Significado de Memoria RAM, ROM y Caché

¿Qué son la Memoria RAM, ROM y Caché?

La memoria RAM supone la referencia de performance de una PC o smartphone, entendiendo la capacidad de lectura y escritura sobre la que se apoyan los programas e incluso el sistema operativo, mientras que ROM implica un tipo de memoria dedicada para uso interno, haciendo posible que el sistema inicie. Por su parte, la Caché se ocupa de guardar informaciones en el disco rígido, por ejemplo relacionadas a páginas web que uno ha consultado, para luego re-utilizarlas sin necesidad de hacer nuevas llamadas, con el propósito de agilizar los tiempos de carga.

Historia y distinción de las 3 tecnologías

Memoria RAM

La primera de estas tres memorias en ser desarrollada fue la RAM. Su primera forma toma cuerpo a partir de una fecha tan temprana como 1947 en lo que se llama Tubo Williams, basado en la tecnología de los rayos catódicos.

Dicha tecnología, desarrollada en la Gran Bretaña, llegó a ser aplicada en la práctica, sustituyendo a los tubos de vacío, más caros y poco prácticos.

No obstante, dicha tecnología fue rápidamente superada por la tecnología magnética con la memoria de anillos de ferrita, la cual fue utilizada hasta mediados de la década de los setenta.

A partir de este punto, tomaría protagonismo la memoria DRAM (RAM Dinámica, por sus siglas en inglés), que se basa en condensadores que requieren de un circuito de refresco para mantener la información almacenada.

La memoria SDRAM (Synchronous Dynamic Random-Access Memory) requiere de un reloj externo, y fue el estándar en las microcomputadoras personales hasta finales de la década de los 90.

A partir de principios de los 2000 llega una nueva revolución con la memoria DDR (Double Data Rate), que no deja de ser una SDRAM pero que emplea técnicas para incrementar la velocidad de transferencia de datos.

Memoria ROM

La primera aplicación de la memoria ROM data de 1964, cuando IBM utilizó condensadores de sólo lectura y memoria TROS (Transformer Read Only Storage) en los mainframes System/360.

Pero con el advenimiento de la era de la electrónica de estado sólido basada en la tecnología de los semiconductores a mediados de los sesenta, no se tardó en implementar la memoria ROM en chips, y en la década de los 70, ya todas las computadoras (y posteriormente las microcomputadoras) incluían una ROM en forma de microchip.

Si bien hasta bien entrada la década de los noventa, las memorias ROM no fueron modificables, a partir de principios de dicha década las BIOS de las computadoras empiezan a admitir parámetros, modificaciones y actualizaciones.

Actualmente, las tecnologías de memorias ROM como las flash, permiten operar con un estado entre una unidad de almacenamiento convencional y una memoria RAM. Sus usos se han diversificado, y el almacenamiento interno de los smartphones, por ejemplo, está basado en ROMs.

Memoria Caché

La última en llegar a este trío de memorias es la caché, que no es más que una memoria predictiva que busca acelerar las consultas “acercando” datos de memoria RAM a la CPU, pués está integrada con este último componente.

Pese a que IBM utilizó algo parecido en el System/360 antes mencionado, con una memoria jerarquizada, para encontrar la primera memoria caché propiamente dicha tenemos que remontarnos al microprocesador Motorola 68010, que incluía una memoria aceleradora en la que cabían dos instrucciones.

En la arquitectura x86, el 80386 de Intel incluyó por primera vez en su serie una memoria caché.

Esta se ha ido ampliando con el tiempo, así como sofisticando, y actualmente los microprocesadores ofrecen más de un nivel de memoria caché, y incorporan algoritmos de previsión de ejecución de instrucciones para cargar en dichas memorias las instrucciones y datos necesarios para acelerar su ritmo de ejecución.

Ejemplos prácticos

Todo esto que he explicado está muy bien y es muy curioso, pero ¿cómo nos afecta a la hora de adquirir una computadora o un celular?

Memoria RAM

Tanto en la descripción de los dispositivos móviles como de escritorio, se acostumbra especificar la cantidad de memoria RAM disponible que, por lógica, cuanto más alta sea, mejor; ¿es mejor una computadora con 4 u 8 Gigabytes de memoria RAM? La respuesta es 8, obviamente, siendo que posibilita una mayor performance del equipo. Asimismo, uno puede observar los requerimientos mínimos y recomendados de los programas, e inluso juegos, que deseamos instalar y utilizar. En los tiempos actuales, una PC debería contemplar 6 GB de RAM como mínimo, pensando en su durabilidad, mientras que el mismo criterio se puede apreiar para un smartphone, considerando que el Samsung Galaxy S10 lleva consigo 8 GB de RAM.

Memoria ROM

En el caso de las memorias ROM, las encontramos en dos ámbitos: el almacenamiento en memorias flash y discos de tipo SSD, en el que seguimos con la regla de que “cuanto más, mejor”, y en la BIOS. Este último tema es poco importante por no decir nada o, explicado de otra forma, es importante, pero es lo que menos nos acabará interesando a los consumidores, tal vez con la excepción de que uno quiera una máquina para gaming o para hacer bricolaje informático, que entonces sí le va a interesar saber qué fabricante proporciona la BIOS.

Memoria Caché

En cuanto a la caché, es el dato más desconocido entre los consumidores, aunque no es un factor clave para tomar una decisión de compra, pues en el rendimiento de la CPU entran en juego otros factores y hay que tomar una decisión basada en el rendimiento en el área concreta a la que vamos a dedicar la máquina, o al rendimiento en general.