Significado de Acrosport

¿Qué es el acrosport?

Es un deporte consolidado dentro de la gimnasia, que plantea las habilidades de fuerza, coordinación y agilidad potenciando el trabajo en equipo y compañerismo porque no se lo puede practicar de manera individual, y cada miembro depende del otro. Su nombre es determinando como combinación de los términos acrobacia y deporte.

En el armado de la figura, se distingue el papel del base o portor, que proporciona la fuerza y el equilibrio para pautar el cimiento, así como también para proporcionar empuje y captura, y del ágil, que se coloca por encima de su compañero expresando como su propio título lo describe, agilidad, tanto para la construcción de una figura como para protagonizar un salto y finalización; también, cuando necesario, se observa el rol del ayudante y/u observador al respecto de la diagramación de la estructura humana que se está montando, con una especial atención a la postura corporal y los puntos de apoyo.

Pueden configurarse equipos mixtos o correspondientes a un único género, en parejas de dos o en grupos. Las maniobras responden a las posibilidades dadas por experiencia y la práctica de los participantes, y el desempeño a nivel competitivo es calificado a partir del análisis de la técnica en la ejecución de los movimientos, la dinámica de la coreografía, y el nivel global de la rutina desempeñada.

Características que conforman el acrosport

El mundo del deporte no deja de evolucionar. Una de las corrientes más extendidas en los últimos años consiste en combinar disciplinas distintas para crear un nuevo deporte, tal y como sucede con el fútbol tenis, el padbol (una combinación de pádel, vóley y fútbol) o el ringol (un deporte en equipo en el que las porterías tienen un aro en la parte superior y en el cual debe introducirse el balón). Con el acrosport sucede algo parecido a otras disciplinas combinadas, ya que es una variante de la gimnasia deportiva y la gimnasia rítmica.

Al mismo tiempo, incorpora un conjunto de acrobacias que se realizan con una coreografía acompañada de música.

Esta disciplina se conoce también como gimnasia acrobática y se empezó a practicar a principios de la década de 1970. El acrosport se encuentra integrado en un organismo deportivo internacional, IFSA (Federación Internacional de Deportes Acrobáticos).

La mayoría de disciplinas deportivas llevan implícitas la idea de espectáculo. En el caso del acrosport esta premisa se cumple de una manera evidente, ya que tiene características propias de la gimnasia y a la vez elementos circenses, especialmente las acrobacias.

Los movimientos acrobáticos se remontan a la antigüedad y, de hecho, existen referencias arqueológicas en las civilizaciones griega y romana. En el caso del acrosport las acrobacias se realizan formando figuras entre los participantes (las pirámides son las composiciones más representativas).

Además de las figuras y los movimientos acrobáticos, los deportistas ejecutan una serie de técnicas (distintos apoyos, presas, agarres, etc).

Esta disciplina se realiza sobre un tapiz de 12×12 metros y teniendo en cuenta algunas medidas de seguridad para evitar lesiones y accidentes.

Acrosport como práctica en la aula de educación física

Como otras disciplinas deportivas, la gimnasia acrobática se puede adaptar a la educación física en el contexto escolar. Siempre tiene que estar presente el profesor, para cuidar y monitorear la actividad, para garantizar la seguridad del alumnado. Los ejercicios e incluso las figuras básicas tiene que trabajarse sobre el respeto mutuo y la disciplina, para evitar cualquier riesgo a la integridad física, principalmente por la posibilidad de una caída como resultado de una desestabilización.

Como ya observamos, los niños y niñas que practican acrosport ejercitan distintos aspectos de la educación física: coordinación de movimientos, fuerza, potencia, agilidad y trabajo en equipo, y la dinámica mixta e integradora le permiten aplicarse perfectamente, asimismo no se requieren costosos equipamientos.

Remarcar, por otro lado, que este deporte fomenta el afán de superación, desde un sentido de responsabilidad individual ante una funcionalidad grupal.

Por último, se trata de un espectáculo típico para que los escolares demuestren sus habilidades de manera colectiva en una presentación de fin de curso.