Significado de Escuela

El interior del aula es el corazón de la escuela, donde se vive el proceso de enseñanza

¿Qué es la escuela?

Es el ámbito por excelente donde se imparte la enseñanza básica y necesaria para forjar las posibilidades del individuo con respecto a su potencial e integración al ecosistema de la sociedad.

Posee referencia etimológica en el latín como schola, el cual se origina en el griego scholḗ, contemplando la idea de ocio en el marco de una apreciación del proceso de aprendizaje y del interés por nuevos saberes, y no como una obligación o un deber.

Es un espacio que tiene que estar garantizado por el estado, entendiendo a la educación como un derecho, idealmente presentando un nivel de calidad capaz de responder a la competitividad dada por las instituciones privadas a partir de una mirada de igualdad de oportunidades. Uno de los mayores problemas que enfrente la sociedad, es la diferencia entre ricos y pobres, y la escuela no es ajena, transformándose en una referencia de status social que llega a extremos para recordar una época en la que el saber estaba limitado a las elites.

Consulte también: Significado de Escuela Pública y Privada

La escuela restricta en la Antigua Roma

Exigencia era la de antes, literalmente

En la Antigua Roma la enseñanza no estaba enfocada al conjunto de la población infantil, ya que el acceso a la educación se orientaba exclusivamente a los hijos de la élite social y económica. El pedagogo (paedagogus) era el esclavo encargado de acompañar a los niños a la escuela (schola).

En el mundo romano el docente (ptropheus) enseñaba a leer y a escribir a los alumnos a partir de los 7 años. A los 12 años los escolares iniciaban una nueva etapa en el gymnasium, donde se impartían lecciones sobre mitología clásica, música y deporte.

Importancia de los padres en el proceso educacional

En la escuela los niños aprenden una serie de materias, así como un conjunto de pautas de convivencia. Sin embargo, lo que se aprende en el ámbito escolar no es suficiente para lograr una buena educación. Los padres tienen la máxima responsabilidad en la formación de sus hijos. En el contexto familiar es donde deben corregirse las actitudes inadecuadas o los comportamientos incorrectos.

Por otro lado, los padres tienen que conocer de primera mano el programa educativo y académico relacionado con la escuela de sus hijos. En pocas palabras, los padres no pueden mantenerse al margen de lo que sucede en la escuela.

Hacia la escuela del futuro

El primer día de clases o el retorno luego de un receso se manifiesta como fenómeno social y cultural

En la mayoría de centros educativos la idea fundamental del proceso de enseñanza y aprendizaje es la misma que hace 50 años (un profesor explica una lección a un grupo de alumnos usando un libro de texto y el apoyo de una pizarra).

Esta imagen tradicional está empezando a cambiar en los últimos años, ya que en las aulas se utilizan todo tipo de dispositivos para facilitar el aprendizaje de los alumnos.

En la actualidad los centros educativos se encuentran en un periodo de transición donde todavía existen las herramientas clásicas (pizarras, cuadernos, pupitres…) y, al mismo tiempo, se están incorporando nuevos elementos (pizarras digitales, zonas de experimentación, laboratorios tecnológicos…).

Al margen de los nuevos dispositivos, los expertos en pedagogía sostienen que en la escuela del futuro existirá un modelo de aprendizaje más colaborativo y creativo. Por otro lado, la clase magistral dejará de existir tal y como la conocemos y el docente se convertirá en un orientador que guía a sus alumnos en el proceso de aprendizaje.

Consulte también: Significado de las técnicas de autoevaluación, coevaluación y heteroevaluación

Formación para los adultos: integración y valoración

El concepto de escuela lo asociamos normalmente a los más pequeños. Sin embargo, no hay que olvidar que también existen las escuelas de adultos.

En estos centros suele haber una oferta formativa distinta a la que existe en los centros convencionales de enseñanza.

En las escuelas de adultos es posible aprender idiomas, mejorar los conocimientos de informática o realizar cursos específicos sobre todo tipo de materias. En algunas ocasiones estas escuelas dan una segunda oportunidad a quienes no acabaron sus estudios en la edad escolar.