Significado de Riesgo País

¿Qué es el riesgo país?

Es un indicador elaborado en el marco privado por J.P. Morgan, la reconocida entidad bancaria, que contrasta el porcentual dado en la tasa de bonos del Tesoro norteamericano y el EMBI (siglas que corresponden a Indicador de Bonos de Mercados Emergentes) local, monitoreado por la misma empresa, funcionando como orientación a los inversores extranjeros, e incidiendo en la sobretasa de interés negociada por cada nación del mundo para financiarse en el mercado exterior, dejando en evidencia la posibilidad, o en palabras más prácticas, el peligro, que un estado, puede representar o no, a instancias de responder al compromiso de la deuda contraída.

A mayor índice, peor escenario económico, lo cual no está excento de la especulación de los mercados, siendo un señal que proporciona poder al prestador, y debilita al estado transformando, dependiendo de la gravedad, su pedido de acuerdo en un grito de ayuda. Si una puntuación es alta, ello no significa que la correspondiente nación no consigue financiamiento exterior, no obstante cuando pretende buscarlo, la tasa que se le impone es mayor porque se percibe la debilidad económica.

Su suba, que por supuesto se interpreta de modo absolutamente negativo, puede resultar como consecuencia de factores internos, por ejemplo, la falta de confianza que despierta en el exterior una coyuntura política inestable, o en su defecto también suele aumentar por el impacto de variables externas, tal como la crisis que sucede en un país con el que se desarrollan acuerdos comerciales en común.

Principios que explican una caída natural en inversiones

Un índice alto puede desencadenar en un escenario peor, ya que ante una tasa impagable no se buscará el financiamiento y hay una clara probabilidad de caer en cesación de pagos.

En las últimas décadas, a instancias de muchas economías en vías desarrollo, se ha convertido en una indicador económico de peso, y por tanto, su descenso o aumento, suele causar pánico o alegría respectivamente a nivel financiero, en propios y ajenos, porque afecta directamente la llegada de las necesarias inversiones.

Historia Argentina: marcando un nivel financiero peligroso

En el caso de Estados Unidos, una de las naciones libre de riesgo, paga un interés ciertamente bajo, respecto de otras como la Argentina, en donde el riesgo país llegó a marcar récords a razón de su fragilidad política y económica interna reciente, y ni hablar cuando en la crisis del año 2001, Adolfo Rodríguez Saá, uno de los presidentes provisionales elegidos por el Congreso tras la renuncia del presidente Fernando De la Rúa, anunció, con un congreso de fondo y marco que hasta lo aplaudió por ello, que la Argentina no iba a pagar la deuda y se declaró el default.

Aunque ese momento se celebró casi ingenuamente, deberíamos decir, con el tiempo, Argentina, lo pagó muy caro no solo por el default de hecho en el que cayó sino porque se volvió una nación con escasa confianza desde el punto de vista económico, situación que no ha podido revertir hasta la fecha, aún más, su situación sigue siendo de enorme riesgo.

La crisis financiera (salto agudo del dólar y devaluación del peso) que empezó progresivamente en abril de 2018, durante la gestión del presidente Mauricio Macri, incrementó nuevamente la cifra del Riesgo País y por supuesto cayeron a mansalva las esperadas inversiones que supuso el gobierno llegarían tras el cambio de signo político.

Si bien la consideración internacional mejoró notablemente a consecuencia del especial énfasis que Macri le puso a las relaciones con los países más poderosos, cambiando el eje Venezuela-Irán del gobierno de los Kirchner, por el de Estados Unidos-Unión Europea, no bastó para que las expectativas y la confianza en el país se restablezcan de una vez por todas.

Los analistas exteriores e interiores le achacan a su gobierno no haber concretado, apenas asumió, las reformas de fondo necesarias para recuperar la credibilidad externa.

Y una vez más el país debió recurrir a los mercados financieros internacionales (un acuerdo con el FMI) para hacer frente a los vencimientos de sus obligaciones y no caer en el tan indeseable default, eso sí, el riesgo país se disparó, llegando a superar los 1.000 puntos, y continúa siendo muy alto en lo que va del 2019.

De todos modos, nada se asemeja a los niveles de miles y miles, más de cinco mil puntos, que tocó tras la mencionada crisis del año 2001 con la renuncia del presidente y la sucesión de cinco mandatarios en más de una semana.