Significado de Marxismo

Estatuas de Marx y Engels en Berlín

¿Qué es el marxismo?

Son las corrientes ideológicas basadas en los postulados políticos, sociales y económicos de los filósofos Marx y Engels, cuestionando los escalones en la pirámide de clases potenciado por el capitalismo, con respecto a los modelos productivos y distributivos.

Representantes del Marxismo y el contexto histórico

La visión dialéctica de la historia y la teoría del amo y el esclavo son dos elementos típicamente hegelianos que están presentes en la obra de Marx. Por otra parte, los planteamientos de Marx y Engels son herederos de las aportaciones de Feuerbach sobre el materialismo y la alienación.

Los socialistas utópicos como Owen, Saint Simon o Fourier fueron igualmente una fuente de inspiración, ya que en sus propuestas se contemplaba la emancipación del ser humano y la formación de una sociedad ideal.

Los economistas ingleses Adam Smith y David Ricardo analizaron los procesos del sistema de producción capitalista. Gracias a dicho análisis Marx y Engels comprendieron que el capitalismo debía ser superado por una doctrina socialista.

La situación de explotación de la clase trabajadora en pleno desarrollo de la Revolución industrial y el surgimiento del proletariado como nueva clase social constituyen las dos coordenadas históricas que determinaron los planteamientos del marxismo.

Principios del Marxismo

El modo de producción constituye el fundamento material de una sociedad y sobre dicho fundamento los individuos crean un conjunto de instituciones políticas y sociales. Esta idea general es la esencia del materialismo histórico.

En el marco general del materialismo histórico se pone de manifiesto la constante tensión entre clases sociales. En otras palabras, en la historia de la humanidad se ha dado siempre una lucha de clases entre opresores y oprimidos con distintas denominaciones (ricos y pobres, patricios y plebeyos, señores feudales y siervos o burgueses y proletarios).

El sistema de producción capitalista es el germen de la desigualdad y de la explotación. El capitalismo es una consecuencia del devenir histórico, pero no es el estadio definitivo. Siguiendo la dinámica dialéctica, el capitalismo tiene que ser superado por el socialismo y la clase obrera debe ser la herramienta que lidere el proceso revolucionario hacia el socialismo.

Historia del siglo XX y el marxismo

La mayoría de episodios relevantes que acontecieron durante el siglo XX tienen una relación directa o indirecta con la doctrina marxista. En primer lugar, la Revolución bolchevique de 1917 liderada por Lenin no podría entenderse sin la inspiración de la obra de Marx y Engels. Algo muy similar ocurrió con el triunfo de la Revolución Comunista en China en 1949. La guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética tenía como telón de fondo dos modelos enfrentados, capitalismo y socialismo. Los movimientos revolucionarios que se han desarrollado en América Latina tienen en su mayoría unas raíces marxistas.

El Mayo del 68 en Francia fue un movimiento revolucionario guiado por el maoísmo, una de las versiones del marxismo. Por último, la Caída del Muro de Berlín en 1989 no puede entenderse sin tener en cuenta esta doctrina.

Desde las filas del postmarxismo destaca la figura del italiano Antonio Gramsci, quien hizo hincapié en la cultura y en el papel de los intelectuales para transformar la realidad social. Por otro lado, la escuela de Frankfurt incorporó el psicoanálisis para explicar los mecanismos opresores del capitalismo.