Importancia del Esqueleto en Biología

Serena Cuoghi
Título de Profesora de Biología

El esqueleto en los animales vertebrados es un sistema complejo destinado a brindar estructura y soporte a todo el cuerpo, permitiendo mantener una postura anatómica, según la propia evolución de cada especie, y la realización de movimientos coordinados. La segunda función primordial, es proteger los órganos más vitales, condición que puede ser contemplada como característica común entre todas las especies observándose como el corazón, los pulmones, la médula espinal y el cerebro se encuentran bien resguardados entre la osamenta del animal.

Dentro de cada uno de los huesos del esqueleto se encuentra un tejido especializado muy particular, denominado médula ósea, la cual es responsable de la producción de células sanguíneas, por lo que esta firme estructura mayormente compuesta de células calcificadas cumple también funciones esencialmente vitales.

Otra función importante, es ayudar a regular el equilibrio de calcio en el cuerpo. El calcio es un mineral esencial para el desarrollo de diversas funciones metabólicas y el esqueleto actúa como un depósito de calcio, liberándolo cuando es necesario incrementar su disponibilidad metabólica y reabsorbiéndolo cuando, por el contrario, las células óseas lo requieren.

Firmeza por dentro y por fuera: exoesqueleto

Por otra parte, el conjunto de huesos, cartílagos y tendones de los vertebrados no es el único sistema que cumple con la mayoría de las funciones características de un esqueleto, encontrándose un tipo de estructura externa en los artrópodos, bajo el nombre de exoesqueleto, que permite a este grupo de animales invertebrados tener: 1) protección contra daños externos, como lesiones generadas por la interacción con el ambiente o los ataques de depredadores; 2) soporte y estructura del cuerpo, permitiéndole mantener su forma y realizar movimientos; 3) un mecanismo para la regulación térmica ya que, en algunos casos, el exoesqueleto puede ayudar a regular la temperatura del cuerpo, manteniéndolo fresco o cálido dependiendo de las necesidades del organismo; 4) permeabilidad para la entrada y salida de gases y líquidos por medio de la porosidad que tiene en ciertas áreas, lo que permite mantener la homeostasis del cuerpo; y 5) cambios de forma y tamaño, interviniendo a su vez en los procesos de metamorfosis que experimentan algunos artrópodos y por medio de la muda completa del exoesqueleto, el cual es remplazado por uno de mayores dimensiones que comienza a endurecerse al quedar expuesto tras la muda.

Humanos en movimiento

En un sentido más humano y anatómicamente funcional, el esqueleto es importante para el desarrollo de nuestras actividades físicas y el deporte. Los músculos, tendones y ligamentos se conectan a los huesos para formar un sistema completo de movimiento, permitiéndonos incluso llegar a los elevados niveles de sobre exigencia física de los deportes más extremos.

Cuando los huesos hablan

Pese a que el esqueleto es un sistema diseñado para soportar todo el peso de nuestro cuerpo y la mayoría de sus células poseen una gran dureza y resistencia, también es vulnerable a sufrir un gran número de enfermedades y afecciones, las cuales no sólo pueden afectar su funcionalidad, sino llegar incluso a poner en riesgo la propia vida.

Entre las dolencias más comunes que pueden afectar a las diversas partes del esqueleto se tienen: 1) Osteoporosis, enfermedad en la que los huesos se vuelven más débiles y frágiles aumentando el riesgo de fracturas y disminuyendo la capacidad regenerativa de los huesos; 2) Artritis, la cual consiste en un proceso inflamatorio que afecta las articulaciones, causando dolor, hinchazón y rigidez, llegando incluso a provocar deformaciones; 3) Escoliosis, Lordosis y Sifosis como mayores representantes de las posibles desviaciones de la anatomía de la columna; y 4) las infecciones también pueden alcanzar los huesos caso en el cual son denominadas como Osteomielitis.

Por otra parte, las lesiones deportivas también representan un elevado factor de riesgo que puede afectar el esqueleto, a través de fracturas, esguinces y desgarros musculares. Los deportes de contacto y los deportes extremos aumentan el riesgo de lesiones, haciéndose indispensable tratar adecuadamente las lesiones para prevenir complicaciones y facilitar la recuperación.

También existen múltiples alteraciones en la formación del esqueleto con origen genético o metabólico, como por ejemplo la osteogénesis imperfecta, la espina bífida, osteocondrodisplasias y el Síndrome de Marfan, entre muchas otras, de allí la necesidad de mantener adecuados controles durante el embarazo, por medio de la ecosonografía.

Referencias

Biblioteca Salvat (1973). La evolución de las especies. Barcelona, España. Salvat Editores.

Hickman, C. et all. (1998) Principios Integrales de Zoología. 11ma Ed. Madrid, España. McGraw-Hill Interamericana.

Mazza, B. (2019). Enfermedad degenerativa articular en el esqueleto apendicular de cazadores-recolectores del sur de la cuenca del Plata. Estudios atacameños, (63), 171-194.

Torres, L. J. S., Quiñones, B. O. B., Cervantes, A. C., Morales, E. V., & Hernández, M. S. (2013). Lesiones seudoneoplásicas en el esqueleto inmaduro. Artículo de revisión. Revista Mexicana de Ortopedia Pediátrica, 15(2), 68-78.

 
 
 
 
Por: Serena Cuoghi. Profesora de Biología egresada de la UPEL. Docente especialista en Dificultades de Aprendizaje. Experta en PNL y Superaprendizaje. Desempeño en Ciencias Biológicas, e investigadora en Biodescodificación.

Trabajo publicado en: Feb., 2023.
Datos para citar en modelo APA: Cuoghi, S. (febrero, 2023). Importancia del Esqueleto en Biología. Significado.com. Desde https://significado.com/im-esqueleto-biologia/
 

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z