Troll Significado, Historia, y Cómo Responder

Significado: ¿Qué se entiende por Troll y cómo repercute en la política?

Es la figura en la que se ubica una persona que opta por expresarse en un espacio online con la intención específica de atacar, sin que exista necesariamente un motivo y/o vínculo con su víctima, siendo capaz de causar un daño significativo como una forma de violencia a partir de las palabras transmitidas.

Por el otro lado, con la creciente desarrollo de las estrategias políticas desde las redes sociales, surgen equipos organizados de trolls dedicados a desprestigiar adversarios, observándose tanto como un recurso para confundir a la población sobre nuevas propuestas sociales como también para la instalación de fake news.

Historia

El primer uso documentado de la palabra troll para referirse a alguien que “provoca cizaña”, se aleja mucho del mundo de la informática: en el escenario de la Guerra de Vietnam, en 1972 se sabe que los pilotos norteamericanos definían como “trolear” a provocar un dogfight con los aviones norvietnamitas, llevando a estos últimos a un terreno más propicio para los estadounidenses.

Se desconoce con exactitud cómo y cuando el entorno tecnológico adopta esta acepción del término, pero hay un común acuerdo en que la expresión ya se empleaba para definir a los provocadores y alborotadores que se encontraban en los foros de las BBSs a principios de la década de los 80, y a las cuales los usuarios se conectaban mediante un módem.

Pero será en los foros de Internet, a partir de mediados de la década de los noventa del siglo XX, cuando el uso de la palabra tomará consistencia y pasará al argot, expandiéndose su uso (tanto el de troll para definir a la persona, como “trolear” para las provocaciones) a campos que van más allá de las tecnologías, aunque el concepto sigue anclado en el subconsciente colectivo, al medio online.

¿Cómo responder al percibir un ataque?

«No alimente al troll» (del inglés Don’t feed the troll), es una máxima bien conocida, que viene a decir que lo que hay que evitar es el cuerpo a cuerpo (metafóricamente hablando) con estas personas.

En el momento que veamos que las respuestas que nos dan en un foro entran de lleno en la provocación y que se utilizan insultos, estamos ante un troll que nos está intentando llevar al barro, su terreno, para que caigamos en una espiral de descalificaciones gratuitas mutuas.

El empleo de esta expresión que busca impedir que nos ensuciemos se utiliza desde algún momento próximo a 2012. La primera vez que se empleó públicamente (por lo menos, que se tenga conocimiento de ello) fue en una charla por parte de Nicole Sullivan, en la Fluent Conference de aquel año, y es posible que ella lo leyera o escuchara de alguien.

No importa que dejemos la conversación colgada a medias, que nos tilden de cobardes o que alardeen de una victoria dialéctica y nuestra derrota, el tema es que delante de un troll no podremos ganar nunca, porque el término se define por los insultos que profiere el personaje.

Si nadie entra en el juego, es posible que dicho troll se vaya a buscar otro foro donde le hagan más caso, con lo que al no hacérselo, acabaremos por deshacernos de él.

Muchos foros también disponen de mecanismos para denunciar respuestas insultantes y amenazantes. No tengamos miedo a utilizarlos.

Twitter: bar de borrachos a las tres de la madrugada

Así ha sido definida muchas veces esta red social en la que los trolls campan a su libre albedrío. Y también en este caso dispondremos de un mecanismo para denunciar, de una forma fácil y eficiente, los tuits insultantes y amenazadores.

Si queremos denunciar un tweet, sólo hace falta desplegar el menú al que accedemos a través del icono de los tres puntos que encontramos en la parte superior derecha del tweet, y del menú que nos saldrá, hacer clic sobre la última opción, “Denunciar Tweet”.

Si lo que queremos es denunciar una cuenta, deberemos ir a su perfil y, tras hacer clic en el icono de los tres puntos que veremos a la derecha de la foto de perfil y por debajo de la foto de portada, elegiremos la última opción del menú que obtendremos, para denunciar dicho perfil.

También tenemos opciones para silenciar y bloquear perfiles, muy útiles cuando queramos deshacernos de un troll a base de ignorarlo, ya que ni siquiera deberemos leer sus tonterías.

Muchos trolls se esconden tras seudónimos y, en el caso de ser bloqueados, pueden llegar a abrir otras cuentas paralelas (si es que ya directamente no cuentan con ellas) para seguir insistiendo sobre el tema e insultando.