Significado de Carta

Cartero en su ruta de entrega

¿Qué es una carta?

Originado en el latín como charta, con raíz en el griego chártes, para referirse al papel en el que uno tiene la posibilidad de manifestarse. Es una herramienta de comunicación personal que marcó la historia, evolucionando a nuevas formas como el email o los mensajes instantáneas propios del Whatsapp. No obstante, a pesar de estar en desuso, nunca perdió la calidez de la escrita.

Principales elementos y características

En la carta en papel se emplea normalmente un lenguaje protocolario, especialmente aquellas que tienen un carácter comercial. Como pauta general, se usa una fórmula de cortesía para saludar al receptor.

En el cuerpo de la carta se ordenan las ideas de una manera clara y concisa buscando que la información sea completa.

Al final de la misma se usa una fórmula de despedida y en algunos casos se introduce una post data.

La firma del remitente y la fecha son los dos elementos que ponen punto y final a la comunicación escrita.

Importante recordar que en las cartas es importante el uso correcto de las reglas ortográficas y de los signos de puntuación. En el caso de las cartas manuscritas es muy conveniente usar una caligrafía legible.

El sobre que contiene la carta debe especificar la siguiente información: en el frente del sobre el nombre y la dirección del destinatario y en el reverso aparece el nombre y la dirección del remitente. Como es lógico, se envía con un sello postal y se introduce en un buzón de correo.

Estilo basado en el tipo de relación entre emisor y receptor

La relación epistolar viene determinada por el vínculo personal entre el emisor y el receptor.

Entre dos amigos o familiares cercanos se emplea un lenguaje directo y sin formalidades.

Si la carta o misiva es entre dos enamorados, se recurre a un estilo romántico y emotivo.

En el caso de una relación profesional, se deberá emplear un lenguaje formal, directo y preciso.

En síntesis, cada tipo de carta requiere de un lenguaje específico. Sería un error emplear un estilo cariñoso en una comunicación profesional o utilizar un lenguaje muy coloquial en una reclamación.

La carta como tal está en vías de extinción frente a la inmediatez tecnológica

Es muy probable que si un día encontramos en el buzón una carta manuscrita nos llevemos una gran sorpresa. Este tipo de comunicación escrita está en desuso y prácticamente no se utiliza en la vida corriente.

La carta tradicional en sus distintas modalidades ha pasado a la historia y las relaciones epistolares forman parte de tiempos pasados. En la actualidad disponemos de otras alternativas más directas y rápidas: el e-mail, el whatsapp, o el mensaje de texto. Con estos recursos a nuestra disposición ya no hay que preocuparse de las formalidades, las despedidas, el sello de correos o la buena ortografía.

Por otra parte, que el uso de abreviaturas y los emoticones han incorporado nuevas formas de expresión.

A pesar de las innegables ventajas de las nuevas tecnologías, las cartas personalizadas son un medio de comunicación más emotivo y expresivo (los emoticones son muy útiles para mensajes directos, pero con ellos todavía no es posible crear metáforas o paradojas).