Significado de Realidad

La realidad virtual distorsiona el entorno y permite abordar la representación de elementos reales de hoy, extintos del pasado, como también fantásticos, pero en definitiva ninguno existe como tal, funcionando como un acercamiento interpretativo

¿Qué es la realidad?

Es un ser, cosa o saber capaz de posicionarse enfrente a uno y la forma en la que se lo interpreta de acuerdo al aparato psíquico, e influenciado por la formación, cultura y experiencias vividas. Etimológicamente se observa en el latín medieval reālitas, asociado al adjetivo real, visto en el latín tardío reālis, y éste del latín sobre las formas res, rei, indicando una cosa; reālitas es acompañado del sufijo dad- que toma la forma latina -tas, actuando como cualidad.

Realidad fáctica versus realidad psíquica

El psicoanálisis enseña que, más allá de los hechos, en su aproximación objetiva, todos tenemos nuestra propia realidad, construida por nuestro psiquismo, que puede diferenciarse en mayor o en menor medida de la realidad fáctica.

Sumado a ello, esta terapia propone que la realidad psíquica es la más importante en el entendimiento y tratamiento de las neurosis. Es la determinante para el padecimiento y debe ser tratada como cierta, sin necesidad de contrastarla con la realidad de los hechos, a menos que la persona en cuestión o terceros se encuentren en riesgo.

La realidad psíquica es la que vivimos y también la que tiene efecto sobre nosotros, por eso es la que se interpreta en el dispositivo analítico, por medio de la palabra, con la atención flotante, del terapeuta y asociación libre, del paciente.

Realidad para Freud: trauma y fantasía

Una de las modificaciones más importantes de la teoría freudiana refiere a la causa de la histeria, que en principio era atribuida a factores traumáticos, acaecidos fácticamente en la infancia y referentes a la sexualidad. Este trauma era siempre la seducción, en contra de la voluntad, ejercida de parte de un niño de mayor edad o de una persona adulta.

La teoría del trauma suponía un desarrollo en dos tiempos, donde el segundo resignifica al primero, lo que se conoce como “efecto nachträglich”, término alemán que es traducido al español como “más tarde”. En esta concepción se enmarca la lectura del caso Emma.

Luego Sigmund Freud (1856-1939) descarta su teoría del trauma y de la seducción y propone que estos hechos son de realidad psíquica, vivenciados como reales por la persona, pero habitualmente producto de la fantasía.

La teoría de la fantasía implica que el paciente histérico inventó esos recuerdos, de manera involuntaria e inconsciente, como defensa o ante la emergencia de otros, que refieren a su sexualidad infantil. La seducción es, con esta modificación, una de las “fantasías primordiales”, o sea, que tienen todos los seres humanos como especie, filogenéticamente.

En esta reformulación, con la aparición de la fantasía, se enmarca el caso Dora, uno de los más famosos del Psicoanálisis. Para tratar los síntomas se entiende que, entre ellos y el recuerdo infantil, se ubica una nueva pieza crucial, la fantasía.

Definiciones de Freud y Lacan: Realidad compartida y Nombre del Padre

Formar parte de la cultura, tener una inserción plena en ella, supone la asunción de lógicas compartidas, de representaciones que para todos son más o menos similares. Esta realidad compartida permite la convivencia, el mantenimiento de las costumbres, la aceptación de las normas morales, etcétera.

El acceso a esta realidad está determinado por el pasaje por el Complejo de Edipo y la asunción de la “castración”, con la construcción de los diques anímicos (asco, moral y vergüenza), tan importantes para la vida en sociedad.

Lacan propone al respecto la noción de “Nombre del Padre”, que al instaurarse involucra la aprehensión de que no se puede todo. En la Psicosis, expone este autor, la Ley del Nombre del Padre se encuentra forcluida, habiendo hay lógicas propias.

En un texto freudiano de 1924, llamado “Pérdida de realidad en neurosis y psicosis” se entiende que en ambas estructuras psíquicas, neurosis y psicosis, hay un distanciamiento respecto de la realidad, entendida objetivamente, pero es un alejamiento sustancialmente distinto.

Los 3 principios de Lacan: imaginario, simbólico y real

Aunque en los primeros acercamientos a Jacques Lacan (1901-1981) uno pueda pasar por alto cuando habla de “lo real”, este es un término muy preciso en su teoría que refiere a aquello que es imposible de simbolizar, lo cual no se relaciona en nada con la realidad, entendida desde el sentido común, ni con la realidad psíquica freudiana.

En el Psicoanálisis lacaniano existen tres registros: lo imaginario, lo simbólico y lo real. Estos son una creación conceptual que hace Lacan, para explicar la complejidad del aparato psíquico, es decir, Lacan retoma a Freud, pero también da lugar a una nueva terminología.

Piaget y la realidad para los bebes: Causalidad mágica

En los primeros momentos de la infancia sucede algo curioso, los niños creen que con poner en práctica cualquier acción, la respuesta será la que ellos desean, como si tuvieran superpoderes o una potencia mágica.

Esta causalidad mágico-fenoménica es relatada en la teoría de Jean Piaget (1896-1980), para hablar de los esquemas de acción, que van evolucionando a medida que el niño se convierte en adulto.

Para el niño pequeño, del estadío senso-motor, la realidad es algo que puede modificar a su antojo, usando los pocos esquemas de acción que tiene, mientras que el adulto tiene otra concepción de la causalidad, acorde al estadío en el que se encuentra.

Filosofía y realidad: empirismo y racionalismo

Podemos diferenciar dos corrientes dentro de la Filosofía, que proponen modos diferentes de obtener conocimiento acerca de la realidad, con el fin de estudiarla científicamente.

Según el Empirismo, cuya máxima referencia es David Hume (1711-1776), conocemos por medio de los sentidos, que captan la información externa. Desde la perspectiva del Racionalismo, donde se destaca la figura de René Descartes (1596-1650) aprendemos del mundo por la razón.