Significado de Hipótesis

Plantear una hipótesis no significa que ésta tenga que ser verdadera, tal es el caso de la teoría de la tierra plana

¿Qué es una hipótesis?

La hipótesis es una posibilidad que uno manifiesta con respecto a algo, sobre ciertos fundamentos, para luego colocarlo a evaluación y determinar su realidad. Así, idealmente está acompañado por un segundo paso para lograr una respuesta al pensamiento originado, tal como lo postula por ejemplo un trabajo de tesis, contemplando la tesis el objetivo de alcanzar una conclusión a un postulado sobre bases científicas, legales u de otra índole según el campo en el que se encuadra el objeto de estudio. A nivel etimológico, viene del griego hypothĕsis, a partir de lo cual es posible observar que hypo- indica «por debajo», y el vocablo thesis refiere a planteo u opinión.

Método hipotético deductivo

En el campo de la ciencia hay que someterla sí o sí al rigor del método científico a los efectos de comprobarla o de desecharla definitivamente porque no responde a las condiciones de validez o pertinencia.

Las pruebas, observaciones, y experimentos son los recursos a través de los cuales se puede corroborar o no la hipótesis.

La metodología a través de la cual funciona es el método hipotético deductivo que consiste en disponer de una explicación general de la manera en la que los hechos suceden y a partir de ellos deducir los efectos.

Si los resultados no ocurren estaremos ante una hipótesis incorrecta, sin embargo, eso no implica que sea cierta.

Vale decir que el método científico no verifica a la hipótesis sino que la compara y al confrontar constantemente contribuye en el enriquecimiento del modelo para que sea lo más característico que se pueda.

Finalmente, con todos los resultados en mano, se analizan para establecer las conclusiones.

En las mencionadas investigaciones científicas se habla en términos de hipótesis de trabajo, que son formuladas de manera provisional para que guíen la investigación y tome forma, y en el final demostrarla o negarla.

Es la base del procedimiento investigativo, una parte esencial, pero siempre requiere de una constatación empírica.

Influencias de Bacon y Descartes

El intelectual inglés Francis Bacon (1561-1626) fue uno de los pioneros del nacimiento de la hipótesis.

Fundador del empirismo (teoría que asocia el conocimiento a la alianza entre sentidos y experiencia) y cultor del método científico en el cual la formulación, análisis, o modificación de hipótesis es fundamental para eliminar la preponderancia de la subjetividad.

Su contemporáneo y colega francés, el filósofo René Descartes (1596-1650), abordó su función y relevancia en sus obras más emblemáticas: Principios de Filosofía y Discurso del Método.

Hipótesis de uso cotidiano

Ahora bien, debemos desterrar la creencia que las hipótesis son patrimonio exclusivo de la ciencia o de la filosofía, porque si bien en estos ámbitos y en el plano académico ostentan un lugar de preponderancia, también son parte fundamental de nuestra vida corriente y las usamos para manifestar suposiciones sobre hechos cotidianos que nos atañen.

A modo de ejemplo, «supuse que si no le contaba a mamá que la tía se enfermó terminaría muy enojada conmigo y eso fue lo que terminó por ocurrir». En estas situaciones caseras solemos hablar en términos de corazonadas, presentimientos.

Principios de la Hipótesis

Se enmarca en la categoría de idea o de supuesto y no ofrece jamás certeza.

La hipótesis es una conjetura, una presunción, sin prueba alguna, que se tiene acerca de un evento y que puede ser correcta o incorrecta, posible o imposible, pero que para aceptarla es necesario investigar.

Nos guía en la resolución de una investigación científica, o en el derrotero de los procesos de pensamiento, tanto científico como filosófico, para finalmente emitir una tesis u opinión.

Es la antesala del conocimiento, ya que actúa como recurso altamente eficiente para buscar y construir a partir de ella respuestas a interrogantes que generan saberes.