Definición de Meteoroide

Ángel Zamora Ramírez
Licenciado en Física

Los meteoroides son cuerpos menores del sistema solar. Se trata de fragmentos de asteroides, de cometas, de satélites o de planetas, que viajan por el espacio. Su tamaño es mayor al polvo cósmico y menor al de los asteroides. Cuando un meteoroide ingresa a la atmósfera de nuestro planeta se le deja de considerar como tal y se le asigna el nombre de “meteoro”. Aunque se suele pensar que el espacio exterior a nuestro planeta está vacío, la verdad es que se encuentra lleno de cosas. Una de las tantas que podemos encontrar ahí fuera son los meteoroides, pequeñas rocas errantes que viajan por el espacio.

Formación de los meteoroides y su lugar en el Sistema Solar

Los meteoroides son fragmentos de roca y metal que provienen de distintos lugares. Generalmente, son fragmentos de asteroides y cometas que se desprenden de estos y comienzan a viajar por el espacio. En algunas ocasiones los meteoroides también provienen de algunos satélites o planetas que han sido impactados por otros cuerpos celestes. Los fragmentos expulsados tras la colisión se convierten en meteoroides.

Casi todos los meteoroides están compuestos principalmente por roca. Algunos son ricos en metales como hierro y níquel, composición muy similar a la que se puede encontrar en los asteroides y en algunos planetas rocosos. Otros meteoritos tienen minerales en forma de cóndrulos, a este tipo de meteoroides se les llama “condritas”. Por otro lado, algunos meteoroides llamados “acondritas” carecen de cóndrulos y se componen principalmente de silicatos, hierro y níquel.

Como lo gran mayoría de los meteoroides provienen de asteroides, podemos decir entonces que muchos de los meteoroides también provienen del cinturón de asteroides. Algunos otros meteoroides, sobre todo los que se encuentran cerca de la Tierra, provienen de colisiones de otros cuerpos con la Luna y Marte. Los meteoroides que provienen de cometas, al igual que estos, pueden tener sus orígenes en el Cinturón de Kuiper o en lugares tan recónditos como la Nube de Oort.

Como muchos cuerpos masivos de nuestro sistema solar, algunos meteoroides tienen órbitas estables alrededor del Sol o de otros cuerpos celestes. Muchos meteoroides se encuentran en el Cinturón de Asteroide u orbitando en algunos sitios cercanos a este. Otros pueden tener órbitas más alargadas como las que presentan algunos cometas.

Existe todavía controversia sobre qué tamaño debe tener un cuerpo rocoso y metálico para ser considerado un meteoroide. Se suele aceptar que los meteoroides tienen un tamaño mayor a los 100 \mu m, que es un tamaño mayor al polvo cósmico. No obstante, el límite superior no está del todo claro. Generalmente se considera que los meteoroides tienen un tamaño menor a los 10 m, que es un tamaño menor a la mayoría de los asteroides que existen.

Atmósfera de la Tierra

Se calcula que en el Sistema Solar pueden existir varios miles de millones de meteoroides y tan sólo a la atmósfera terrestre entran algunos millones de ellos por día. Estos meteoroides pueden alcanzar velocidades tan altas como los 30 km/s. Cuando un meteoroide entra a la atmósfera, ioniza el aire y provoca trazos luminosos que pueden ser observados desde la superficie se les llama “meteoros”.

Quizá la mayoría sabemos que no es precisamente bueno que estos cuerpos que viajan a altas velocidades impacten en la superficie de nuestro planeta. No obstante, pese al gran número de meteoroides que entran a la atmósfera de la Tierra, el impacto de estos cuerpos contra la superficie es un fenómeno muy extraño y poco probable. Esta protección se la debemos a dos cosas. Primero a la atmósfera de nuestro planeta que actúa como una barrera que impide el fácil acceso de los cuerpos externos a la superficie de la Tierra. Día con día muchos meteoroides son desintegrados por la atmósfera sin que nosotros nos percatemos de ello. Y, en segundo lugar, le debemos de agradecer al planeta Júpiter. Júpiter es un gigante gaseoso y es el planeta más grande y masivo de nuestro sistema solar. La masa de Júpiter es dos veces mayor a la del resto de planeta juntos y junto con el Sol representa la mayoría de la masa de nuestro sistema solar.

Al ser tan masivo, Júpiter, con su gravedad desvía y atrae a muchos de los cuerpos menores del sistema solar, incluidos los meteoroides. Gran parte de los meteoroides que viajan en dirección a las inmediaciones de nuestro planeta son atraídos por Júpiter, incluidos meteoroides de un tamaño considerable que podrían impactar con la superficie de nuestro planeta y causar daños. Por lo tanto, Júpiter también actúa como una barrera protectora que evita que muchos meteoroides lleguen a las inmediaciones de nuestro planeta.

 
 
 
 
Por: Ángel Zamora Ramírez. Licenciado en Física egresado de la Universidad de Colima. Maestro en Ciencias en Ingeniería y Física Biomédicas egresado del CINVESTAV. Amante de la divulgación científica.

Trabajo publicado en: Mar., 2024.
Datos para citar en modelo APA: Zamora Ramírez, A. (marzo, 2024). Definición de Meteoroide. Significado.com. Desde https://significado.com/meteoroide/
 

Referencias

Bradley W. Carroll, Dale A. Ostlie. (2014). An Introduction to Modern Astrophysics. Edinburgh: Pearson.

Mitton J., Hughes D., Dinwiddie R., Johnson P. & Jackson T. (2017). El Libro de la Astronomía. DK: Gran Bretaña.

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z