Cadena de Valor Significado, Importancia, Actividades Primarias y de Apoyo

Significado: ¿Qué implica la cadena de valor?

Es un esquema o descripción de las principales acciones y operaciones que realizan las empresas para determinar su funcionamiento. A través de esta herramienta estratégica, se pueden tomar decisiones en el encausamiento de la inversión y el financiamiento, de una posible reestructuración en el proceso de producción y movimientos enfocados a una mejor mercadotécnica. La esencia de dicho análisis es llegar a una mejor ventana competitiva y posicionar a la institución. Se llama cadena porque se lo grafica a modo de eslabones que van formando una cadena como tal, comprendiendo todo el proceso de transformación, desde la implementación de la materia prima a los mecanismos que constituyen su desarrollo, hasta la llegada al consumidor. Esta modalidad no solo se adapta a las mercancías, sino también a los servicios.

Importancia de la cadena de valor

En cuestiones mercadológicas, supone un instrumento que ayuda a la fidelización del cliente. Las marcas tienen como principal objetivo posicionarse en el gusto de los consumidores, motivo por el cual se buscan estrategias que permitan orientarse hacia ello. Con la cadena, también se destapan las fortalezas de la institución a partir de su estructura. Una vez realizada la cadena se deben reconocer las actividades en las que se tiene poder logrando una diferenciación con los competidores. También, permite reconocer si se encuentra una debilidad para solucionarlo y encaminarse a la máxima competitividad.

Esta herramienta se dirige al funcionamiento de la institución con respecto a sus competidores, donde se determinan ciertos aspectos como la segmentación del mercado, el tipo de industria al que se está haciendo referencia o al lugar estratégico donde se encuentra la empresa, asimismo, a veces se considera la nacionalidad de esta o el origen de su capital. Resulta de vital importancia su posición geográfica, de hecho muchas veces este factor es determinante para el posicionamiento de la compañía. Otro punto a considerar es el grado de integración, donde se definen las actividades que son preponderantes dentro de la empresa.

Actividades que rigen la cadena de valor: primarias y de apoyo

Dos tipos de actividades se logran diferenciar a través de una cadena de valor, una de ellas son las actividades primarias, estas son un conjunto de acciones enfocadas a la elaboración física de cada producto y el proceso de transferencia al comprador, dentro de estas actividades primarias se destacan cinco que se basan en logística tanto de entrada como de salida, el área de operaciones, marketing y ventas y por último la de servicio que también se considera de posventa o mantenimiento.

Las otras actividades que se destacan en una cadena de valor son las de apoyo, que son el sostén de las actividades primarias, en estas se identifican los recursos humanos, la infraestructura de la organización, la tecnología, el desarrollo y por último las compras.

Toda esta información se grafica de la siguiente manera:

Actividades primarias

– Logística interna o de entrada. Se consideran operaciones de recepción, almacenamiento y distribución de las materias primas.

– Operaciones. Donde se transforman dichas materias primas en el producto final.

– Logística externa o de salida. Almacenamiento y distribución del producto para su consumo final.

– Marketing y ventas. Publicidad y promoción del producto.

– Servicio. Actividades que dan seguimiento a la venta, donde se consideran las garantías y la opinión de los consumidores.

Actividades de apoyo

– Infraestructura de la organización. Departamentos de apoyo al proceso de producción como contabilidad, finanzas y administración.

– Gestión de recursos humanos. Lo referente a la contratación y capacitación del personal.

– Desarrollo de tecnología. En este rubro se integran el desarrollo y la investigación, son los generadores de costes y el valor.

– Compras. Totalidad de abastecimiento, almacenamiento y distribución de las materias primas.