Significado de Casación

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Ago, 2020
  • ¿A qué responde el recurso de casación?

    Es un instrumento de carácter extraordinario contra sentencias ya apeladas, con la intención de pedir nuevamente la nulidad o remisión, en base a la fundamentación legal. Las causas por las cuales se lleva aprueba esta anulación están expresadas siempre en la ley. Únicamente los tribunales de la más alta jerarquía pueden procesar este recurso, y solo se acepta cuando se incumplen cuestiones de interpretación legal. Es diferente a la apelación, ya que busca revisar la sentencia de acuerdo al manejo dado al derecho en ella.

    Valor para proceso judicial

    Su relevancia radica en garantizar el equilibrio legal, permitiendo anular sentencias viciadas por errores de fondo o de procedimiento. Igualmente, permite respetar la jurisprudencia ya que da valor a los antecedentes.

    En ese sentido, la casación permite supervisar el modo en que se aplican las normas, así como los correctos procesos judiciales. Se trata de un recurso que se maneja en casos como los siguientes:

    • Cuando se quebranta una norma sustancial, bien sea por derecho o por hecho.

    • En casos donde la sentencia no está en ninguna concordancia con los hechos, o con las exigencias del demandante.

    • Cuando hay contradicciones en la sentencia emanada.

    • En sentencias que hacen más gravosa la situación de quien ha pedido auxilio de las leyes.

    • Cuando se incumple el derecho procesal.

    El recurso de casación es una herramienta contralora de un marco legal y de un sistema judicial por vía de sus propias sentencias. Asimismo, siempre es posterior a una sentencia: no se puede hacer un recurso de casación si no hay sentencia jurídicamente firme.

    Diferencia entre apelación y casación

    Hay que tener en cuenta que esta herramienta no dirime el fondo de la controversia, sino que revisa la sentencia, en otras palabras, la decisión tomada por el juzgador. Es útil diferenciarla de la apelación.

    • La apelación: es un recurso ordinario. Busca una nueva sentencia que sustituye a la anterior. Se revisa la cosa juzgada.

    • La casación: es un recurso excepcional. No busca precisamente otra sentencia, sino anular o revisar una sentencia emanada de un tribunal. No revisa el evento juzgado, sino la sentencia sobre ese hecho.

    Por ende, uno de los límites de la casación es que no se pronuncia sobre el fondo de la controversia. Asimismo, nunca representa una tercera instancia y suele estar muy apegada a la jurisprudencia.

    Perder en casación: recurso de revisión y organismos internacionales

    En caso de perder el recurso de casación, se estaría perdiendo prácticamente en la última herramienta legal posible de accionar. Aun así, y dependiendo del ordenamiento jurídico de la nación, se podrían intentar otras alternativas que busque suprimir una sentencia.

    • Recurso de revisión o reposición: suele intentarse por hechos y elementos jurídicos (o la ausencia de ellos) que se consideran afectaron el correcto desarrollo del proceso judicial que dio origen a la sentencia que se pretende sea revisada.

    • Acudir a organismos internacionales: se podría demandar la violación de derechos protegidos por pactos internacionales reconocidos por la nación.

    Como se puede notar, si hay algunas puntuales alternativas para ir contra una sentencia si se pierde en casación; la respuesta final estará determinada por los recursos extraordinarios previstos en la legislación vigente en el sistema jurídico donde se desarrolle el caso.

    ¿Por qué la casación no constituye una tercera instancia?

    Principalmente, por su carácter extraordinario. Ya hemos indicado que el recurso de casación coteja la sentencia en los siguientes aspectos: la manera en que aplicaron leyes, en comparación con la jurisprudencia y revisando sus procedimientos.

    Es importante entender que en la casación nunca se dirime la cuestión juzgada, es decir, que los hechos controvertidos en la sentencia se debaten en su primera instancia, principalmente. La casación es un recurso extraordinario que jamás dirime la demanda principal e inicial por la cual se emana sentencia; dictar sentencia sobre algo que se juzga no es competencia de este medio jurídico y de control legal.

    Una primera instancia se puede considerar un hecho judicial completo, del cual se dicta sentencia.

    Una segunda instancia correspondería a una apelación, donde nuevamente se habla sobre los acontecimientos juzgados.

    Es así como la casación no es una tercera instancia, sino un recurso atípico que revisa es el modo y fondo en que se hizo la sentencia.

    Alcance: ¿Existe la casación en el Derecho Internacional?

    Los recursos de casación revisan procedimientos y normas de marcos legales, por lo que tienen mucho que ver con determinadas jurisdicciones, por lo que los aspectos procesales pueden ser diferentes en sistemas legales distintos.

    A su vez, surge otro inconveniente: la jurisprudencia también es muy definida por las jurisdicciones, como cuando se desea evaluar una sentencia a nivel internacional y resulta que cada país tiene modos de dar sentencia sobre determinados hechos, en otras palabras, tienen un historial de resoluciones legales diferentes sobre asuntos análogos.

    Otro tema importante tiene que ver con la casación de leyes extranjeras. ¿Puede el tribunal de un país pronunciarse por errores de fondo o derecho de una sentencia hecha en otra nación? La respuesta a esta duda es negativa.

    De cualquier manera, lo poco que se ha observado del recurso de casación internacional implica acuerdos previos entre países donde se va generando una jurisprudencia, como es el caso del comercio internacional. Sin embargo, se aprecia que estos recursos de casación de sentencias son bastante limitados en lo internacional.