Adiestramiento Significado, Ser Humano, Animales Domésticos y Salvajes, y Fines

  • Por Angela Estevez (Licenciada en Psicología)
  • Mar, 2020
  • ¿Qué implica el adiestramiento en la persona como en el animal?

    Es moldear el comportamiento animal o el pensamiento del individuo a partir de una instrucción sistemática para que reaccione y actúe de una manera puntual. Mientras en los animales se aprecian mecanismos forzados, en el ser humano se recurre a técnicas de adoctrinamiento, manipulación y engaño para que no pueda percibir la influencia externa en sus decisiones.

    Adiestramiento del ser humano

    Adiestrar supone que alguien manda y otro obedece, sin mediar reflexión o juicio crítico. Es una total asimetría de poder, sin entendimiento, explicaciones, debates, pese a que se haga de modo afectuoso y no violento.

    Por medio de asociaciones entre estímulo y respuesta se configuran esquemas de acción prácticos, que luego se consolidan por repetición u entrenamiento.

    Esto es lo que puede observarse en el experimento de Pávlov, en el marco de los inicios de la psicología conductista, quien hace salivar a un perro cada vez que suena una campana. Cada vez que le muestra la comida al perro, hace sonar la campana y el perro saliva, creándose una asociación entre el sonido y la comida. Finalmente, luego de muchas veces de dicho procedimiento, sólo con el ruido de la campana el perro saliva.

    En el caso de los humanos se habla de educar, enseñar, capacitar o entrenar, en relación a diferentes niveles y campos, lo que supone la interacción consciente y consensuada de dos seres autónomos y dotados de razón. Aquí hay aprendizaje significativo, libertad de expresión y pensamiento abstracto.

    Adiestramiento de animales: domésticos y salvajes, amateur y profesional

    Se lo utiliza principalmente en relación a las mascotas domésticas, como perros y gatos, aunque también a los animales salvajes. En este último caso, muchas personas se posicionan en contra, por alejar a estos seres vivos de su naturaleza instintiva y utilizarlos, por ejemplo, para el entretenimiento.

    A veces, un adiestramiento sencillo puede efectuarlo o concretarlo cualquier persona amateur, mientras que en otras ocasiones se vuelve indispensable la guía de un profesional formado en dicho campo. Esto queda sujeto a los objetivos puntuales, a las cualidades del animal y a la habilidad de su dueño.

    Fines del adiestramiento canino y felino

    En el caso de los perros se los suele adiestrar con variadas finalidades: para enseñarles trucos, modificar conductas potencialmente peligrosas y/o molestas, trabajar los niveles de ansiedad, lograr una mejor sociabilización (con otros perros o gatos, con niños, adultos o personas mayores).

    Además, se los adiestra para trabajar dentro de instituciones como la policía, para perseguir criminales o detectar drogas ilícitas, para servir de asistencia en rehabilitación o acompañar a personas con alguna discapacidad.

    Por ejemplo: “Felipe, de nueve años, adiestró a su perrito para que aprenda a dar la pata”, “Osvaldo, adulto no vidente, sale a pasear por la ciudad con su perro lazarillo, que lo asiste para cruzar la calle sin ponerse en peligro”.

    Los gatos tienen menos respuesta al adiestramiento, no obstante, un profesional instruido en el comportamiento felino puede tratar problemas de comportamiento como orinar en lugares inadecuados, facilitar la adaptación con otras mascotas (gatos o perros), disminuir la agresividad, etcétera. Las técnicas con los felinos domésticos suelen ser más complejas y menos conocidas popularmente.

    Herramientas para adiestrar un perro

    Para acercarse a un objetivo por medio del adiestramiento canino, son fundamentales dos cuestiones: las recompensas y el refuerzo.

    Cada vez que el perro hace aquello que buscamos, ante un estímulo determinado que le proveemos, se le debe dar un premio (de modo instantáneo) y al repetir esta secuencia en el tiempo, en una segunda instancia no será necesario el premio, pues la conducta queda fijada y se reproduce por inercia.

    Por ejemplo, si deseo que mi perro se siente, le digo a modo de estímulo “sentado” y lo coloco en dicha posición, seguido lo cual le doy el premio.

    Es muy frecuente que los dueños adiestren a sus cachorros para que hagan sus necesidades afuera del hogar, por una cuestión de higiene. De esta manera, cuando el perro evacúa donde pretendemos podemos recompensarlo, mientras que cuando lo hace un lugar indeseado, le decimos simplemente “no” (sin ser agresivos) y lo llevamos hacia el sitio correcto, mostrándole.

    Las palabras de estímulo deben ser cortas y el mensaje claro, mientras que los refuerzos positivos pueden ser comida (apta y saludable para perros) y felicitaciones, con un tono de voz alegre y efusivo. Se necesita de paciencia y tiempo, hasta que los ejercicios se conviertan en hábitos.

    Los golpes no son una opción válida, ya que vulneran los derechos de los animales, les provocan miedo e inestabilidad emocional, así como pueden generar problemas de agresividad, a corto y largo plazo.

    Como espectáculo en la televisión

    Se destacan especialmente dos programas televisivos, cuya temática es el adiestramiento en casos difíciles, donde los dueños no pueden lidiar por sí solos con el comportamiento de sus mascotas.

    “El encantador de perros”, en manos del adiestrador mexicano Cesar Millán y “Mi gato endemoniado”, con la figura del entrenador estadounidense Jackson Galaxy. En el segundo caso, Jackson pone hincapié en que, para adiestrar felinos, en realidad de debe educar a sus dueños para transmitir los mensajes adecuados.