Significado de ADN

Estructura y elementos esenciales en el funcionamiento del ADN

¿Qué es el ADN?

Corresponde a las siglas de Ácido Desoxirribonucleico, la molécula más importante de los seres vivos y también la más larga que se conoce en la naturaleza. Junto con el Ácido Ribonucleico, conocido como ARN -que permite entre otras cosas la interpretación del ADN por parte de las células-, constituyen las moléculas portadoras de la información genética, conocidas como ácidos nucleicos.

Esta molécula fue descubierta por los científicos Francis Crick y James Watson, lo que les significó el Premio Nobel de Medicina en 1962.

Principios y Estructura: la información genética en una doble cadena

La molécula de ADN está formada por dos cadenas unidas entre sí por una serie de puentes, toda esta estructura se arrolla sobre sí misma, con lo que adquiere la forma de una escalera de caracol.

Las cadenas estas constituidas por la agrupación de bloques llamados nucleótidos, que son cuatro tipos distintos de moléculas más pequeñas: adenina, guanina, citosina y timina. Estos nucleótidos se enlazan entre sí mediante grupos fosfato y a su vez se unen a un tipo de azúcar, la desoxirribosa.

Cada pequeño segmento de tres nucleótidos se denomina triplete, los tripletes se agrupan formando códigos, que no son más que las instrucciones para elaborar cada uno de los aminoácidos en el orden que deben unirse para poder elaborar todas y cada una de las proteínas del organismo.

En una cadena de ADN existen varios códigos uno a continuación de otro, cada código es lo que se conoce como un gen, y toda la información contenida en los genes es lo que se conoce como código genético. Esta cadena se enrolla formando un pequeño bastón que se conoce como cromosoma. Y los cromosomas a su vez se encuentran en los núcleos de las células organizados en pares, uno proviene de la madre y el otro del padre.

En el caso de los seres humanos, cada célula contiene 23 pares de cromosomas de los cuales uno es el par sexual (XX en la mujer y XY en el hombre), en los que existe alrededor de 20.000 genes.

Mecanismo tridimensional del ADN

La molécula en forma de doble hélice es capaz de desenrollarse al momento que debe replicarse la información genética como ocurre durante la división de las células. Una vez concluido este proceso la molécula se enrolla sobre si misma formando un ADN superenrrollado con la finalidad de acortar su longitud, en este proceso intervienen las enzimas topoisomerasas.

Esta molécula superenrrollada a su vez se empaqueta con proteínas como las histonas, originando así los nucleosomas, que adoptan la forma de las cuentas en un collar de perlas. Finalmente este “collar” adopta una estructura empaquetada en el núcleo de las células en donde toman el aspecto de conglomerados llamados cromatina, que cuando la célula entra en el proceso de división celular forma los cromosomas.

Lectura del ADN para usar su información

Cuando la célula necesita replicarse, o cuando debe ser elaborada una proteína en específico, es necesario que el ADN sea desenrollado total o parcialmente para que posteriormente las dos cadenas se separen.

Una vez ocurrido esto, un grupo de enzimas elaboran una especie de molde que contiene esta información, esto es lo que se conoce como ARN mensajero. Una vez elaborada la cadena de ARN el ADN se vuelve a compactar y el ARN sale del núcleo de la célula hacia el citoplasma, en donde se une a los ribosomas que son las estructuras que obtienen la información del ARN para ordenas los aminoácidos y elaborar así las proteínas.

Cuando la célula va a dividirse la doble cadena se separa por completo y cada una de ellas se convierte en una plantilla donde se unen otros nucleótidos para formar así dos cadenas, una para cada nueva célula.