Significado de Hematología

¿Qué es la hematología

Es responsable del diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades de la sangre y de los órganos que producen las células sanguíneas. Esta área es una subespecialidad de la medicina interna o de la pediatría, siendo ejercida por los médicos hematólogos de adultos y los hematólogos pediátricos.

Observación de la sangre

Alteraciones de las células sanguíneas. Las disminuciones o elevaciones anormales de las células de la sangre son un tipo común de anomalías que son estudiadas por los médicos hematólogos. Estas variaciones son reflejo de enfermedades como las anemias, infecciones, afecciones de la médula ósea, carencias nutricionales, trastornos genéticos o incluso tumores como las leucemias.

Anomalías de la hemoglobina. La hemoglobina es una proteína contenida en el interior de los glóbulos rojos, imprescindible para que estos puedan trasportar oxígeno a los tejidos. La disminución en la producción de hemoglobina es una causa importante de anemia, puede deberse a la carencia de minerales como el hierro, vitaminas como la B12 o a la presencia de enfermedades genéticas como la anemia drepanocítica o las talasemias.

Afectación del proceso de coagulación. La coagulación de la sangre depende de una gran cantidad de proteínas llamadas factores de coagulación, cuando estas no se encuentran en cantidades adecuadas, o su función se encuentra alterada, ocasionan problemas que se traducen en hemorragias que pueden llegar a ser realmente graves como ocurre en el caso de la hemofilia.

Tumores. Las células de la sangre pueden verse afectadas por condiciones malignas. En el caso de la proliferación de los glóbulos blancos o leucocitos se habla de leucemia, cuando afecta a los linfocitos de trata de linfoma. También puede haber una falla en la producción de las células de la sangre cuando la medula ósea se ve invadida por las metástasis de tumores originados en otras estructuras.

Estudios especiales comprendidos en la hematología

Esta especialidad se centra en el estudio de la sangre por lo que estudios como la hematología son fundamentales. Estos se complementan con la obtención de un frotis de sangre, este se basa en colocar una gota de sangre en una lámina para ser vista al microscopio, lo que brinda mucha información sobre las células de la sangre, su forma y la presencia de alteraciones como formas inmaduras.

Otra estructura que debe ser investigada es la médula ósea, un tejido ubicado en el interior de huesos largos y la pelvis. Es común que se tome una muestra de medula ósea, mediante una punción a nivel del sacro o del esternón, para investigar si hay alteraciones en la normal arquitectura de este tejido y el estado de las células madres.

Los tratamientos de las diversas afecciones que abarca esta especialidad dependen del problema de base.

Los problemas carenciales se manejan con suplementos como el hierro, ácido fólico y vitamina B12, sin embargo algunas afecciones pueden ameritar un estímulo adicional de la médula ósea con hormonas como la eritropoyetina o agentes estimulantes de la proliferación de las células precursoras de las células de la sangre.

Las afecciones de la coagulación pueden requerir de hemoterapia o transfusiones de plasma o factores de la coagulación. Los trastornos malignos como los linfomas y las leucemias ameritan el uso de drogas más complejas como la quimioterapia.