Significado de pH

Nivel de pH estándar en elementos de fácil reconocimiento

¿Qué es el pH?

Es una discriminación del nivel de acidez o agentes alcalinos sobre una disolución, por ejemplo en la reacción del cloro en el agua donde interfieren protones e iones hidroxilo; las siglas corresponden a potencial de Hidrógeno como traducción del inglés pondus Hydrogenium.

pH en el cuerpo humano

El nivel de acidez de nuestra sangre se puede determinar a través de una escala de pH que va desde el nivel 0 al 14, siendo el nivel 7 el valor neutro. Hay un exceso de acidez cuando aparecen valores entre 7 y 7,35 pH. Cuando esto ocurre el organismo reacciona negativamente con algunos síntomas: fatiga y falta de energía, infecciones, sequedad en la piel, falta de minerales y disfunción renal.

Si el organismo es excesivamente alcalino también hay un desequilibrio que puede afectar a las funciones metabólicas o provocar una hiperventilación (la alcalilosis presenta unos valores comprendidos entre 7,45 y 7,8 pH).

En cualquier caso, para mantener un buen estado de salud es recomendable que el pH sea más alcalino que ácido (los procesos celulares son más eficientes en ambientes alcalinos).

Composición hacia el equilibrio del pH

Para tener un buen estado de salud el organismo debe mantener un equilibrio de pH adecuado, ya que por encima o por debajo de los valores correctos se produce una enfermedad porque las células no realizan sus funciones vitales de manera correcta.

El rango de pH en el cuerpo es saludable cuando oscila entre 7,35 y 7,45. En este sentido, desde un punto de vista médico es un error intentar alcalinizar el organismo siguiendo dietas con productos exclusivamente alcalinos.

Recordar que los procesos de homeostasis del organismo buscan siempre el equilibrio en todos los sentidos (la concentración de oxígeno, la temperatura, la cantidad de minerales o el pH).

Un aspecto importante en el equilibrio del pH es la correcta ingesta de minerales (los minerales son los micronutrientes que se ocupan del correcto funcionamiento de las reacciones bioquímicas).

La importancia de los alimentos para regular el pH

Toda comida o bebida que consumimos puede ser ácida, alcalina o bien encontrarse en un nivel intermedio entre ambas. Los mecanismos homeostáticos de nuestro cuerpo no permiten que el pH se desequilibre en exceso. Se produce un cierto desequilibrio cuando ingerimos alimentos demasiado ácidos o demasiado alcalinos.

Como pauta general, tenemos un consumo más elevado de productos acidificantes, como el café, la leche, la comida procesada, el alcohol, el azúcar o la proteína animal. Para lograr un pH saludable es conveniente ingerir productos alcalinizantes, como las frutas, las verduras y las hortalizas.

Observar, por otro lado, que una comida acidificante no implica que sea insana. En este sentido, la dieta sana debe incorporar alimentos ácidos y alcalinos de manera equilibrada.