Herbívoros, Carnívoros, Omnívoros y Detritívoros Significado, y Diferencia

  • Por Madelaine de la Rosa (Bióloga)
  • Oct, 2020
  • ¿Qué determina y distingue esta clasificación?

    En los niveles tróficos en la biocenosis, en el espectro de los consumidores se ubican animales, protistas, así como algunas bacterias y hongos, que utilizan los cuerpos de otros organismos, incluso de otros consumidores o desintegradores, como fuente de energía alimenticia y material constituyentes de su cuerpo. Los consumidores primarios, sustentados a base de vegetales, son herbívoros casi en forma exclusiva, como el ganado y los venados. Los consumidores secundarios incluyen a los “comedores de carne”, depredadores o carnívoros, que se alimentan de otros animales, como lo hacen los leones y tigres. Otros, consumen una gran variedad de organismos, ya sean plantas o animales, denominándose omnívoros, como los osos, cerdos y seres humanos. Por su parte, los detritívoros comprenden a aquellos que se nutren de materia orgánica en descomposición, tal como lo ilustran las moscas. Sin embargo, muchos animales no pueden colocarse en una sola categoría, pues son capaces de modificar sus preferencias alimenticias según sea necesario.

    Estructura de las comunidades

    Para el biólogo, el término comunidad es una asociación de organismos de diferentes especies que cohabitan con cierto grado de interdependencia. De tal forma, un hombre, sus piojos, su perro, las garrapatas de su perro, su gato y las pulgas de su gato, forman parte de una misma comunidad.

    Los organismos forman comunidades integradas de diferentes tamaños, que pocas veces se encuentran aisladas por completo, siendo capaces de interactuar entre sí, aunque no lo parezca a simple vista. Cada especie o individuo realiza una función específica (nicho) dentro de una comunidad, bien sea, producir alimentos en el caso de los autótrofos, consumir vegetales como los herbívoros, consumir carnes (de otros animales) como los carnívoros, consumir carnes y vegetales como los omnívoros.

    Las comunidades estables contienen representantes de cada grupo que interactúan entre sí, y están contenidas una dentro de otra, por ejemplo: un bosque es una comunidad, en el que hay un tronco en descomposición que contiene hongos, insectos, e incluso ratones que se relacionan, constituyendo otra comunidad.

    Productores de carbohidratos

    Las plantas, las algas y las cianobacterias (organismos fotosintetizadores) elaboran sustancias complejas, como carbohidratos, a partir de sustancias inorgánicas simples, para lo cual utilizan la luz del sol. Estos organismos almacenan los carbohidratos en partes de su cuerpo como tallos, hojas, flores y frutos que sirven de alimentos a otros seres vivos, los llamados consumidores.

    La luz del sol es la fuente de energía por excelencia que proporciona la fuerza necesaria para todos los procesos metabólicos de todos los organismos vivos.

    Parasitoides y detritófagos: Casos especiales de consumidores

    Entre los consumidores hay grandes variaciones, en especial entre depredadores y parásitos. Estos dependen de otros consumidores para su mantenimiento, por lo cual requieren adaptaciones muy complejas.

    El parasitismo es una de las adaptaciones especiales de estilo de vida más eficaces, es diferente de la depredación porque un parásito ataca a una víctima viva (llamada huésped), no la mata de forma inmediata, tal vez nunca. Algunos depredadores parecidos a los parásitos matan en forma gradual al huésped, a estos se les llama parasitoides y están muy propagados entre los insectos.

    Asimismo, están los carroñeros también llamados detritófagos, que son de gran importancia entre los hábitats acuáticos porque escarban en los fondos para consumir la materia orgánica. La lombriz de tierra, las larvas de mosca y las termitas tienen esta función desintegradora de cadáveres en la tierra.

    La función de los desintegradores

    Tienen el rol principal de liberar al suelo los minerales constituyentes de la materia orgánica para que los cuerpos de plantas y animales los reciclen. Un ejemplo de esto ocurre cuando los hongos metabolizadores de azúcar invaden a la madera muerta, éstos junto con las termitas y bacterias consumen la materia orgánica que encuentran en la madera. Seguidamente, estos hongos son ingeridos por milpiés, que al defecar liberan a la tierra los minerales que habían dentro del hongo.

    La función desintegradora es de extrema importancia. Éstos organismos son necesarios para la supervivencia de cualquier ecosistema, pues evitan la acumulación cadáveres (tanto de animales como vegetales) y de productos de desecho. Además, con esto contribuyen al reciclaje de elementos como el carbono, nitrógeno y fósforo presentes en los organismos, permitiendo que estos formen parte de otros organismos más, o simplemente vuelvan a la tierra para ser reutilizados.

    Así las cadenas tróficas contienen una representación equilibrada de todas las categorías ecológicas de organismos: productores, consumidores y desintegradores.

    ¿Las lombrices son fábricas de humus?

    Una lombriz de tierra come durante todo su recorrido por la tierra, digiriendo gran parte de la materia orgánica contenida en el suelo, masticando (en una especie de molleja) y reduciendo el tamaño de las partículas consumidas.

    Cuando la lombriz defeca, los minerales originalmente incorporados en materia orgánica, como el ADN, se excretan como compuestos inorgánicos (sustancias más simples) convertidos en fosfato y amoníaco, disponibles para su absorción por las plantas.

    La destrucción parcial de las paredes vegetales y otras estructuras en el humus o abono orgánico, lo hacen más susceptible al ataque de otros desintegradores. La lombriz también ventila el suelo y redistribuye sus minerales a través de sus extensos túneles.

    Los nichos ecológicos: todos los seres vivos tienen uno

    Cada organismo vivo tiene un nicho ecológico constituido por la totalidad de sus adaptaciones, su uso de recursos y estilo de vida a la cual está acoplado. El nicho ecológico comprende tanto el hábitat, como el estilo de vida del organismo, en otras palabras, la función que desempeña el organismo dentro de la comunidad.

    El nicho ecológico de un pulga de perro es el perro más la versión de vida especial de la pulga, adaptada a un estilo parasitario, incluyendo su historia y mucho más. Por lo tanto, un gorgojo que vive en los folículos pilosos del mismo perro, tiene un nicho ecológico distinto, a pesar de que ambos parásitos comparten el mismo huésped, que es el perro. Son muchos los factores que determinan el nicho ecológico de los organismos.