particular, las algas verdes son los antecesores de todas las plantas.

En el reino Fungi, el reino de los hongos, las levaduras son unicelulares.

Funciones vitales en los organismos unicelulares

En estos organismos, su única célula realiza todas las funciones vitales.

La membrana plasmática, presente en todas las células, regula el intercambio de sustancias con el entorno. Así, el organismo controla el flujo de materiales con su ambiente.

La alimentación de estos organismos está a cargo de procesos de endocitosis mediada por vacuolas. Las partículas a ser ingeridas son rodeadas por la célula y atrapadas en una vacuola digestiva.

Las células de los organismos unicelulares, independientemente de su clasificación, a menudo tienen estructuras adicionales como flagelos o cilios, que son estructuras como pelos o látigos que sirven como remos, y le permiten a la célula moverse.

La reproducción asexual es común en organismos unicelulares y puede ocurrir por fisión binaria, en la que la célula se divide en dos células hijas iguales. En la gemación otro organismo comienza a crecer como un brote sobre el cuerpo del organismo progenitor hasta que se separa de él como un organismo libre.

Otra forma de reproducción asexual es la esporulación, en la que las células adquieren una forma de resistencia llamada espora.

Una espora es como una cápsula a prueba de todo, puede resistir la sequía y el calor y cuando las condiciones vuelven a ser favorables, la célula sale de su espora para continuar su vida. En ocasiones, ocurre una o varias fisiones y luego, las células resultantes se transforman en esporas.

Todas las divisiones celulares implicadas en la reproducción asexual son mitosis. La reproducción sexual se encuentra en algunos protistas, pero casi nunca es el medio de reproducción preferido, como lo es en las plantas, los animales y los hongos, sino que el organismo utiliza una u otra forma de reproducción según le convenga.

 
 
 
 
Por: David Alercia. Licenciado en Biología por la Universidad Nacional de Córdoba, especializado en gestión ambiental, y trabaja en turismo científico.

Art. actualizado: Feb. 2024; sobre el original de enero, 2014.
Datos para citar en modelo APA: Alercia, D. (Feb. 2024). Definición de Unicelular. Significado.com. Desde https://significado.com/unicelular/
 

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z