Verbo Pronominal, Reflexivo y Recíproco Significado, Diferencia y Ejemplos

¿Qué es y diferencia el verbo pronominal, reflexivo y recíproco?

Es una categoría de construcción verbal determinada por un pronombre específico, sobre lo cual se desprenden los reflexivos (son todos aquellos que la acción del sujeto recae sobre sí mismo, como por ejemplo, «me levanto a las ocho todos los días»), recíprocos (describen una acción que se realiza por dos o más sujetos de manera simultánea y tales verbos se conjugan siempre en plural, por ejemplo «Juan y Luisa se entendían perfectamente» o «mi compañero y yo nos saludamos») y pronominales propiamente dichos (constituido por palabras unidas a un pronombre, como por ejemplo «engañarse», «amarse» o «enojarse», observando que es imposible señalar un actor externo al sujeto porque está integrado al mismo).

Básicamente, la diferencia entre las tres modalidades responde a la necesidad linguística por alcanzar las formas posibles de señalar a los actores protagonistas en una sentencia.

Características del verbo reflexivo

La acción es realizada por el sujeto sobre sí mismo. En otras palabras, el sujeto es el que hace y recibe la acción expresada en el verbo. Si el sujeto realiza la acción sobre otra persona, el verbo no es reflexivo y, por lo tanto, no lleva un pronombre (por ejemplo, «levanta a la amiga»).

Como los pronombres reflexivos hacen referencia al sujeto que realiza la acción, existe un pronombre reflexivo para cada persona verbal (yo se corresponde con me, tú con te, él/ella/usted con se, nosotros con nos, vosotros con os y ellos con se). Como se puede apreciar, el pronombre reflexivo en tercera persona es el mismo en singular que en plural (se peina y se peinan).

Ubicación de los pronombres reflexivos

Pueden colocarse de dos formas distintas: delante del verbo o detrás. En el primer caso el pronombre se separa de la forma verbal en todos los tiempos verbales del modo indicativo y del subjuntivo (me peino, se ducha, te lavas, se bañan…).

En el segundo caso, el pronombre reflexivo va detrás del verbo formando una sola palabra cuando se usa el modo imperativo (siéntate, dúchese, lávame…), cuando se junta con el infinitivo (tengo que vestirme) o con el gerundio (está peinándose).