Significado de Basura Orgánica, Inorgánica y Electrónica

La separación de los productos consumidos resulta esencial para poder avanzar sobre el proceso de reciclaje

¿Qué es la basura orgánica, inorgánica y electrónica?

Son 3 clasificaciones de los desechos consumidos, órganico refiere especialmente a los alimentos, que exponen la mayor facilidad en la degradación natural, por su parte inorgánico son los productos hechos con materiales artificiales, tal es el caso del plástico y todas sus variantes, y la basura electrónica necesita una distinción particular dada la dificultad en su proceso de reciclaje, comprendiendo no sólo los celulares o dispositivos sino también, y especialmente, las baterías y pilas. Éste último segmento de reciclaje supone un desafío de implementación en numerosas ciudades, siendo algo normal y frustrante el hecho de que uno no sepa dónde depositarla para su posterior procesamiento.

Es esencial que se emprendan campañas de concientización en la población, y principalmente políticas de control y cambio en las industrias con respecto a los materiales que utilizan, siendo la verdadera raíz del vehículo cultural de consumo.

Basura Orgánica: Principios

Una parte significativa de los alimentos que consumimos a diario acaban en las basuras. Al contrario que otros residuos, los de tipo orgánico son fácilmente reciclables porque se desintegran en poco tiempo y porque no son contaminantes.

En la mayoría de países se emplean contenedores específicos para que los ciudadanos puedan depositar los diferentes residuos orgánicos: restos de comida, cáscaras de huevo, plantas y restos de jardinería, tapones de corcho, marisco, etc. Con respecto al reciclaje, estas sustancias se pueden transformar en abono para plantas en el ámbito doméstico.

Por otro lado, las empresas dedicadas a producir biocombustible utilizan este tipo de residuo para producir una energía alternativa.

Basura inorgánica: Amenaza del plástico

Si bien la basura inorgánica incluye todo tipo de materiales, el plástico es sin duda la gran amenaza para el medio ambiente. Se calcula que este polímero artificial no se descompone hasta pasados 400 años. Por otro lado, en la actualidad existen inmensas islas de plástico en los océanos, lo cual constituye un elemento de toxicidad para el medio marítimo (se estima que en 2050 podría haber más plásticos que peces

El reciclaje de una simple botella de plástico equivale a la energía que produce una bombilla durante 6 horas.

Basura electrónica: Chatarra potencialmente útil

Una parte significativa de los aparatos electrodomésticos y de los celulares no se reciclan y acaban en las basuras convencionales, en vertederos ilegales o bien en los propios hogares. Al contrario de lo que podría parecer, estos desechos tienen un valor económico, ya que en ellos hay metales que son reutilizables, como el cobre, el paladio, el hierro, el acero o la plata.

Si bien la basura electrónica tiene un valor económico potencial, menos del 20% de estos desechos son reutilizados. Dicho de otro modo, en los vertederos y en los cajones hay una riqueza totalmente desaprovechada.

La alta toxicidad de las pilas

Como otros avances tecnológicos, las pilas de los dispositivos electrónicos tienen dos caras opuestas: son una fuente de energía, pero son elementos muy contaminantes. Su toxicidad se produce porque están hechas de mercurio, plomo y cadmio, tres sustancias muy nocivas para la salud, para el medio ambiente y para el agua.

La única solución para frenar la toxicidad de las pilas es apostar por el reciclaje. En las plantas especializadas se eliminan los metales dañinos y se evita su efecto contaminante.