Significado de Apelación

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Abr, 2020
  • ¿Qué implica una apelación a nivel judicial?

    Es una herramienta capaz de refutar una decisión judicial, actuando como pedido de evaluación de una sentencia. Tiene un carácter ordinario, implicando que se lo admite en casi todas las resoluciones, marcando que algunas se consideran inapelables como la decisión emanada de un proceso de arbitraje, o el recurso de invalidación.

    Características del proceso

    Muchas veces se piensa que una apelación se realiza sin exigirla, lo cual no es cierto, de modo que primeramente se tiene que remarcar que si no se lo solicita, no se lo considera ni lleva cabo, y en este marco el pedido tiene que estar en concordancia con los protocolos legales. Entre los rasgos esenciales destaca:

    • Siempre implica la revisión de una sentencia por parte de un juzgado superior o (a quem) pero emitido por uno inferior (a quo). Un tribunal de menor jerarquía no puede revisar una sentencia de otro con mayor escalafón.

    • Pueden apelar las partes y/o terceros afectados por la sentencia que se objeta.

    • Quien gana una sentencia, no puede apelarla. El derecho de apelación es para quien pierde un juicio.

    • Puede ser inmediata, siempre y cuando se tengan alegatos contundentes al respecto.

    • La apelación puede ser admitida de dos maneras: de manera suspensiva o devolutiva. También, existen impugnaciones mixtas: suspensivas y devolutivas a la vez.

    • Importante es tener en cuenta el tipo de sentencia y la penalidad que conlleva. Son dos aspectos que perjudican el modo en que se realizará la apelación.

    Efecto suspensivo y devolutivo del recurso de apelación

    Si una apelación es aceptada, entonces tiene ciertos efectos que son contrarios a la sentencia objetada. Lo cierto es que se suele hablar de un par de efectos de las apelaciones: los ya mencionados de lo “suspensivo” y de lo “devolutivo”. Es necesario explicar ahora estos dos efectos:

    Efecto suspensivo: implica que el procedimiento legal no se continúe llevando a cabo. Es decir, no se aplica la pena o se ejecute la sentencia mientras se procesa la apelación.

    Efecto devolutivo: quiere decir que el juez que emitió sentencia o supo del caso por vez inicial, siendo instado por un órgano superior, envía copia del expediente del caso pero igual continua con su proceso. Es decir, la apelación comienza en el tribunal superior pero el juicio en el tribunal primario no se suspende.

    En ciertos casos ocurren apelaciones que tienen connotaciones tanto suspensivas como devolutivas.

    Límites: ¿Cuantas veces puedo apelar? ¿Puedo contestar la decisión del tribunal de apelación?

    Esto depende de cada marco legal, pero suele ocurrir que la máxima cantidad de apelaciones es de dos o tres veces, y es necesario demostrar que se tienen suficientes argumentos para pedir la apelación. De hecho, un juez puede desestimar la apelación si considera que no hay pruebas suficientes para objetar, es que ni siquiera permite que el proceso de apelación se inicie desde el punto de vista procesal.

    Lo cierto es que se suele llegar hasta una segunda instancia. Es decir, hasta un segundo juzgado de orden superior que asuma el debate legal que se apela. Esta segunda instancia revisa la forma y el fondo de la sentencia. Asimismo, aprecia y valora los motivos esgrimidos para objetar la sentencia emitida.

    Una vez que una apelación es rechazada, no se puede pedir nuevamente este proceso, y menos con los mismos argumentos. A excepción de que se solicite un cambio de jurisdicción. Para llevar a cabo esta acción, hay que tener en cuenta el marco legal y las condiciones de la infracción que se está buscando.

    El tema de la apelación puede ser complejo. Sin duda, todo este proceso depende de cada ordenamiento jurídico. En tal sentido, nunca hay que olvidar que una apelación solamente sucede si se solicita, no es un proceso automático a la pérdida de un juicio. Si la parte interesada (que es la afectada en una sentencia) nunca pide la apelación, entonces el procedimiento no se inicia.

    Apelar sobre un contexto internacional

    En el Derecho Internacional las apelaciones tienen un detalle: no tienen una solo estructura legal, sino que se responde a una mixtura de varios escenarios jurídicos y de acuerdos internacionales, por lo que solo se hacen apelaciones de esta índole ante organismos internacionales.

    En el caso de las Organización de las Naciones Unidas (ONU), cualquiera de las partes (sea legitimado activo o pasivo) de la demanda que integran el Tribunal de Naciones Unidas puede apelar ante el Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas, el cual posee su propio Estatuto y reglas para proceder.

    A su vez, pueden apelar y conocer sobre las sentencias de otros organismos internacionales que admiten la intervención del ya mencionado Tribunal de Apelaciones de la ONU, como lo son: la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI); la Corte Internacional de Justicia (CIJ); la Organización Marítima Internacional (OMI); la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA); el Tribunal Internacional del Derecho del Mar (TIDM); y la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

    En el ámbito de la Corte Penal Internacional, que se rige por el Estatuto de Roma adoptado por más de 120 países en el año 1998, es relevante indicar que quien conoce las apelaciones es la Sala de Apelaciones de dicha corte, y serán conocidas siempre que se interponga en razón de una infracción en la forma de juzgar, incorrecta valoración de las evidencias o mala aplicación de las normas legales involucradas en la sentencia definitiva

    Las apelaciones en el Tribunal Penal Internacional, como también es denominado, pueden ser intentadas por el Fiscal de la Corte o por la defensa del condenado. Durante la dilación de la apelación, el condenado se mantiene privado de su libertad hasta la resolución de la misma, a menos que el tiempo que ya lleva preso es mayor al de su condena.