Significado de Escuela Pública y Privada

El acceso a la educación separa las clases sociales a partir del poder adquisitivo

¿Qué es la escuela pública y la privada?

Es la gestión estatal versus empresarial, y una manifestación de las diferencias sociales. La educación es un derecho, por ende la escuela es el establecimiento destinado a impartir enseñanza a niños y jóvenes. Sin embargo, las instituciones privadas no están obligadas a educar a quienes no pueden afrontar la mensualidad, limitandose a pequeños gestos de inclusión social a partir de becas parciales o integrales. El problema radica en la precarización de la escuela pública, consecuencia en gran medida por las políticas de estado, y frente a ese panorama se aprecia un proceso de aprendizaje que no es capaz de ofrecer los mismos resultados con respecto a los obtenidos en el sector privado.

Por otra parte, dentro del sistema educativo de cumplimiento obligatorio, se cuentan: educación inicial, primaria y secundaria, mientras que la terciaria y universitaria no implican obligatoriedad.​

La principal diferencia entre ambas radica en que a la escuela pública la sostiene económicamente el estado, mientras que a la privada son los propios alumnos, a través de sus padres o tutores, quienes la solventan pagando una cuota mensual, y eventualmente una matrícula que se paga a comienzo de cada año escolar.​ La falta de recursos económicos no debería obstaculizar el derecho a la educación, o manifestar una diferencia con respecto a las posibilidades de estudio.

Asímismo, es fundamental hacer un paréntesis para las escuelas localizadas en zonas rurales o de bajos recursos, donde jamás se instalaría una entidad privada por el simple hecho de que ello no se encuadraría como un modelo rentable.

Definición de la escuela Pública: Responsabilidad por garantizar una educación de calidad

Escuela pública en una zona precaria al norte de Argentina

Las escuelas públicas pertenecen al sistema nacional de educación de cada nación y se sostienen desde lo económico con los impuestos que abona la ciudadanía.​

Hay una cartera ministerial de educación que es la que se encarga de implementar todas las políticas, proyectos, etc., que emanen del gobierno nacional, de cumplimentar las leyes vigentes en materia educativa y de administrar el presupuesto que se le destine al área, del cual saldrán los pagos a docentes, mantenimiento de edificios y materiales didácticos, entre otros.

La finalidad de este tipo de sistema es la democratización de la instrucción, es decir, que no existan desigualdades al respecto y que todos los habitantes del país, independientemente de sus recursos económicos, puedan acceder a la misma, y que quien no tiene dinero pueda tener las mismas posibilidades de desarrollo que una persona que lo tiene y puede para proveerse una formación privada.​

Definición de la escuela privada: Intereses que transforman la educación en negocio

Por su parte, la escuela privada es aquella que se materializa en instituciones de gestión y dirección privadas, o en su defecto como solía existir antaño, a través de una institutriz o maestro que dicta clases a un individuo en su casa, siendo la misma costeada absolutamente por este.​

La presentación de una escuela privada refleja el poder adquisitivo del alumnado

Mayormente, la educación privada se mantiene como ya mencionamos a través del abono mensual de las cuotas por parte de los alumnos, aunque, en algunos lugares del mundo existen algunas subvenciones estatales para las escuelas privadas.​

Cabe destacarse, que tradicionalmente las escuelas privadas tienen una fuerte raigambre religiosa, ya sea en el cristianismo o judaísmo, entretanto, la pública se caracteriza por su laicismo.​

Fuente de progreso y desarrollo

Los seres humanos prehistóricos y las civilizaciones que los continuaron no contaron como ocurre hoy con contenidos pedagógicos formales y ordenados, sin embargo, le supieron atribuir un valor fundamental a la formación como el que le damos hoy.​

En la Antigua Grecia comenzamos a apreciar ya una mayor formalidad con los filósofos que impartían clases y hasta fundaban academias que enseñaban sobre diversas materias.

Sería aproximadamente a mediados del siglo XVI que se fundarían las primeras universidades y escuelas públicas y gratuitas con formatos cercanos a los que conocemos en la actualidad.​

Aprender es un proceso que acompaña la vida de cada persona

Hoy resulta impensable e inviable una nación que no cuente con este tipo de establecimientos que le brindan conocimientos a las personas desde temprana edad para que puedan desenvolverse en el futuro desde todos los planos, personal, profesional…​

Como muchos próceres, patriotas, políticos y especialistas en la materia han sostenido y sostienen, la educación es fundamental para el progreso individual y social y por ello es una pata fundamental de cualquier nación, que debe ser promovida y atendida prioritariamente.​

Crisis de la educación pública

Ahora bien, no podemos soslayar que en algunas partes del mundo menos desarrolladas existen sustanciales diferencias en la calidad educativa según la escuela sea pública o privada; mientras estas últimas ofrecen mejores alternativas en todos los aspectos inherentes a la educación, las públicas se encuentran inmersas en constantes conflictos con los docentes por la falta de recursos económicos.

Muchos alumnos que proceden de realidades vulnerables no encuentran contención en este espacio a razón de la conflictividad que lo domina y entonces terminan abandonando la formación, hecho que atenta directamente contra su desarrollo futuro.