Definición de Placer

Agustina Repetto
Licenciada en Psicología

El placer es una experiencia subjetiva y compleja que se asocia con un estado positivo de disfrute, satisfacción o goce. Puede ser generado por diversas fuentes, como la comida, el sexo, la música, el arte y otros estímulos sensoriales. También, puede ser resultado de actividades que involucran el logro de metas, la satisfacción de necesidades, y la realización de actividades gratificantes. Es así que puede manifestarse de diversas formas y a partir de diferentes estímulos.

¿Cómo funciona el cerebro para procesar y experimentar el placer?

A través de los avances en la neurociencia, se ha descubierto que el placer está estrechamente relacionado con el sistema de recompensa del cerebro.

Este sistema está compuesto por una red de estructuras cerebrales que trabajan juntas para procesar y evaluar la importancia y la gratificación de los estímulos que recibimos. Estas estructuras incluyen la amígdala, el hipocampo, el núcleo accumbens y la corteza prefrontal.

Cuando experimentamos placer, una oleada de neurotransmisores se liberan en el cerebro, incluyendo la dopamina, la serotonina y la noradrenalina. La dopamina es especialmente importante en el proceso de recompensa, ya que se libera en grandes cantidades cuando experimentamos algo placentero y nos motiva a buscar más de esa sensación.

Además, el cerebro humano está programado para buscar nuevas experiencias y desafíos, lo que puede explicar por qué algunas personas disfrutan de actividades extremas y riesgosas. Con la búsqueda de nuevas experiencias también se libera dopamina en el cerebro, lo que produce una sensación de placer.

Sin embargo, no todas las actividades placenteras son igualmente saludables. De hecho, el abuso de drogas y el alcohol, por ejemplo, pueden causar daño al sistema de recompensa del cerebro, haciendo que la dopamina sea liberada en cantidades muy grandes y contribuyendo a generar una dependencia. Las adicciones pueden tener graves consecuencias físicas, mentales y sociales, y a menudo requieren tratamiento especializado.

Por otro lado, actividades como el ejercicio físico y la meditación también pueden producir una sensación de placer y bienestar, al tiempo que benefician la salud física y mental. Estas actividades pueden mejorar la función cardiovascular, reducir el estrés y la ansiedad, y mejorar la concentración y la atención.

Es importante recordar que el cerebro humano tiene una gran plasticidad y capacidad de adaptación, lo que significa que los comportamientos y las experiencias pueden modificar el sistema de recompensa del cerebro. La exposición repetida a estímulos placenteros puede aumentar la liberación de dopamina y la sensación de placer, mientras que la exposición repetida a estímulos negativos puede reducir la liberación de dopamina y disminuir la sensación de placer.

El placer no es solo neurobiología

El placer no es algo que se pueda entender únicamente desde una perspectiva neurobiológica. La cultura, la personalidad y la historia personal también influyen en cómo disfrutamos de las actividades placenteras.

Por ejemplo, la cultura puede influir en las actividades que consideramos placenteras, y en cómo las disfrutamos. En algunas culturas, la comida es una fuente importante de placer y se valora la preparación de alimentos elaborados y la experiencia de compartir una comida en compañía de otros. En otras culturas, la música y la danza son actividades que generan placer y se utilizan en ceremonias y festividades.

Además, las experiencias pasadas y la personalidad de cada individuo también influyen en cómo experimentamos el placer. Algunas personas pueden encontrar placer en actividades que otras consideran aburridas o desagradables, y viceversa. La personalidad también puede influir en la forma en que buscamos el placer, y en cómo lo experimentamos.

El sistema de recompensa del cerebro: más allá del placer

No obstante lo mencionado anteriormente, la búsqueda de estímulos placenteros no es el único factor que modela nuestro comportamiento. El dolor -o su evitación- también puede ser un factor importante en la toma de decisiones y en la regulación del mismo. Por ejemplo, el dolor puede hacer que evitemos comportamientos peligrosos o dañinos, incluso si son placenteros en el momento.

Además, las emociones y los estados de ánimo también pueden influir en nuestro comportamiento. Por ejemplo, cuando estamos tristes o ansiosos, es posible que busquemos comportamientos que nos hagan sentir mejor en el momento, incluso si sabemos que no son buenos para nuestra salud o bienestar a largo plazo.

En última instancia, entender cómo funciona el sistema de recompensa del cerebro puede ayudarnos a tomar decisiones más informadas sobre nuestras elecciones de estilo de vida. Al elegir actividades placenteras, es importante considerar no solo la sensación de placer inmediata, sino también los efectos a largo plazo en la salud.

 
 
 
 
Por: Agustina Repetto. Licenciada en Psicología, egresada de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Actualmente, estudiante del Posgrado en Sexualidad Humana: sexología clínica y educacional con base en Perspectiva de Género y Derechos Humanos.

Art. actualizado: Mayo 2023; sobre el original de agosto, 2011.
Datos para citar en modelo APA: Repetto, A. (Mayo 2023). Definición de Placer. Significado.com. Desde https://significado.com/placer/
 

Referencias

Manteo Suárez, G. (2018). Sistema de recompensa del cerebro y neuronas del placer. (Trabajo Fin de Grado Inédito). Universidad de Sevilla, Sevilla

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z