Método Científico Significado, Etapas, y Preceptos

  • Por Rebeca Fernández (Licenciada en Física)
  • Nov, 2020
  • ¿Qué constituye el denominado método científico?

    Es una serie de pasos lógicos a seguir para explicar un determinado fenómeno en pos de confirmar y adquirir saberes con los cuales construir un modelo que explique el objeto de estudio y permita realizar predicciones sobre su comportamiento.

    A través de la historia, la humanidad se ha enfrentado a numerosas adversidades, logrando superar muchas de ellas siguiendo estrategias destinadas a asegurar su supervivencia y alcanzar la verdad. Muchas de estas estrategias, por no decir todas, fueron el fruto de experimentos por ensayo y error. Pero esta continua experimentación significó que al pasar el tiempo, muchas personas se percataran de que hacer las cosas de cierta manera ordenada podía conducirlas al éxito, o al menos, a una conclusión más o menos satisfactoria. De esta manera se marcó el inicio de los procedimientos y técnicas que se convertirían en el método científico que usamos hoy en día.

    Etapas que configuran el método científico

    Se aplica siempre que sea posible llevar a cabo experimentos con los cuales descartar las hipótesis inadecuadas. Es difícil pensar en la ciencia como tal sin asociarla con el método científico. En la actualidad, es una herramienta poderosa que se utiliza para solucionar problemas y explicar cosas, aunque es importante resaltar que no todos los investigadores llevan a cabo el ciclo completo del proceso, ya que depende de la rama y exigencias a la que se dediquen. En general, para su aplicación comprende:

    Paso 1: Formular la pregunta

    La observación cuidadosa de los fenómenos naturales sin duda lleva a formular una o varias interrogantes. Siempre cabe preguntarse el porqué de algo y para responder, es preciso conocer los antecedentes del fenómeno de interés. Esta investigación es sumamente necesaria para comprender el tema.

    Etapa 2: Establecer hipótesis

    Con base en conocimientos anteriores, es posible desarrollar una o varias hipótesis para explicar el origen del fenómeno bajo estudio.
    Una hipótesis es una “explicación incierta” o una conjetura no probada, que busca explicar algún fenómeno y fundamentada en el conocimiento obtenido gracias a experimentos y otras observaciones. Generalmente, los científicos desarrollan múltiples hipótesis para abordar sus preguntas y luego se dedican a probarlas sistemáticamente.

    Etapa 3: La experimentación y la recolección de datos

    Este paso consiste en realizar experimentos y observaciones que nos conduzcan a una conclusión y verificar (o no) la o las hipótesis con las que estamos trabajando. De esta forma la hipótesis se refina y perfecciona, para luego convertirse en una teoría.

    Los experimentos tienen numerosas variables, tanto dependientes como independientes. Cada experimento es muy particular y específico, pero en líneas generales los investigadores cambian o controlan la variable independiente y registran el efecto que tiene sobre la variable dependiente.

    En cuanto a los datos, estos se pueden recopilar a partir de observaciones cuantitativas o cualitativas.

    La información cualitativa se refiere a observaciones que se pueden hacer simplemente usando los sentidos, ya sea a través de la vista, el oído, el gusto, el olfato o el tacto. Por el contrario, las observaciones cuantitativas son aquellas en las que se utilizan medidas precisas de algún tipo para investigar las hipótesis.

    Etapa 4: Resultados y análisis de datos

    Lo siguiente es determinar qué significan los datos obtenidos de los experimentos y determinar las relaciones entre los datos. En el caso de un experimento muy sencillo, es posible que baste con los datos y ver cómo se correlacionan las variables. En otros casos, puede ser necesario llevar a cabo un análisis estadístico para hallar esta relación.

    En general no basta con llevar a cabo un solo experimento, sino que se requieren varios trabajos de experimentación para validar una hipótesis.

    Etapa 5: Conclusiones

    En esta etapa hay que decidir si se acepta o se rechaza la hipótesis. En esta última parte del método científico hay que proporcionar explicaciones de los resultados y las conclusiones obtenidas de forma lógica.

    En muchas ocasiones, este paso también requiere una nueva revisión de la literatura científica, para comparar los resultados de otras fuentes con otros experimentos y observaciones acerca de temas relacionados. Esto permite colocar el experimento en un contexto más general y profundizar en la importancia de resultados particulares.

    Etapa 6: Compartir los resultados

    Rara vez los científicos trabajan solos y compartir los resultados es una parte importante del desarrollo científico.

    Las teorías científicas se establecen gracias a los aportes de muchas personas, así lo afirmó el mismo Isaac Newton cuando dijo: “si he visto más lejos, es porque me subí a hombros de gigantes”. En ciencia se progresa estudiando el trabajo de otros y evitando cometer sus mismos errores.

    Origen y preceptos del método científico

    El desarrollo de las bases del proceso fue gradual, sin embargo, el establecimiento definitivo de los pasos descritos coincidió con cambios en la filosofía que sustentan el descubrimiento científico. De esta manera se logró transformar radicalmente la perspectiva de la sociedad sobre la naturaleza y sus fenómenos.

    Se le atribuye la creación del método científico al pensador inglés Sir Francis Bacon (1561-1626). En su obra Novum Organum, Bacon estableció la forma para resolver lógica y racionalmente las problemáticas de muchos campos científicos.

    Los principales preceptos empleado por todas las disciplinas científicas son:

    – La reproducibilidad implica que la investigación debe ser replicable, es decir, otros investigadores deben poder repetir el estudio y obtener resultados semejantes. Por eso, en un estudio científico, los investigadores se toman el tiempo no solo para describir sus resultados, sino también detallar los métodos que emplearon para lograrlos.

    – La falsabilidad es otro precepto importante, porque las buenas teorías o hipótesis también deben ser refutables, lo que significa que deben formularse de manera que se puedan rechazar. Dicho de otro modo, los científicos deben ser capaces de demostrar que una teoría o hipótesis es incorrecta.

    – Por último, la previsibilidad permite hacer pronósticos y predicciones sobre eventos futuros, y mientras más precisos sean, más fuerza cobra la teoría.

    Aunque el método científico ha sido revisado desde su concepción inicial, gran parte de su marco y su filosofía siguen en práctica hoy.

    En síntesis, puede concluirse que el método científico es un conjunto de pensamientos universalmente avalados por la larga experiencia de la humanidad, a partir de los cuales se construyen las leyes universales que conforman el conocimiento sobre la naturaleza y la realidad.