Significado de ERP

Acompaña cada etapa del ecosistema de la empresa

¿Qué es ERP?

Sus siglas corresponden a Enterprise Resource Planning, lo cual orienta para entender que se trata de una solución integral a nivel administrativo y de optimización de la empresa, facilitando los registros y seguimientos de producción, respondiendo a la parte contable, y de logística, permitiendo consultar sobre una única base de datos a la cual se establecen grados específicos de acceso.

Antecedentes y objetivos del ERP

Los precedentes más antiguos de los ERP datan de la década de los 60 con los sistemas de control y administración del inventario, aunque eran algo más estáticos que los actuales ERP, con una simple misión: mantener los stocks de piezas al mínimo necesario para poder fabricar sin gastar demasiado y sin que sobre nada.

La primera mención a las siglas ERP y, por lo tanto, a la maduración de los programas de este tipo, se da a principios de la década de los 90 de la mano de la consultora Gartner, que trabaja principalmente con el sector tecnológico.

En ese momento, definía la evolución lógica de un planificador de recursos hacia un planificador de recursos de fabricación y, en aquella época, a una herramienta integrada de gestión para los recursos de producción y distribución de una empresa.

Inicialmente, y hasta la primera década del siglo XXI, el ERP era una herramienta diferenciada de otras como el CRM, pero la irrupción de Internet en el mundo corporativo, tanto a nivel de dirección, como de administración y producción, llevó a que estas distintas aplicaciones se fusionaran en algunos casos, y se acercaran interconectándose en otros.

Proceso de implementación

Si la implementación se realiza correctamente, se requiere previamente de un proceso de consultoría que revise los procesos llevados a cabo por la empresa para optimizarlos y adaptarlos a los estándares, por lo cual muchas veces se utiliza la implantación del ERP como excusa para pulir este aspecto y hacer que la organización sea más eficiente.

A partir de aquí, y una vez realizado el análisis y todos los cambios pertinentes, se entra en la fase de configuración del ERP, la cual consiste en hacer que el software base que conforma el ERP se adapte a la forma en la que está trabajando la empresa.

Para entendernos, vendría a ser como comprar un traje prêt-à-porter y, después, llevarlo a un sastre para que nos lo personalice y haga que se ajuste a nuestro cuerpo como un guante a una mano.

Una vez hecho esto, se entra en la fase de personalización, en la cual se abordan aquellas funcionalidades que requieren algo más que tocar los controles estándares que nos ofrece el ERP base para adaptarlo a las necesidades del cliente. Y esto se hace, por ejemplo, mediante programación.

En esta fase también entraría la conexión del ERP con soluciones externas a lo que es puramente este programa, otras soluciones para abordar aspectos concretos de la actividad de la empresa, y que podría ser cualquier sistema de cualquier área.

Entre dichas soluciones podríamos encontrar las de big data, por ejemplo, para sacar conclusiones a partir de grandes cantidades de datos fruto de la actividad diaria de la empresa.

También es posible que, en una fase final, se requiera de la migración de datos de otro sistema previamente existente, o de varios sistemas y su consolidación y validación en el nuevo ERP si es que la organización ya poseía previamente una de estas soluciones.

Funciones esenciales de plataformas ERP

Los ERPs permiten registrar y automatizar la gran mayoría de los procesos más comunes en las empresas: ventas, fabricación, compras, proyectos, o finanzas entre otros.

Son herramientas pensadas para empresas de cierto volumen, aunque sea pequeñas. Por ejemplo, un autónomo queda descartado, en principio, para utilizar un ERP, aunque lógicamente es libre de hacerlo y lo podrá adaptar a sus necesidades, pero es una herramienta más pensada para facilitar la comunicación entre departamentos, y el intercambio de información para optimizar todos los flujos de la empresa.

Ejemplos de soluciones en ERP

Actualmente, el software ERP se divide, a grosso modo, en soluciones hechas a medida, y soluciones estándares adaptadas a las necesidades de la empresa. También hay una división entre código abierto/software libre, y software propietario.

SAP AG es una empresa alemana, de las primeras del mundo en producción de software, especializada en las soluciones de gestión empresarial. Cuenta con varias soluciones de ERP dependiendo del volumen de las empresas cliente y, por ejemplo, SAP Business One está pensado para su uso por parte de empresas de tamaño pequeño y medio, mientras que SAP S/4HANA ha sido concebido para su uso en grandes empresas y corporaciones.

Microsoft cuenta también con su propio ERP, Dynamics, fruto de la adquisición de la compañía Navision (productora de dicho software) en 2002. Está dirigido a pequeñas y medianas empresas y/o a subsidiarias locales de grandes multinacionales.

Openbravo es el ERP de licencia libre más conocido que, además, cuenta con una serie de programas añadidos como un POS (point of sale, que gestiona los terminales del punto de venta) para complementarlo.