Importancia de la Economía Circular

Serena Cuoghi
Título de Profesora de Biología

El desarrollo del sistema económico mundial, impulsado por el crecimiento industrial de los últimos siglos, ha generado como resultado un fuerte impacto ambiental por la incesante explotación de los recursos naturales empleados como materias primas, y la continua acumulación de desechos sólidos producidos, bajo un esquema de funcionamiento económico lineal que ha condicionado al comportamiento humano hacia un consumo y descarte permanente.

En respuesta a esto surge la necesidad de formular nuevos planteamientos que permitan gestionar de manera más eficiente los recursos, tomando también conciencia sobre lo que representa para la supervivencia de la vida sobre la Tierra este accionar humano. Como potencial solución, los economistas británicos Pearce y Turner, motivados por su profunda preocupación sobre el impacto ecológico, exponen a finales de los años 80’s una propuesta más coherente como nuevo modelo económico, por medio del cual maximizar la utilización de los recursos ya existentes a la par de minimizar los residuos, al cual denominaron economía circular.

Un modelo para la sustentabilidad

La transformación del paradigma económico basado en el continuo explotar – fabricar – tirar, es un proceso al que aún le falta mucho tiempo por delante para ser asumido completamente en cada uno de los rubros y a escala mundial, no obstante, su viabilidad se ha podido demostrar en muchas regiones e industrias, por medio de prácticas circulares que han impulsado la creación de políticas y estrategias hacia su promoción e implementación, lo que a su vez ha estimulado el desarrollo de investigación y tecnología orientada a la solución de los problemas ambientales, el reprocesamiento de los materiales y la adecuación industrial y social para su adopción.

Las condiciones necesarias

Pese a la creciente disposición hacia la toma de acciones bajo el esquema de la economía circular, se requiere el cumplimiento de ciertas características para su implementación a gran escala: 1) cambios en los diseños de los productos bajo un enfoque que permita su reutilización, reparación y reciclaje, lo que implica diseñar productos duraderos y desmontables; 2) creación de infraestructuras destinadas a la recolección, clasificación y reciclaje de los diversos materiales; 3) desarrollo de programas educativos orientados a la toma de conciencia sobre los beneficios y prácticas de la economía circular, con lo que permitir el cambio del comportamiento de consumo y producción; 4) establecimiento de alianzas cooperativas entre gobiernos, empresas, organizaciones y comunidades para la creación e impulso de las acciones que la favorezcan; 5) establecimiento y promoción de políticas promotoras y reguladoras que fomenten la reutilización, el reciclaje y la adopción de las prácticas circulares; y 6) mayor investigación y desarrollo de tecnologías innovadoras que permitan la remanufacturación de los materiales.

Cambios para el cambio

El logro progresivo de la implementación de esta dinámica económica posibilita la resolución de una multiplicidad de problemas, generando las condiciones propicias para la conservación de los recursos naturales, al hacer factible la prolongación de la vida útil de los productos y la reutilización de los materiales, reduciendo la necesidad de extracción de nuevos recursos, como ocurre por ejemplo con la industria metalúrgica, a través de la recuperación y refundición de metales varios, principalmente, hierro, aluminio y cobre.

Otra solución que permitiría revertir el impacto que estimula al cambio climático es la reducción de residuos y, por ende, los niveles de contaminación asociados a éstos, aunada a la potencial disminución de la necesidad de fabricación de nuevos productos, aminorando la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero producto de la actividad manufacturera altamente industrializada.

En cuanto a los beneficios directos sobre los intereses más humanos, la economía circular fomenta la creación de nuevas oportunidades económicas, que pueden permitir la independencia laborar de las personas, valiéndose de la remanufacturación de los materiales para la generación de nuevos productos, como por ejemplo los creados a través del arte, la artesanía y las manualidades, además de estimular el desarrollo de las áreas técnicas por medio del ofrecimiento de los servicios especializados en la reparación de productos, con mayor énfasis en los tecnológicos, lo que permite incrementar la eficiencia en la gestión de recursos, gracias a la reducción en la dependencia de una fuente centralizada para la obtención del servicio o del repuesto necesario, influyendo también este aspecto en la reducción de costos de producción, aunado a los menores costos generados entre los beneficios propios del reciclaje inserto en algún momento de la cadena de producción.

Como mayor aliciente, la urgencia extrema en la cual nos encontramos sobre la ejecución de acciones a escala global que permitan la reversión de los daños ocasionados al ambiente, brinda también la posibilidad mediática de la mejora de la imagen corporativa de las empresas y proyectos que se centran en la adopción de prácticas circulares, elevando su reputación a medida que sumen un mayor compromiso con la sostenibilidad del planeta y la sustentabilidad de sus resultados.

 
 
 
 
Por: Serena Cuoghi. Profesora de Biología egresada de la UPEL. Docente especialista en Dificultades de Aprendizaje. Experta en PNL y Superaprendizaje. Desempeño en Ciencias Biológicas, e investigadora en Biodescodificación.

Trabajo publicado en: Ago., 2023.
Datos para citar en modelo APA: Cuoghi, S. (agosto, 2023). Importancia de la Economía Circular. Significado.com. Desde https://significado.com/im-economia-circular/
 

Referencias

Balboa, C. H., & Somonte, M. D. (2014). Economía circular como marco para el ecodiseño: el modelo ECO-3. Informador técnico, 78(1), 82-90.

González Ordaz, G. I., & Vargas-Hernández, J. G. (2017). La economía circular como factor de la responsabilidad social. Economía coyuntural, 2(3), 105-130.

Hériz, I. B. (2018). Economía circular: un nuevo modelo de producción y consumo sostenible. Editorial Tébar Flores.

Martínez, A. N., & Porcelli, A. M. (2018). Estudio sobre la economía circular como una alternativa sustentable frente al ocaso de la economía tradicional (primera parte). Lex: Revista de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Alas Peruanas, 16(22), 301-334.

Pearce, D. W., & Turner, P. K. (1995). Economía de los recursos naturales y del medioambiente. Celeste ediciones.

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z