Significado de Ameba

¿Qué es la ameba?

Tiene dimensiones diminutas apreciable a través del microscopio como un microorganismo capaz de generar una división celular que posibilita su reproducción, advirtiendo que tiene un organismo unicelular, lo que implica que está constituido por una única célula, de modo que constituye un miembro del reino protista y se lo categoriza como protozoo. Su etimología remonta al latín científico amoeba, con referencia en el griego amoibḗ, interpretado como cambio.

Características: reproducción y alimentación

Su forma es altamente mudable y se moviliza a través de unos falsos pies, o seudópodos, la extensión de su citoplasma, los que también la asisten en la aprehensión de alimentos.​

Su alimentación es de tipo heterótrofa, come otras células, bacterias, animales y vegetales microscópicos. ​

Su reproducción es asexual, proceso conocido como mitosis y que consiste en la división celular, a través de una célula madre se generan dos células hijas que disponen de la misma cantidad de cromosomas y la misma información genética.​

Increíble descubrimiento

A mediados del siglo XVIII, el naturalista alemán A. J. Rosenhof, detectó por primera vez al microorganismo y lo denominó el pequeño Proteus por su ínfimo tamaño.​

Luego, para la misma época, el naturalista y biólogo sueco Carlos Linneo, la llamó caos, por esa forma desordenada y cambiante que le atribuyó.​

Y finalmente, en la segunda década del siglo XIX, Bory de Saint Vincent, le dio el nombre de Ameba.​

Responsable por el parásito Amebiasis

Existen varias especies de amebas, siendo la Entamoeba histolytica la más peligrosa porque produce la enfermedad de amebiasis que consiste de parásitos que se alojan y difunden por el intestino de los seres humanos y los animales, generando entre otras afecciones colitis, gastroenteritis, absceso hepático (masa rellena de pus en el hígado).​

Las infecciones que suele desatar no producen síntomas pero sí generan daños muy serios.​

De acuerdo a estadísticas que ofreció la Organización Mundial de la Salud su padecimiento es muy extendido en Asia tropical, África y América latina, y se la considera la tercera enfermedad parasitaria más importante del mundo. ​

Si bien los riesgos están presentes para todos, sin excepciones, las deficientes condiciones de salud y el hacinamiento acrecientan las chances de proliferación de los mencionados parásitos.​

India, México, y África están entre los lugares más vulnerables y donde se han desatado los casos más graves de esta enfermedad.​

Las maneras de reducir las chances de contagio es observando una rígida higiene en la manipulación de alimentos, lavarlos bien antes de comerlos, cocinarlos correctamente, lavarse las manos antes y después de comer y tras ir al baño, y lógicamente evitar estar en contacto con animales infectados por el parásito.