Significado de Allanamiento

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Abr, 2020
  • Es un proceder sensible que debe cumplir sus principios rectores, remarcando que existe una norma de inviolabilidad del espacio privado, que comprende al hogar como referencia básica, al respecto de lo cual la única manera de quebrantar dicha normativa es justificado ante la posibilidad de vínculación con un crimen, y de ese modo avanzar para dilucidarlo. Caso contrario, se lo configura como delito, dado por acceder a la residencia u otro sitio particular sin el debido permiso, lo cual le compete a la figura de un juez, validando o no la necesidad de la acción.

    Elementos del procedimiento

    Un allanamiento solo puede ser dictaminado por un juez. Únicamente puede ser llevado a cabo por organismos autorizados para ello. Asimismo, deben estar claras las razones por las cuales se lleva a cabo este procedimiento.

    • Es obligatoria que exista una orden judicial

    • Los funcionarios que realizan el procedimiento deben estar identificados

    • Todo allanamiento necesita de testigos

    • Al final del allanamiento se debe levantar un acta

    Diferencia entre allanamiento y orden de registro

    Desde un punto de vista práctico, se suelen confundir, ya que hace referencia a lo mismo. Pero desde el punto de vista judicial no son iguales. Al respecto, indicamos las diferencias a continuación:

    Orden de registro: es el escrito proveniente de un juez que permite a funcionarios policiales con interés en un lugar amparado por el derecho a la privacidad particular, que entren y lo revisen. Tal sitio suele comprender la residencia o un local comercial u oficina. Es decir, posibilita entrar a un espacio privado con la autorización de un juez gracias a una investigación en proceso.

    Allanamiento: es el procedimiento por el cual se ejecuta la orden de registro. En este caso, compprende un protocolo implícito en los principios rectores del allanamiento. En un sentido estricto, este término se refiere a solo la acción de entrar a un inmueble con la intención de revisar o buscar algo.

    En ciertos marcos legales las diferencias son mayores:

    Por ejemplo, una ‘orden de registro’ permite solamente registrar un domicilio. En cambio, una ‘orden de allanamiento’ permite sacar objetos del mismo, así como evitar que el dueño de dicho domicilio pueda seguir utilizándolo.

    En consecuencia:

    • Orden de registro, es una autorización judicial para que funcionarios policiales revisen un lugar privado.

    • Orden de Allanamiento, es una autorización para que funcionarios policiales revisen y extraigan cosas con finalidad investigativa de un lugar privado. Hasta pueden ir en busca de personas solicitadas por las autoridades.

    • Allanamiento, es el procedimiento que ejecuta la orden de un juez de revisar un lugar privado con ánimos investigativos.

    • Allanamiento de morada, es un delito que comprende el ingreso y/o permanencia de una persona ajena al domicilio y sin el permiso de su poseedor.

    Tipificación del allanamiento como delito: activo y pasivo

    Se identifica como delito cuando un individuo entra sin permiso a la morada de alguien más. Es necesario dejar en claro el concepto de morada, que se le comprende como un lugar de residencia. No obstante, este concepto se extiende a locales comerciales e incluso vehículos particulares.

    La manera en que se comete este delito suele tener dos variantes, explicadas a continuación:

    Modalidad activa: consiste en entrar a una morada sin el debido consentimiento del habitante de esa dicha morada.

    Modalidad pasiva: consisten en permanecer en una morada ajena en contra de la voluntad del morador.

    Igualmente, cometen este delito los funcionarios judiciales o policiales que entran a una morada sin una orden judicial.

    ¿Qué actores proceden y por qué se practica una orden de esta clase, y cuáles son sus límites?

    Solo pueden efectuarla funcionarios policiales y de seguridad autorizados. Únicamente la realizan si la orden es emitida por un juzgado facultado para ello. Entre las razones que motivan y validan una orden de allanamiento tenemos las siguientes:

    a) Cuando se sospecha que en la morada, domicilio o inmueble se está cometiendo o se ha cometido un delito.

    b) Cuando se persigue a una persona que ha cometido un delito y se presume se esconde en el domicilio en cuestión.

    c) Cuando hay indicios que en ese lugar hay objetos o pruebas relacionadas con un delito.

    Los límites de la orden de registro son claros, sólo se puede registrar el sitio donde se practica el allanamiento. En cambio, con la orden de allanamiento se pueden extraer objetos por ser evidencias en un proceso de investigación. Un allanamiento no es autorización para la destrucción y menoscabo de la propiedad.

    Circunstancias que permiten un ingreso inmediato

    a) Emergencias que implican peligro para quien reside en el espacio o para el entorno social.

    b) Cuando se advierte que un individuo extraño puede haber entrado al lugar en cuestión.

    c) A partir de percibir voces o señales de auxilio dentro del inmueble.

    d) Cuando en una persecución entra alguien que huye de las autoridades policiales.

    Guía práctica en caso de que su morada sea objeto de un allanamiento judicial

    Es de utilidad estar preparados en caso de una orden de allanamiento. No hay que olvidar que se trata de un procedimiento que amerita de un protocolo muy estricto. Por ende, una de las primeras cuestiones a tener en cuenta es que tal protocolo debe cumplirse a cabalidad.

    Cuando se expide una orden de allanamiento, el residente de la morada debe tener en cuenta varios aspectos. Son importantes, ya que de esa manera puede velar por sus derechos, y es así como se indican las siguientes recomendaciones a tener en cuenta:

    1. Estar acompañado de un abogado o persona en quien confíe antes del inicio del allanamiento, para así cumplir con su derecho a la asistencia legal en caso de cualquier procedimiento en su contra.

    2. Instar a los funcionarios policiales a exhibir y darle copia fiel de la orden de allanamiento. En la misma debe estar señalada claramente la dirección de su domicilio como el lugar objeto del procedimiento, la fecha y razones por las cuales se practica, la autoridad que lo autoriza y los funcionares que lo deben realizar.

    3. Tener en cuenta si es una orden de allanamiento o una orden de registro.

    4. Exigir la identificación de los funcionarios que llevan a cabo el procedimiento y corroborar que son los autorizados.

    5. Exigir la presencia de testigos en el lugar.

    6. Una vez terminado el procedimiento, exigir que se haga un levantamiento del acta, leer dicha acta y firmarla para su conformidad.

    7. Puede valerse de un medio audiovisual para grabar todo lo sucedido, tomando en cuenta el principio de libertad probatoria o libertad de la prueba.

    8. Guardar copia del registro audiovisual y del acta levantada.

    Con todo lo antes dicho, es posible estar preparado para el procedimiento de allanamiento o de registro, y mantenerse atento a que se cumpla el protocolo legal respectivo.